Compartir
Publicidad
Publicidad

Blata Motard 125 BXM y Enduro 125 BXE

Blata Motard 125 BXM y Enduro 125 BXE
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La verdad es que siempre es interesante encontrarse motos que no se importan en España, sea cual sea el motivo, pero si te encuentras una moto con el nombre de Blata en el depósito hay que dedicarle un ratito por lo menos a verla. Luego ya averiguaremos por que no se importa en nuestro país. Esto es lo que me ha pasado con este modelo, la Blata Motard 125 BXM y Enduro 125 BXE, que me la he tropezado en una prueba en MCN.

Pavel Blata empezó compitiendo en los Seis Días de Enduro pilotando diferentes motos, lo que le sirvió para adquirir la experiencia necesaria para poder fundar su propia fábrica de motos. De esta manera a finales de los años ochenta empezó a producir scooter y mini-motos con la marca Blata. Conforma ha ido pasando el tiempo Pavel Blata se ha rodeado de un equipo de ingenieros y mecánicos que le han permitido ampliar el negocio.

Blata Motard 125 BXM

La moto que os traigo hoy es una 125 que compite directamente con la Derbi Senda SM, pero con el sabor de un producto fabricado en la República Checa. El motor que monta la Blata es un monocilíndrico de 4T que proporciona 13,6 CV a 9600 rpm y que según cuentan los probadores de MCN es suficiente incluso para cruzar la moto en algunas curvas.

El chasis está fabricado en tubos de acero con un basculante de aluminio que se apoya en un amortiguador Sachs. Delante la horquilla es una Marzzochi invertida de 40 mm. Las ruedas son de radios, siendo de 17 pulgadas las de la Motard y de 18 y 21 las de la Enduro, convenientemente calzadas con neumáticos de carretera o tacos.

Todo esto nos da como resultado una moto utilitaria y fácil de conducir, con ciertas esperanzas de poder utilizarla, además de para ir a trabajar, para algún paseo o incluso para dar unas vueltas en algún circuito de karts cercano a casa. El precio ronda los 3000 euros, pero no he podido encontrar un importador oficial de la marca en España.

Una vez más quiero haceros notar que para divertirse con una moto no hace falta que tenga cientos de caballos, miles de cc de cilindrada o muchos cilindros, ni mucho menos ha de costar más de doce mil euros. Que nos hemos acostumbrado fácilmente a las motos "grandes" y hemos olvidado que en las pequeñas cilindradas también hay motos divertidas y por cuatro duros.

Además lo más lógico para alguien que quiere aprender a conducir motos, es empezar con una moto que no lo vaya a poner en apuros en la primera estirada del puño, en la primera frenada o en la primera curva.

Vía | MCN Más información | Blata

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos