Compartir
Publicidad

Yamaha T-MAX 530, prueba (características y curiosidades)

Yamaha T-MAX 530, prueba (características y curiosidades)
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Premio para Green_Rider que no se dejó engañar con la foto del teaser en la que intentaba poner a prueba vuestra pericia. Efectivamente se trataba de la Yamaha T-MAX 530, el superventas por excelencia en el segmento de los megascooter.

Yamaha supo dar en el clavo hace diez años cuando presentó el Yamaha T-MAX 500 y este año, le ha dado una nueva de vuelta a su concepto para intentar seguir reinando en una categoría cada vez más complicado con la llegada de los scooter de BMW. Pero veamos si es tan bueno como parece y qué es lo que tiene para ser el espejo en el que se miran los demás.

Yamaha T-MAX 530, mismo lobo con nueva piel de cordero

Yamaha T-MAX 530

Antes de empezar, os recomiendo que os toméis unos minutos en echarle un ojo al excelente artículo que publicó Luis sobre la Yamaha T-MAX 530 cuando fue presentada en el Salón EICMA 2011. Allí tenéis absolutamente todos los cambios que la marca de los diapasones introdujo en su moto más representativa.

Metidos ya en harina, cuando nos aproximamos a la Yamaha T-MAX 530 por primera vez vemos que se trata de una moto de gran longitud que además se ve acrecentada por su baja altura desde la zona de la plataforma hasta el colín. Este presenta una una ligera inclinación hacia arriba que acrecienta sus formas deportivas.

Esta deportividad se aprecia en cada uno de los ángulos. Por ejemplo en el escape, con salida por el lado derecho, largo y elevado siguiendo la misma línea que marca todo el lateral. Delante, ambas ópticas con el fondo negro, están situadas en una posición algo más baja de lo habitual. Mismamente parece la mirada intimidatoria de un boxeador, con la cabeza algo agachada, a punto de entablar contigo un combate.

Yamaha T-MAX 530

Otro detalle es la posición de los retrovisores, muy adelantados en su anclaje y los cuales todavía recorren unos pocos centímetros hacia el frontal antes de elevarse por encima del manillar. Una postura curiosa y que veremos si es efectiva en la jungla urbana. Entre ambos, la pantalla, que es regulable en dos posiciones con herramientas.

Y hablando de la ciudad, la Yamaha T-MAX 530 cuenta con dos guanteras delante, una a cada lado del manillar (la derecha con cerradura) y un hueco bajo el asiento que tiene la particularidad que se abre desde la propia llave de contacto hacia atrás, en vez de hacia adelante como la mayoría de los scooter. Con capacidad para un casco integral y algo más, dispone de luz de cortesía y está forrado en su parte inferior. Dos hidráulicos nos facilita que quede en posición abierto.

Justo delante tenemos la boca de llenado de combustible. Se accede a ella mediante una trampilla y debajo encontramos el tapón, sin bisagra y con cerradura.

Yamaha T-MAX 530, la top-fuel de los dragster urbanos

Yamaha T-MAX 530

La Yamaha T-MAX 530 está animada por un motor bicilíndrico en paralelo situado en el centro del chasis de aluminio. Fue el primer scooter en adoptar este esquema, desplazando el motor que hasta entonces siempre hacía las funciones del basculantes a una postura más habitual en las motos. Esto permitió que el resto del diseño de la moto tuviese como inspiración precisamente eso, las motocicletas y no los scooter al uso.

Su potencia es de 46,5 CV a 6.750 vueltas, con un par máximo de 52,3 Nm a 5.250 rpm, lo que le permite ser conducida con el carnet A2. La potencia a la rueda trasera se envía mediante una correa construida en una fibra de aramida, lo que ofrece varias ventajas: escaso mantenimiento, limpieza absoluta y además dulcifica los golpes en la trasmisión.

Yamaha T-MAX 530, parte de ciclo para ciudad y carretera

Yamaha T-MAX 530

Hacer un scooter que sea práctica en ciudad y efectiva en carretera no es tarea fácil. Si dimensionas los frenos y las suspensiones para que no se descomponga cuando circulas a alta velocidad, por ciudad será demasiado seca en reacciones, tanto al atravesar baches como al aplicar los frenos.

Para ello la Yamaha T-MAX 530 recurre a una horquilla telescópica con barras de 43mm y un recorrido de 120mm delante y a un brazo oscilante con 116mm de recorrido detrás. En cuanto a los frenos, delante monta un doble disco de 267mm mordido por las conocidas pinzas monobloque de cuatro pistones. Detrás, se recurre a un disco de todavía mayores dimensiones, de 282mm, con una pinza de dos pistones. En opción se ofrece ABS.

Las ruedas son de 15 pulgadas y están calzadas con neumáticos de generosas dimensiones, concretamente 120/70 y 160/60 delante y detrás respectivamente. Entre ellas, contamos con la opción de la pata lateral o del caballete para dejarla estacionado. En caso de recurrir a la pata lateral, en el puño izquierdo tenemos el mando para el freno de estacionamiento, que actua en el freno trasero sobre una segunda pinza a través de un cable. Hablaremos de ello en los próximos días.

Yamaha T-MAX 530, instrumentación intuitiva y completa

Yamaha T-MAX 530

La Yamaha T-MAX 530 cuenta con un panel de instrumentación completamente simétrico. Dos esferas (o debería decir polígonos, concretamente hexágonos irregulares) situados a los lados contienen en su interior el velocímetro y el cuentarrevoluciones. Cada uno se reparte un chivato, a la izquierda el del inmovilizador y a la derecha el del fallo del motor.

Entre ambas, una pantalla digital con dos indicadores de barras, el de combustible a la izquierda y el de la temperatura del motor a la derecha. En la parte superior, el totalizador de kilómetros y dos parciales, la hora en el centro y en la parte inferior, el ordenador de a bordo (consumo medio, instantáneo, temperatura exterior, etc). Todo ello iluminado con un tono rojo.

Ahora que ya sabéis tanto como yo de la Yamaha T-MAX 530, creo que estáis en disposición de subiros a ella y recorrer conmigo los primeros kilómetros. ¿Estáis listos? Arrancamos.

Continuará…

En Motorpasión Moto | Yamaha T-MAX 530, prueba (conducción en ciudad y carretera), Yamaha T-MAX 530, prueba (conducción en autopista y pasajero), Yamaha T-MAX 530, prueba (vídeo, valoración y ficha técnica)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio