Compartir
Publicidad

Mi primer recuerdo de MotoGP

Mi primer recuerdo de MotoGP
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La verdad que este artículo es un poco como las batallitas de los abuelos. Que nadie espere encontrar en él demasiada información relevante en aspectos que no sean mis recuerdos y memorias pero no por ello puede dejar de ser interesante. Desde que escribo o hablo en diferentes sitios sobre motociclismo siempre he pensado que a veces falta un poco de diálogo, de hablar las cosas, de contarse historias y este es un poco mi plan de hoy.

Desde pequeña en mi casa se han visto todo tipo de deportes. Cuando digo todo es todo, desde patinaje artístico o hípica hasta el típico fútbol y, por supuesto, deportes de motor. Supongo que así salí yo, incapaz de vivir sin devorar todo lo que está a mi alcance en cuanto a deportes se refiere y, sobre todo, llenando mi casa de réplicas de cascos o motos, de gorras de pilotos o camisetas que me voy comprando.

Y ahora es cuando todo el mundo piensa que todo esto es culpa de mi padre; y se equivoca. Mi padre siempre fue mucho de ir a correr (‘running’ que le dicen ahora) o hacer fútbol sala, pero en casa le gustaba ponerse documentales. Mi madre era la loca que gritaba celebrando goles, podios o lo que hiciera falta. Y creo que de eso también aprendí mucho; soy todo un espectáculo viendo deportes por televisión, de vivirlo como si fuera in situ. Todo esto podrá parecer totalmente intrascendente hasta que os cuente cuándo y dónde tiene lugar mi primer recuerdo de MotoGP.

Como ya he dicho siempre se ha visto mucho deporte en mi casa, pero tengo vagos recuerdos de todo ello (salvo que me aburría la Fórmula 1 y el tenis, cosa que ahora no) hasta que tenía nueve años. Aquel día era un día importante, en mi casa reinaban los nervios y yo sólo quería que se terminase todo aquello. Odiaba las faldas, qué cosa más incómoda me parecían, y encima se me iba a fastidiar un domingo entero por tener que ir a aburrirme. Sí, amigos, aquel día era mi primera comunión.

Sete Gibernau en 2005

Yo ya había puesto condiciones de antemano, no iba a ir con un vestido normal y corriente. Llevar las arras a una boda el año anterior (¿por qué hacéis esas cosas a vuestros hijos’) ya me había servido para ver lo horrible que era pasar el día con un vestido de princesa sin poder tirarme por el suelo a jugar y, sobre todo, con picores por todos lados. Así que mi vestido era corto, bueno, por debajo de las rodillas y, sobre todo y más importante, en la comida íbamos a ser sólo la familia más cercana. Yo no hacía la comunión por los regalos, la hacía porque mi colegio era religioso y era lo que tocaba, así que era un simple trámite.

Y ahí es donde empieza mi recuerdo. No tengo ni idea de nada de lo que pasó hasta que llegamos al restaurante y la vi. La tele. Estaba justo frente a nuestra mesa e iba a empezar la carrera de 500cc. Obviamente no la pude disfrutar mucho ya que entre la comida y la tarta me tuvieron bastante entretenida pero ¡Sete Gibernau hizo su primer podio en el mundial en esa categoría! Nunca he sido especial fan suya, así que no sé por qué tengo tan marcado eso. Sé que mi madre estaba contenta, que lo celebré con ella y, por supuesto, que me alegré mucho.

Eso sí, que nadie me pida que recuerde algún dato más, porque estaría mintiendo. No fue hasta años más tarde cuando me enteré, gracias a internet, de que todo eso había sido en el Gran Premio de Madrid, en el Jarama, con victoria de Carlos Checa (con lo que a mí me gustaba el Toro y no me acordaba) y un segundo puesto de Norick Abe. También estaba Max Biaggi, que era mi favorito, que acabó sexto por detrás de Álex Crivillé.

Supongo que la memoria es así, que recuerda lo que quiere, pero me gusta. Todos los niños tienen un recuerdo especial de su primera comunión, aunque sea un regalo caro o que le dejaron comer tarta hasta inflarse y yo a mi manera también lo tengo. Ese día grabé en mi mente la primera de las muchas memorias que nos deja esta pasión que es el motociclismo, 14 de junio de 1998, mi primer recuerdo de MotoGP. ¿Y ahora, os animáis a contarme el vuestro?

Fotos | WikiPedia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio