Compartir
Publicidad

Así de hipnótico es ver a 28.500 fps cómo se destruye un neumático con un burnout

Así de hipnótico es ver a 28.500 fps cómo se destruye un neumático con un burnout
0 Comentarios
Publicidad

Unos más y otros menos, pero todos los moteros tenemos una cierta vena macarra aunque nunca la pongamos en práctica. Otros en cambio sólo conciben el mundo de las motos como una oda a la contracultura y el disfrute adrenalínico más allá incluso de las leyes y del respeto hacia los engendros mecánicos que nos hacen tan felices.

Por suerte, hay veces en la que podemos sacar una pequeña lección de anatomía mecánica gracias a las redes sociales, un stuntman y un neumático trasero, viendo cómo éste último se desintegra en un hipnótico burnout grabado a 28.500 frames por segundo.

28.500 fps, un neumático y un burnout

Des-pa-cito, como diría Luis Fonsi, el compuesto de caucho de la rueda va quemándose y saliendo despedido debido a la fuerza centrífuga hasta que la estructura de hilos metálicos queda expuesta. En lugar de detenerse para ir al taller, el stuntman sigue dando gas hasta que la rueda no puede soportar la presión del aire alojado en su interior.

Contenido en su interior y con un incremento de presión debido a la alta temperatura generada por el burnout, el aire busca una vía de escape y la encuentra en el punto más débil del neumático, rajando la carcasa longitudinalmente a partir de un único punto en el centro de la banda de rodadura.

En realidad el neumático no hace 'pum' y estalla, si no que se desgarra como una cremallera rota cuando está demasiado dañado como para seguir aguantando el aire.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio