Compartir
Publicidad

¿Qué tener en cuenta para elegir moto?

¿Qué tener en cuenta para elegir moto?
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El mundo de la moto es un mundo especial, de emociones al límite. Un mundo en el que si entras, te engancha y ya no puedes, o mejor dicho, ya no quieres escapar.

La moto además de momentos de ocio y placer gracias a un modo de conducción incomparable al resto de vehículos, posee también varias ventajas para el usuario: reducido consumo y economía, servicios ya sea en montaña, carretera o ciudad, donde además nos aprovechamos de su reducido tamaño para circular fluídamente,etc.

Por estos motivos y por muchos otros, no sería de extrañar que desde este blog hayamos enganchado al mundo motero a algún que otro lector que antes no era aficionado. Quizás incluso llegue el día que quiera comprarse una moto. Este post va dedicado para esos casos, e intentar proporcionaros algunas directrices para escoger bien y poder disfrutar a tope de vuestra máquina.

Más allá de cual sea la moto de tus sueños, debes tener en cuenta si eres primerizo, que una moto cuanta más potencia tiene, más difícil de dominar es, por ello lo más recomendable es empezar con una moto de pocos CV e ir subiendo poco a poco de categoría a medida que ganas experiencia. Esto no es sólo para evitar una desgracia, sino para poder disfrutar plenamente de sus prestaciones.

Por supuesto, sin querer echar atrás a nadie, la decisión de comprar una moto es una decisión muy importante. No sólo está el desembolso inicial para hacerte con ella, además por supuesto de gastos de mantenimiento, seguro e impuestos. Hay que hacer también unos gastos extras que no comportan por ejemplo la compra de un coche, como son la adquisición de casco, botas, guantes, mono, etc. Como os supondreis no son precisamente baratos.

Quizás tanto gasto se te salga un poco del presupuesto. Siempre tienes la alternativa de comprar una moto de segunda mano, pero hay que tener varias cosas en cuenta: historial, que trato le ha dado su antiguo dueño, los percances que haya podido sufrir,etc. Por tanto hay que llevar a cabo un milimétrico análisis de la máquina: neumáticos, frenos, estado de las pastillas, obligar a las suspensiones a realizar un recorrido poniendo un ojo en la cadena de transmisión, estado de la dirección, etc. Si lo ves muy complicado lo que puedes hacer es llevar la moto a un taller para que realicen la revisión por ti.

Por supuesto, aparte de aspectos mecánicos, no se nos puede escapar nada de los documentos: que esté al día en el pago de multas de tráfico, o que la documentación que nos proporcione su antiguo dueño se corresponda con los números del bastidor y del motor.

Con todos estos principios básicos en mente, ya puedes empezar a ojear la amplia gama que nos ofrece el mercado, para convertirte en motero.

Más información | Manual práctico del motociclista (Dani Amatriaín)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos