Compartir
Publicidad

Aquellas maravillosas motos: prueba Yamaha TRX 850 (valoración y galería)

Aquellas maravillosas motos: prueba Yamaha TRX 850 (valoración y galería)
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llegamos al final de esta particular prueba en la que hemos retrocedido nada más y nada menos que 18 años para recordad cuando, allá en 1996 salía a la luz la Yamaha TRX 850, una de esas motos incomprendidas que de vez en cuando nos regala el tiempo y que, desde hace poco más de un mes, descansa tranquilamente en mi garaje viviendo una segunda juventud.

Terminábamos el miércoles comentando que quizás hubiésemos tenido la inmensa suerte de encontrar una pequeña joya entre los granos de arena que hay en el mercado de segunda mano. Y no por lo raro del modelo en cuestión sino por el estado de conservación que hemos podido corroborar.

Yamaha TRX 850

Dijimos que una de las cosas que nos llamó la atención era que el vendedor aportaba facturas de su mantenimiento. Concretamente de los 60.000 km que tiene, hay facturas desde aproximadamente los 30.000 km o lo que es lo mismo, desde su segundo propietario (yo soy el cuarto). Una persona que a todas luces sabía cómo tratar y cuidar una moto.

Además de hacerle prácticamente todas las mejoras en la parte de ciclo, también cambió los discos de freno delanteros y traseros y lo que es más importante, con 48.000 kilómetros el motor se abrió y se rehízo por dentro con el fin de evitar uno de los grandes problemas de los motores de cinco válvulas de Yamaha de aquellos años, y que era su alto consumo de aceite (se ha llegado a considerar normal un litro cada 1.000 kilómetros).

Yamaha TRX 850

Para evitarlo se instalaron pistones sobredimensionados, nuevos segmentos y guías de válvulas. Con ello y según he podido constatar, en aproximadamente 500 kilómetros el consumo de aceite ha sido nulo o prácticamente inapreciable. Podríamos decir que a pesar de llevar 60.000 kilómetros a las espaldas, internamente el motor tiene sólo 12.000 en muchas de sus partes, con lo que hay propulsor para rato con un poco de mantenimiento.

Y es que aunque las revisiones son cada 6.000 kilómetros (muy sencillas), el reglaje de válvulas se va hasta los 48.000 km según el manual, lo que deja claro la dureza de este motor y lo poco apretado que va. Fiabilidad era lo que buscaba y puede que haya encontrado.

Yamaha TRX 850

Otro detalle que me ha llamado poderosísimamente la atención es su bajo consumo. Con un recorrido de curvas a buen ritmo (un 60%), un 20% de autopista y un 20% de ciudad, el consumo que he obtenido de media real ha sido de 5,6 l/100. Para una moto de carburación y de 16 años no es que no esté mal, es que está muy bien. Los 18 litros en el tanque me permitieron circular más de 250 km antes de tener que poner la llave de gasolina en posición de reserva.

Por último, dos detalles más. Uno la instrumentación, de carreras en la que el tacómetro y el indicador de temperatura forman un cuerpo con los indicadores y el velocímetro es un reloj adherido a los otros dos. Y segundo que el colín, incómodo para el pasajero, es un auténtico baúl en el que guardar un montón de cosas gracias a su tamaño.

Por cierto, os dejamos una pista para que sepáis cuál será la siguiente moto que pasará por nuestro particular repaso a motos antiguas anteriores al 2000 en la sección de aquellas maravillosas motos. Seguro que también la disfrutaréis.

Yamaha TRX 850

Yamaha TRX 850 - Ficha técnica

Motor  
 TipoBicilíndrico en paralelo, 4 tiempos, cinco válvulas por cilindro, DOHC, calado 270 grados
 Cilindrada 849 cm³
 RefrigeraciónLíquida
 Diámetro x carrera89,5x67,5 mm
 Relación de compresión10.5:1
 Potencia máxima80 cv a 7.500 rpm
 Par máximo 85 Nm a 6.000 rpm
 AlimentaciónCarburación
 EncendidoTransistor TCI
Transmisión  
 EmbragueMultidisco en baño de aceite
 Cambio5 velocidades
 Transmisión finalCadena
Parte de ciclo  
 ChasisChasis tipo trellis de acero
 Suspensión delanteraHorquilla telescópica regulable en dos vías, barras de 41 mm, 120 mm de recorrido
 Suspensión traseraMono-amortiguador Öhlins regulable en tres vías, 130 mm de recorrido
 Freno delanteroPinza monoblock R6R cuatro pistones, disco 298 mm
 Freno traseroPinza simple pistón, disco 248 mm lobulado, frenada combinada
 Rueda delantera120/60-17"
 Rueda trasera160/60-17"
Dimensiones y pesos  
 Longitud2.070 mm
 Altura1.155 mm
 Anchura700 mm
 Distancia entre ejes1.435 mm
 Altura del asiento798 mm
 Peso en orden de marcha202 kg
 Capacidad del depósito18 litros
 Consumo medio medido5,6 l/100 km
Precio  
 Precio recomendado de venta de segunda manoEnre 2.100 € y 3.500 €
 ColorVivid Red Cocktail

Yamaha TRX 850 - Valoración

8.07

Motor8
Vibraciones7,5
Cambio7,5
Estabilidad8,5
Agilidad9
Suspensión delantera8
Suspensión trasera8
Freno delantero8,5
Freno trasero9
Comodidad piloto8,5
Comodidad pasajero5
Consumo9
Acabados8
Estética8,5

A favor

  • Peso
  • Agilidad
  • Elasticidad y empuje del motor
  • Consumo

En contra

  • Frenos en la moto original
  • Pasajero
  • Precio de venta nueva
Al final la elegida fue una Yamaha TRX 850. El motivo, pues es difícil de cuantificar pero es una moto lógica para hoy en día, bastante utilizable, de mantenimiento relativamente económica y muy poco vista, con una estética italiana a la par de japonesa.

Se siente muy ligera y con ello, muy rápida de mover entre curvas. La entrega de potencia del motor es extremadamente plano, tanto que a veces no te das cuenta de lo rápido que vas o de que estás llegando al corte de encendido demasiado rápido.

Fue una moto de las que podríamos definir como adelantada a su tiempo, precursora de lo que ahora sería el concepto de la Yamaha MT-07 pero que en su día, le ocurrió como a la MT-03 que salió a la venta con un precio desproporcionada en un momento que el cliente buscaba máxima potencia y prestaciones, no agilidad y diversión en curva.

Muy contento con la elección, con haber encontrado esta unidad y que intentaré conservar conmigo todo lo que pueda, por lo que representa y porque en definitiva es una buena moto a pesar de sus años.


 
Nota:
La Yamaha TRX 850 ha sido cedida por el autor para la prueba así como asumidos los gastos. Para más información, consulte nuestra política de relaciones con empresas.

Parte anterior | Aquellas maravillosas motos: prueba Yamaha TRX 850 (conducción)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio