Compartir
Publicidad

De cabezabuque a homicida en potencia sólo hay un giro de volante

De cabezabuque a homicida en potencia sólo hay un giro de volante
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Bueno, pues por lo que parece los negligentes voluntarios se propagan por el mundo como un virus. Tras el accidente provocado de forma intencionada del otro día, hoy volvemos a traeros un caso del mismo tipo pero de mayor gravedad. Porque lo de hoy pudo costar muy, muy caro. Y no en dinero, sino en vidas humanas.

Lo peor de todo, una vez más, es la justificación absurda, irracional e infantil de la que el autor de la barbaridad hace gala y continúa hasta el final con su actitud prepotente y, en mi opinión, demencial. A continuación tenéis toda la historia, tomároslo con calma, que a mí casi me da una úlcera.

Cuando dejas de ser un cabezabuque para convertirte en un homicida en potencia

La superficie de Estados Unidos está plagada de rectas infinitas, pero no por ser infinitas permanecen al margen de las normas, que es lo que debió pensar el cabezabuque que se dispone a adelantar a dos vehículos a la vez cruzando una doble línea continua que lo prohibe sobre un tramo recto en Granbury (Texas, EEUU).

Efectivamente tanto el conductor de la primera motocicleta (Eric Sanders) como el que le graba por detrás están incumpliendo la normativa, además de ir desprovistos de la equipación apropiada. Todo un cabezabuque, pero las moscas no se matan a cañonazos, y la maniobra del Mercury blanco, el segundo al que van a adelantar, está totalmente fuera de lugar. El del coche ya no es un cabezabuque, es algo mucho más peligroso.

Justo cuando va a ser rebasado, el conductor del coche (William Crum, de 68 años) pega un volantazo de forma completamente consciente, impactando contra la parte delantera de la motocicleta y provocando de manera deliverada la caída del conductor y de su acompañante. Ambos tuvieron que recibir atención médica y la pasajera tuvo que permanecer ingresada con laceraciones graves y una muñeca fracturada. Sanders sólo sufrió abrasiones leves.

El motorista Eric Sanders, como buen cabezabuque, también recibió su sanción pertinente por adelantar con doble continua y por conducir con una licencia no válida. Bien merecida, bien aceptada y bien pagada que habría sido si una patrulla le hubiera visto y dado el alto. Ese es el modo correcto de proceder.

Por su parte, William Crum, el conductor del coche, tras convertirse en viral el vídeo, ser denunciado y ver las autoridades las imágenes de la grabación en el juicio, fue acusado con dos cargos de asalto con arma mortal con agravantes. En juicio se decidió que el accidente fue intencionado, desestimando el argumento del insecto con hambre y poniendo una sanción de 132.000 euros y pena de cárcel.

Según lo que cuentan en Linesplitter, a mi se me vienen a la cabeza dos cosas: una, que muy bien por imputarle los cargos con consideración del uso de arma mortal, a ver si nos entra en la cabeza que los vehículos mal utilizados son armas. Y dos, hay algunas voces que han defendido la actuación de Crum, como un acto de "vigilancia de carreteras". ¿Se puede ser más estúpido?

En su defensa, Crum alegó que el volantazo fue producto del mordisco de un insecto dentro del vehículo. Que no fue una maniobra intencionada. Claro...

En Linesplitter también mencionan que esa doble línea continua, como otras, está pensada principalmente para los coches. Que la aceleración de una moto es mucho mayor y con buena visibilidad y sin nadie viniendo de frente como es el caso del vídeo no supone ningún peligro. Puede que así sea, pero no estoy de acuerdo.

Lo que no hay manera alguna de defender es que nuestro amigo, el señor Crum, decidiera creerse en el derecho de darle una lección a ese motorista inconsciente que le iba a adelantar. Ese motorista que incumple la ley debe ser penado por las autoridades pertinentes, no por un tarado mental detrás de un volante, porque bastante poco ocurrió. Eso, para mí, es un doble intento de homicidio.

La mente de alguien que acomete un acto que puede derivar en la muerte de dos personas ha de estar podrida. De hecho si esa mente en cuestión piensa que esa moto que le iba a adelantar merecía que le dieran una lección, por el mismo criterio esa mente infecta también debe ser aleccionada.

Hay que estar muy mal para bajarse del coche tras haber tirado al suelo a dos personas y sin comprobar su estado, cuando te reprochan la acción, simplemente decir "no me importa".

En fin, yo creo que mejor lo dejo aquí, que me caliento... Ya me diréis lo que os parece a vosotros...

Vía | Lanesplitter, Autoevolution

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio