Publicidad

BMW HP4, prueba (conducción en autopista y circuito)

BMW HP4, prueba (conducción en autopista y circuito)
14 comentarios

Publicidad

Publicidad

Hay que ver lo rápido que se pasa el tiempo sobre una moto como la BMW HP4. Como el que no quiere la cosa hemos pasado de admirarla a dar nuestros primeros pasos con ella entre el tráfico, y ahora toca enfundarnos nuestras mejores galas para hacer algo que muy pocas motos permiten hacer: ser capaces de circular con ella hasta el circuito dispuesta a destruir vueltas rápidas sin ninguna modificación.

No es necesario quitarla los espejos ni realizar ninguna tarea de adaptación para que se comporte como lo que realmente es, una auténtica moto de competición de pura raza. Pero antes tenemos que hacer un viajecillo a través de las autopistas de circunvalación de la capital para llegar a nuestro destino.

BMW HP4: bendita tortura

BMW HP4

Con toda la equipación deportiva al completo nos ponemos de nuevo a los mandos de la BMW HP4, pero mientras bajo al garaje en el ascensor el sentimiento es de una mezcla entre miedo, pavor, emoción y excitación. El motivo es que vamos a poner rumbo al circuito más próximo para probar cómo se desenvuelve este juguetito en su verdadero hábitat natural.

Tomamos la ruta más rápida, no queremos desperdiciar ni un gramo más de neumáticos si no es para aprender lo lejos que quedan los límites de una moto así. El resultado es un camino que discurre íntegramente por las autopistas de circunvalación de Madrid y tramos de autovías nacionales, un lugar donde la BMW HP4 no prefiere pasar demasiado rato.

BMW HP4

Lo primero que notaremos es que ir a 100 o 120 kilómetros por hora constantes con ésta moto es una tortura psicológica. Ella no está hecha para rutear de esa manera, ella quiere que la retuerzas la oreja y salir disparados olvidándonos de normativa y entorno. Pero no es lo correcto, así que deberemos hacerla entender que hay que atenerse a las normativas. Finalmente la HP4 entrará en razón, pero a regañadientes y demostrándote que no es lo que desea.

La posición del manillar, y en general de la moto, carga mucho peso sobre las muñecas y la configuración de los semimanillares es muy cerrada, por lo que el cansancio lo acusaremos en ellas principalmente. Además, estará aderezado por unas vibraciones notables al circular a un ritmo constante y que casi con total seguridad hagan que nuestras manos se empiecen a dormir después de el pertinente hormigueo.

BMW HP4

Salvo que tengamos una flexibilidad poco habitual entre el género masculino las piernas también acusarán el paso de los kilómetros. Ya sabéis que no soy especialmente alto, y aun así sentía que me faltaba espacio para poner las piernas en una posición que no me cansase prematuramente. Las estriberas están realmente elevadas y retrasadas, por lo que en autopista tendremos la necesidad de estirarnos de vez en cuando.

Otra de las razones que nos llamarán a no hacer grandes trayectos por autopista es el consumo de la BMW HP4. Con una media de algo más de ocho litros, y sin conseguir bajar de los 7,5 litros con el modo Rain y haciendo una conducción suave, la autonomía no será su punto fuerte. Ésto sin contar el F.D.A., o Factor de Demanda Adicional, que no es ni más ni menos que en el momento menos pensado, tarde o temprano, caeremos víctima de los cantos de sirena que emite la germana para que hagamos una excursión más allá de los límites de lo políticamente correcto.

BMW HP4: ahora sí

BMW HP4 Megaserfoto

Nada más llegar a las instalaciones del mítico Circuito del Jarama que ya habréis reconocido muchos la BMW HP4 empieza a sentirse como pez en el agua. Llegando a la zona de boxes a reunirnos con la gente de LMR Power, que amablemente nos ha invitado a las tandas para que podamos probar a fondo la moto, empieza a atraer todas las miradas. Acapara tanto las de entendidos en la materia que reconocen la bestia que se esconde entre las fibras y los no entendidos que no saben exactamente lo que es pero que se hacen una idea de que no viene a vestir muñecas.

Todo el mundo por allí está preparando sus monturas con calentadores, ajustes de suspensión, desmontando piezas innecesarias... y yo en cambio me limito a aparcar la moto y alejarme para ver lo que pasa. El resultado es una cantidad ingente de personas haciéndose fotos con la BMW HP4 y contemplando sus peculiaridades. Os puedo asegurar que aun habiendo otras BMW S1000 RR preparadas para circuito no levantaban ni una décima parte de la espectación que la HP4.

bmw hp4

Pero no estamos aquí para lucir palmito, sino que hemos venido a ver de qué es capaz. Nos pertrechamos y con el modo Sport seleccionado vamos a dar unas vueltas de aclimatación. La peculiaridad de los modos seleccionables es que en todos la potencia máxima es de 193 caballos, pero cambian los parámetros de ajuste de suspensión, ABS y control de tracción. Así que, aunque nos estemos tomando las cosas con calma, al pasar la primera vez por la recta principal y abrir el acelerador en cuarta velocidad nos despeinaremos dentro del casco.

Aquí por primera vez pude ver saltar el indicador de cambio de marcha, y os aseguro que tras subir a quinta y a sexta la BMW HP4 necesitaría de una pista de aterrizaje para desarrollar su potencial máximo, porque nunca, y me repito, nunca, deja de empujar de forma insultante. Pasados sobradamente los 200 kilómetros por hora continúa acelerando transmitiendo una fuerza por encima de las 8.000 revoluciones alucinante, y al acercarnos a la línea roja notaremos cómo el cerebro se nos comprime dentro del cráneo.

BMW HP4 Megaserfoto

La parte ciclo se siente en su salsa y toda la radicalidad que incomoda en el día a día renace como aptitudes inequívocamente deportivas y precisas para su uso dentro de un circuito. La avanzada posición y la ergonomía comprometida se traducen en una posición completamente al ataque que favorece los movimientos entre curvas, con la peculiaridad de estar más alto que en otras deportivas similares, o eso me pareció.

Las suspensiones no pondrán ninguna pega, tanto en el modo Race como en el modo Sport serán sencillamente intachables. Su firmeza está claramente determinada por la gestión electrónica del DDC y no fui capaz de notar ni un solo extraño. Acelerando fuerte la tracción sólo se pierde cuando el neumático es incapaz de transmitir tanta potencia al suelo, y eso que los Pirelli Supercorsa SP son extremadamente pegajosos. En la subida de la curva Pegaso se puede abrir gas de manera contundente y el control de tracción hará que nos sintamos como Dani Pedrosa en Catar con unos movimientos de la parte trasera generosos pero controlados.

BMW HP4 Megaserfoto

En la fase de frenada y entrada en curva será donde tengamos que aplicarnos de verdad, porque con 193 caballos se llega más rápido de lo habitual. Pero tranquilos, que la BMW HP4 es tan eficaz acelerando como decelerando a base de buenas dosis de Brembo y Nissin. Con dos dedos la manera de frenar es poderosa, con mucho mordiente y dosificable a la vez pudiendo modular cómo y cuánto frenar en cada momento siempre con potencia disponible y un recorrido muy corto en la maneta. El ABS deportivo no interferirá lo más mínimo salvo cuando la parte trasera se aligere y estemos ayudándonos con el pedal del tren posterior, en cuyo caso evitará que bloqueemos la rueda pero sin perder capacidad de frenada.

Permite entrar frenando hasta el vértice de la curva prácticamente, pero tendremos que hacer fuerza para obligarla a entrar. No digo que no sea ágil, que lo es, de hecho es la mil deportiva más ligera, pero si alargamos la frenada nos exigirá hacer valer un físico solvente porque las inercias no se rompen por sí solas. En cambio, si hemos soltado los frenos entrará a la trazada elegida como si fuera un cuchillo caliente en la mantequilla, y mantendrá la trazada sin el más mínimo titubeo.

Ahora toca descansar, hemos pasado una tarde rodando en el Circuito del Jarama con una de las motos homologadas para circular por vía pública más espectaculares que el dinero pueda comprar y es momento de poner en remojo todas las emociones para hacer una valoración dentro de dos días sobre ella. Mientras, voy a seguir disfrutando con las fotos de la gente de Megaserfoto.

Parte anterior | BMW HP4, prueba (conducción en ciudad y carretera) Siguiente parte | BMW HP4, prueba (valoración, ficha técnica y galería)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir