Compartir
Publicidad

La primera vez de nuestros lectores: Iker, moto grande porque yo soy un pro

La primera vez de nuestros lectores: Iker, moto grande porque yo soy un pro
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta vez Iker Alvarez piloto andaluz de MTB y conocido como “Tullido” en el mundillo del descenso en Mountain Bike, nos manda su primera vez con el carnet recién sacado y su nueva HONDA CBF600S contándonos todo el proceso de compra y los nervios durante el viaje con el dinero en el bolsillo. Además también acompaña un vídeo grabado “on board” con su experiencia.

Os recordamos una vez más que nuestro correo laprimeravezenmoto@motorpasionmoto.com sigue operativo para recibir todos vuestros relatos y experiencias moteras en esa primera vez. Pero vamos con el relato de Iker y su primera moto grande.

Honda CBF600 Iker

En un lugar de las Rozas, donde para comprar baterías de 34€ hay que pagar con dos Bin Laden, me encontraba con mi fiel escudero y 4500 euros en el bolsillo, a la caza de mi primera moto, una CBF 600 S color plata, aunque eso a un daltónico no debería importarle demasiado. Dos semanas de carnet y la ausencia total de experiencia con motos grandes me avalan.

Terminamos la transacción satisfactoriamente, y a la espera de que limitaran la moto para un gañán sin conocimiento y poseedor del nuevo carnet A2. Pagar casi 500 euros para que te quiten casi la mitad de la potencia, un gran negocio sin duda, pero la ley es la ley y como dice Leela; “Uno ha de hacer lo que ha de hacer”.

Pasó otras dos semanas hasta que limitaron la moto, por lo que se comentaba era de las primeras limitaciones y había que homologarlas. Sr Bernacus recoge la moto y procede a una dura semana de test en el que pasaría de no convencerle la moto a ver que en la cochera hacía juego con el Avensis, durante esa semana la moto pasaba todos los controles de calidad a la que fue sometida por el maestro catador. Mientras tanto, yo espero a recibir el visto bueno y recibo información diaria de los progresos. Cuando ha pasado una semana y todo está perfecto, compro el billete de AVE, no sin dificultad por la incapacidad temporal que tuve para diferenciar el formato horario 12H/24H, que me llevaría a la capital del Reino y me acercaría a mi primera experiencia con un vehículo con una relación peso/potencia óptimos.

Iker CBF

Llegada a Atocha y volvemos a cagarla saliendo por donde no era. Me cago en la …. que parezco Claudio cuando visita a Marlo. Atocha es más grande que América y Asia juntas ¡joder!. llegamos a la cochera y vemos la moto, vistazo rápido a la moto, cena, que uno compra moto nueva pero lo primero es lo primero, tertulia agradable durante la cena, Belén Esteban en Full-HD y al sobre, que al día siguiente hay que meterse 400 kilómetros de pilotaje.

No madrugamos en exceso, ligero desayuno, traspaso de papeles y llaves. Ahora sí, bajamos a la cochera para la protocolaria puesta de pegatina de ITV y primera vez que arrancaba la moto. Arranca a la primera, a pesar del frío, dejamos un par de minutos que coja temperatura, “endemientras“ me explica todos los truquitos de la moto, temperatura “ok” y procedo a encalomarme en la moto, engrano primera y doy un par de vueltas por la cochera, todo iba suave y la moto se ve muy manejable. La aparco y subimos de nuevo al piso.

CBF de Iker

Cómputo de experiencia hasta ese momento: 300 metros de cochera, 6 ó 7 cambios de 1ª a 2ª, un par de frenadas y varios giros de 90º. Con ese número de horas de vuelo paso a disfrazarme de motorista y coger la moto para meterme 400 kilómetros hasta mi casa. Las condiciones meteorológicas no eran las mejores para debutar con una moto en un viaje de autovía de 400 kilómetros, los 5ºC que hacían casi consiguen que sea desagradable conducir la moto. Gracias a unos muy buenos guantes, buena chaqueta y el no menos clásico pijama debajo del pantalón, gracias a todo eso no pase nada de frío durante el viaje.

Salgo de Madrid por la M-40 con mucho cuidado ya que aún no domino demasiado las reacciones de la moto, aunque enseguida te haces a ella porque es muy dócil desde el punto de vista de un gañán que no ha conducido una moto grande en su vida. El viaje continúa sin incidentes hasta Puerto Lapice, allí decido poner dirección a Puertollano, por la ruta de Don Quijote, en busca de un tramo que conozco que tiene buenas curvas y un asfalto perfecto, así dejo de abusar de las líneas rectas de las autovías. Como era invierno, la carretera tenía restos de sal lo que no daba ninguna confianza y menos sin conocer la moto, sin saber frenar y reducir de forma óptima, etc.

Aun teniendo una experiencia nula con la moto consigo llegar a mi casa sin ningún sobresalto, y a partir de ese momento mi mente cambia para buscar un hueco y una carretera sin tramos rectos para poder disfrutar de la conducción.

En Motorpasión Moto | La primera vez …

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio