Compartir
Publicidad

Esto es lo que pasa cuando te falla la electrónica en una salida pero es tu día de suerte

Esto es lo que pasa cuando te falla la electrónica en una salida pero es tu día de suerte
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No es ninguna novedad que uno de los momentos más peligrosos y difíciles de una carrera de motos es la salida. Tener tantas motos en tan poco espacio y tratando de arrancar lo más rápido posible es un hervidero de problemas y a veces, las cosas fallan en el peor momento posible.

Ese es precisamente el caso de nuestro protagonista, Danilo Berto, que en una carrera de la Copa Pirelli en el circuito brasileño de Interlagos perdió el control de su moto nada más comenzar la carrera. El resultado, brutal y aterrador al mismo tiempo, con Berto tendido en mitad de la pista mientras sus compañeros intentan esquivarlo a escasos centímetros.

El resultado de que más de 200 CV se desboquen en el peor momento posible

Para hacer una buena salida, antes sólo hacía falta tener un buen tacto en el embrague y el acelerador, teniendo muy presente el freno trasero por si las cosas se descontrolaban más de la cuenta. Sin embargo, desde que las motos cada vez llevan más electrónica las salidas son muy diferentes.

Las potentes y ligeras superbikes de hoy en día son capaces de alcanzar los 100 km/h partiendo de parado en menos de tres segundos, llegando a cifras de 2,8 segundos si están en buenas manos. Para conseguir resultados tan cercanos a los “misiles” de MotoGP, las superbikes como la de Berto llevan sistemas de electrónica muy avanzados que actúan sobre el motor teniendo en cuenta los parámetros de ángulo de la moto y deslizamiento de la rueda trasera.

Lo malo es que como todo, ese launch control a veces falla y cuando eso pasa, las consecuencias suelen ser las de nuestro protagonista. Cuando tú aceleras a fondo pensando que la moto va a regular la potencia y no lo hace, es más que posible que acabes en el suelo como le pasa a Danilo o como a tantos otros les ha pasado, incluido Dani Pedrosa.

Afortunadamente, las consecuencias en este caso no han sido tan graves como podían haber sido. La buena suerte hizo que ninguno de sus rivales le atropellasen de lleno, pero a la vez la mala suerte hizo que en el último momento otro piloto impactase contra la pierna de Berto, produciéndole una fractura de la que ya está recuperándose.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio