Publicidad

Probamos la alarma 986G Steelmate, control remoto para tu moto

Probamos la alarma 986G Steelmate, control remoto para tu moto
9 comentarios

Publicidad

Publicidad

Primero que nada hay que agradecer a Steelmate España habernos cedido una de sus alarmas 986G Steelmate para realizar esta prueba. Lo segundo es avisaros que esta no es una prueba al uso, ya que no se trata de nada a lo que nos podamos subir y retorcerle la oreja para ver que tal va. Y lo tercero es agradecer a Diego que nos ha prestado su Triumph Street Triple como conejillo de indias para instalar la alarma y ver que tal va.

En cuanto recibimos en casa el paquete que contenía la alarma pudimos ver que en su interior va prácticamente todo lo necesario para instalarla en cualquier moto, incluso al kit original nos añadieron un relé convenientemente cableado por si queríamos optar por la instalación con arranque remoto del motor. En la caja encontramos la centralita de la alarma, la sirena de 120 dB, un par de mandos del sistema y el cargador necesario para estos mandos, el led de aviso que se instala en la moto y el cableado necesario para la instalación. También se incluye un manual de instalación. Con todo esto tras estudiar las instrucciones nos pusimos manos a la obra a ver que tal le quedaba la alarma a la Triumph.

Alarma Steelmate 986G

Y no es que las instrucciones sean complicadas ni que la alarma requiera unos conocimientos profundos de electrónica, si no que con el esquema del manual en una mano, el esquema eléctrico de la moto en la otra y todos los aparatos desplegados sobre la moto nos entró una especie de duda metafísica sobre qué estábamos haciendo. ¿Hay que cortar por aquí? ¿Esto son los cables de los intermitentes? Y como no se trataba de quemar algo en la moto ni fundir la centralita de la alarma, decidimos requerir la ayuda de un taller especializado en Triumph para que nos solventasen la papeleta. A pesar de que en la publicidad de la alarma dicen que es de fácil instalación y que sólo hay que conectar seis cables, no es lo mismo meterle mano a tu propia moto que a la moto de otro, con lo que la opción elegida fue la más segura para todos.

Una semana más tarde y tras el pago de unos cuantos euros teníamos la moto con la alarma perfectamente instalada. Y vaya si estaba perfectamente instalada, porque en cuanto la pusimos en marcha y le dimos un par de empujones aquello se puso a pitar como si fuera el fin del mundo. Y es que el escándalo que arma da para mucho en un local cerrado, además de las intermitencias dando fogonazos y el mando vibrando como un loco. El silencio de cuando se apaga es muy de agradecer. Lo que pasa es que de los 120 dB prometidos el medidor de dB de mi móvil sólo alcanzaba 81 dB, con lo que habrá que revisar si la alarma sube de intensidad en algún sitio con menos vecinos cerca.

Alarma Steelmate 986G

Como ya hemos comentado optamos por la instalación más sencilla, aconsejados por el mecánico del taller que nos informó que había instalado alguna de estas alarmas y le habían dado problemas con el arranque remoto por los chequeos de la electrónica de la Triumph. La centralita encaja perfectamente en el hueco que hay debajo del asiento de la moto, y la sirena se colocó en uno de los laterales del sub-chasis trasero de manera que queda oculta bajo las tapas del colín de la moto. El mando tras cargarlo nos ofrece opciones suficientes para controlar todas las funciones de la alarma.

El alcance es más que suficiente, incluso hemos llegado a probarlo con la moto en el garaje subterráneo y el mando cinco plantas por encima y seguía teniendo algo de cobertura. Así que parece que esos 5.000 m que nos prometen en las instrucciones son bastante ciertos. Aunque se queden en 3.000 m para poder mandar sobre la moto.

Alarma Steelmate 986G

El mando es sencillo como el solo, y cuenta con sólo tres botones, uno para la activación de la alarma, otro para el desactivado, y un tercero para arrancar la moto a distancia (en el caso de haber instalado esa opción). Con esos botones podemos manejar todas las opciones, aunque para algunas haya que echar mano del manual para recordar la combinación de botones a tocar. El del candado cerrado, como ya hemos dicho, activa la alarma. Esto es así cuando lo pulsamos una sola vez, y si se dispara la alarma, el mando pitará cinco veces y vibrará para atraer tu atención. Si la moto recibe otro golpe en los próximos 15 segundos, el mando emitirá tres pitidos y vibrará durante 30 segundos mostrándote los iconos de movimiento y destello de los intermitentes. En la moto en el primer impacto se oirán tres pitidos con los intermitentes encendidos y al segundo impacto la sirena sonará 15 segundos con los intermitentes destellando durante 15 segundos, en ambos casos el motor se bloqueará. Existe una opción en la que la alarma entra en modo silencioso, cuando pulsas dos veces el botón de activación ,modo en el que no funciona la sirena de la moto, pero el mando sigue dando los mismos avisos con el primer y el segundo golpe que detecta. Con esta opción la moto no emite ruido, pero si que se encienden los intermitentes. En la pantalla se presenta el icono de un altavoz tachado para el modo silencioso y con el altavoz emitiendo para el modo normal.

El otro botón del mando es el de des-activación de la alarma, cuando lo pulsamos la sirena de la moto emite dos pitidos y los intermitentes se encienden dos veces. En le mando veremos un candado abierto indicando esta situación. Aún así, si en 30 segundos no tocas la moto ni enciendes el motor la alarma se conecta automáticamente, emitiendo un pitido y dando un destello los intermitentes. Si metes la llave en la cerradura estando armada la alarma y a pones en la posición de contacto, la alarma empezará a pitar junto con destellos de los intermitentes a la vez que en la pantalla del mando se verán unos iconos que indican que estás intentando arrancar la moto. Si tienes activada la opción anti secuestro podrás apagar el motor de la moto a distancia (si no estás subido en la moto tu mismo). Además existe una función llamada “de pánico” en la que pulsando el botón de armado y el de arranque la moto se pondrá a pitar como una loca ella solita. Otro detalle es que mientras utilizas la moto, al llegar a una gasolinera, sin activar la alarma, al sacar la llaver de la moto esta emite unos pitidos para avisarte de que no está activada, igual que cuando vuelves y metes la llave en la cerradura para volver a arrancar.

Alarma Steelmate 986G

Por último vamos a hablar de la sensibilidad de la alarma, que ofrece tres opciones que van desde la más sensible hasta una menos “delicada”. En la posición más sensible, con un simple manotazo sobre el asiento de la moto se dispara la alarma, mientras que en la opción menos sensible hay que darle una buena patada a la moto para que se dispare. La calibración es muy sencilla y se hace a través del mando, ajustándola a tus preferencias y al medio donde la vayas a dejar aparcada. Por último el mando tiene una opción de chequeo de la batería, que viene bastante bien para que el consumo de la propia alarma no te de la desagradable sorpresa de haber agotado la batería. Aunque te tienes que acordar de darle al botón para revisar de vez en cuando la carga. Y el mando también tendrás que cargarlo, aunque tras más de un mes cargado el indicador de carga no ha bajado ni una sola de las tres barras que tiene.

En definitiva la alarma nos ofrece una protección extra en nuestra moto, al precio de 162 euros (un 10% menos del precio inicial) aunque habrá que sumarle a este precio los portes y si al final no te atreves a hacer tu mismo la instalación el importe de la mano de obra del taller al que vayas. ¿Te resulta caro? Pues yo creo que esto es como el ABS, con que te salve la moto una sola vez ya has amortizado el dinero desembolsado.

Nota: La alarma 986G Steelmate fue cedida por Steelmate España. Para más información consulta nuestra política de relaciones con empresas.

Más información | Steelmate España

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios