"¡Para, para, para!" La desesperación de un agente de la Guardia Civil por detener a un vehículo en plena riada

"¡Para, para, para!" La desesperación de un agente de la Guardia Civil por detener a un vehículo en plena riada
2 comentarios

Un vídeo publicado por la Agencia EFE estos días está corriendo como la pólvora por las redes sociales, y es que la reacción de su protagonista no es para menos. Las riadas que llevan afectando esta semana a Extremadura están llevando a la gente al límite, y entre ellos, a un agente de la Guardia Civil ante la impasibilidad de un conductor a sus órdenes.

Los protagonistas son un agente de la Benemérita y un vehículo que parece hacer caso omiso a las señales del agente… En mitad de ese contexto y ante la impasibilidad del conductor, al final del vídeo tiene que intervenir incluso una pala excavadora.

“¡Que no entre, coño!”

La borrasca Efraín está desolando ciertas partes del territorio peninsular, y entre ellas, a Extremadura. Las inundaciones no parecen remitir hasta que llegue el fin de semana, y Efraín, la quinta del calendario, no está dando tregua con cientos de destrozos, incluso en plena carretera.

En el vídeo, el agente de la Benemérita se encuentra advirtiendo a los conductores de una zona peligrosa de la carretera, en la Zarza de Granadilla, Cáceres, en la que hay una importante balsa de agua. El miembro de Seguridad Ciudadana se encuentra al otro lado del charco, regulando el paso de vehículos por lo peligroso de quedarse atascado en ella.

Gc Riada 5 2022

Al otro lado del enorme charco, un Seat Ibiza, detenido. El agente le hace aspavientos con mano y la linterna luminosa amarilla. Lo que sucede después es la viral reacción que tuvo el agente ante el hecho: “Que no entre, coño, ¡¡para, para, paraaa!!”, le grita insistentemente, viendo que el vehículo avanza imparable hacia la balsa de agua. Ni caso.

“¿Dónde va? ¿Pero dónde va? ¡Para, para, para!” continúa entre gritos el agente, al que se le une otro para intentar remediar la situación y advertir al conductor que, por nervios o cualquier otro motivo, parece no hacer demasiado caso a las indicaciones de los agentes, desesperados los dos agentes de la Benemérita.

Gc Riada 7

El conductor del vehículo ya no tenía mucha vuelta atrás, habiendo entrado en la balsa de agua, se queda atascado. Al final, tiene que intervenir una pala excavadora, lo que no se sabe es cómo acabó el hecho porque el vídeo de la Agencia EFE termina precisamente en ese instante. Lo más probable es que la pala achicase algo de agua para que el vehículo acabase saliendo.

Temas
Inicio