Publicidad

Los robos de motos en Francia también descienden

Los robos de motos en Francia también descienden
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

Hace unas semanas Carlos nos comentaba el sistema que han aplicado en Londres para combatir el robo de motos en la ciudad. Hoy he visto en Bikes in the fast lane que en Francia también se está poniendo de moda algo parecido con GPS y parece que funciona, porque en nuestro país vecino del norte los robos de motos están descendiendo. Eso si, mientras no lleves una Yamaha T-Max.

En Francia, Traqueur, una empresa dedicada a la seguridad de las motos ha colocado más de 13.000 unidades de seguimiento GPS en 2014. Con su sistema y sus estadísticas en la mano, en el último año en Francia se robaron 58.000 motos frente a las 70.000 que se robaron en 2013. De todas estas 5.000 se recuperaron gracias al sistema de seguimiento por GPS. Lo de la Yamaha T-Max merece una explicación.

Yamaha T-Max

Resulta que el Scooter es una de las motos más vendidas en Francia, junto con su hermana pequeña la Yamaha X-Max. Esto les lleva a ser el vehículo que más se roba. Llegando la T-Max a suponer más del 12% de los vehículos de dos ruedas robados en todo el país. Tres puntos por encima, en porcentaje, de las motos de marca más robada en toda Francia.

La estadística también tiene su miga porque desglosa los procedimientos de robo de las motos, y el 87% son robos en los que simplemente se llevan la moto. Entre el resto, hasta completar el 100% destaca que un 1% de los robos se producen "por confianza" justo en el momento en el que alguien te pide que le dejes probar la moto cuando vas a venderla y no vuelve ni el ni la moto.

Por último el 67% de los robos se centran en la capital, París. Algo lógico puesto que es la ciudad que tiene mayor parque de motos en el país. El artículo acaba con una serie de recomendaciones para evitar que nos roben la moto tan básicas como no dejar las llaves puestas ni encima del asiento ni un segundo sin supervisión por nuestra parte. O, también, atar la moto a algún punto fijo cuando la dejemos aparcada.

Esta última recomendación creo que entra en conflicto con algunas normativas de nuestro país, puesto que ya son muchas las ciudades en las que está totalmente prohibido estacionar una moto sobre la acera, y también está prohibido atarlas a algún elemento del mobiliario urbano. Aunque como esto varía de ciudad en ciudad tampoco podríamos asegurarlo categóricamente.

Lo que si que creo que cada vez está más claro es que si no quieres que te roben la moto, además de atarla a algo fijo, una de las mejores soluciones pasa por usar un sistema de seguimiento GPS que te indique en todo momento donde está tu apreciada montura.

Vía | Bikes in the fast lane; Le repair des motards
Fotos vía | Yamaha Europe, Albi,

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir