Compartir
Publicidad

Superbike, ¿cualquier tiempo pasado fue mejor?

Superbike, ¿cualquier tiempo pasado fue mejor?
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Vaya por delante mi completa y absoluta admiración por cada uno de los profesionales que vemos en la parrilla de una carrera de Superbikes. Ver, por ejemplo, a Tom Sykes sobre la Kawasaki ZX-10R es un espectáculo pero mucho me temo que es de lo poco destacable de las últimas temporadas del campeonato de derivadas de la serie. Lo siento, aunque es realmente injusto con los pilotos. Es una idea que ha venido tomando forma en mi cabeza desde que Carl Fogarty lo dejara caer en Twitter y debatiera con algunos de sus seguidores sobre las razones que les han llevado a desinteresarse por SBK en beneficio, mayormente, de MotoGP.

Comenzaré con una pregunta que espero os haga recapacitar tanto como a mí, ¿qué piloto actual de SBK podría dar la talla en MotoGP? Desde que Carlos Checa colgara el mono, ningún gran piloto ha aterrizado en el segundo campeonato de Dorna. Más que nada, asistimos al deterioro de protagonistas del pasado como Marco Melandri y a las segundas o terceras oportunidades. Checa fue el último de la vieja escuela en irse, y antes que él Max Biaggi, Noriyuki Haga, Rubén Xaus, Ben Spies, Troy Corser, Troy Bayliss, James Toseland etc… y en respuesta a la pregunta anterior, parece que sólo Tom Sykes tiene un voto de confianza. Y ya ronda los 30 años.

Quizás Jonathan Rea (27 años) sería capaz pero los años pasan. Lleva en SBK desde 2008, siempre leal a Honda esperando una oportunidad que, en verdad, nunca ha llegado ni llegará. Ni en forma de una gran moto ni en la oportunidad de MotoGP. Rea se ha hecho demasiado mayor para el gusto de MotoGP donde los pilotos llegan cada vez más jóvenes. ¿Por qué, siendo Honda, invertir en Rea si tienen a un joven gigantón de 21 años llamado Scott Redding? SBK es la sombra de lo que era y por muchas motos y fabricantes que entren, esto no asegura ni por asomo espectáculo y entretenimiento.

No se ven los duelos que se veían antes, no se ven las Superpoles a una vuelta capaces de dejarte con la boca abierta (por algo lo llamaban Super), ni fuertes caracteres chocando en el asfalto. No tengo la sensación de que ninguno de los actuales pueda convertirse en una leyenda del campeonato como sí ocurría años atrás. No existe la enorme expectación por ver la primera carrera de un piloto recién llegado como ocurrió con Spies o la vuelta de Bayliss.

Creo, y aquí podemos crear ciento y una hipótesis, que es debido a que los grandes pilotos sin opción a moto oficial de MotoGP ya no consideran SBK como un destino y prefieren quedarse en "la categoría reina" a rodar con carreras cliente o cualquier invento que nos traigan las próximas temporadas. Alguien que me hubiera gustado ver en SBK es Nicky Hayden. Campeón del mundo de MotoGP pese a quien le pese, pasado dirt track y con un indudable talento podría haber hecho las delicias de los aficionados y, sin embargo, se ha quedado para pasar realmente desapercibido. Es sólo un ejemplo, pues hay otros tantos campeones ahí fuera que encajarían mejor en SBK. El salario, el reconocimiento internacional, ser parte de la "categoría reina" y la fama son también factores que un piloto tiene en cuenta cuando quiere cuidar su carrera deportiva.

Supebike necesita mucho más que motos no competitivas con pilotos de otra época (véase Bimota) y recuperar su corona como el campeonato de los "hombres" y la vieja escuela.

Foto vía | Ducati Corse

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio