Esta moto vieja se ha adelantado a las Kawasaki eléctricas: una belleza clásica a baterías hecha en el salón de casa

Esta moto vieja se ha adelantado a las Kawasaki eléctricas: una belleza clásica a baterías hecha en el salón de casa
1 comentario
HOY SE HABLA DE

Cuando lo clásico y lo moderno se fusionan nacen inventos que navegan entre el sacrilegio y la singularidad. La protagonista de hoy es una auténtica veterana de las dos ruedas: una Kawasaki KH250 a la que su dueño ha destripado pieza por pieza hasta convertirla en eléctrica.

Para algunos puede ser todo un insulto a lo clásico, mientras que para otros es una buena mezcla entre lo viejo y lo nuevo. Detrás hay un proyecto que a su dueño le ha llevado dos años y varios dolores de cabeza, pero es plenamente funcional y capaz de hacer cerca de 200 kilómetros de autonomía, pero en una montura que nada tiene que ver con las actuales eléctricas. Y todo sin salir del garaje de su casa.

Adiós tricilíndrico de dos tiempos, hola motor EV de 10 kW (13,5 CV)

Kawae 1 2023

Su autor es un viejo conocido en el mundo de las dos ruedas: Simon Whitelock. Un londinense que en su tiempo libre disfruta del arte de las dos ruedas. Esta no es su preparación más radical, ni de lejos: hace poco te presentamos a su Kawasaki de 4.200 y 48 cilindros, la reina de las concentraciones en las islas británicas.

Para esa moto utilizó 16 mecánicas de las Kawasaki KH250. Ahora, con el corazón de la moto vacío, decidió ponerle un motor eléctrico y restaurarla para dejarla como Kawasaki la trajo al mundo, aunque solo en su faceta estética.

Kawae 3 2023

La Kawasaki KH250 traía de fábrica un tricilíndrico de dos tiempos y 249 cc que rendía 27 CV a 7.5000 RPM. La moto estaba en un estado totalmente indecente: llena de óxido, sin manillar ni asiento... Prácticamente quedaba el esqueleto de ella.

Manos a la obra, el inglés le quito todos los componentes mecánicos para empezar a montarla de cero desde el chasis con el objetivo de instalar el motor eléctrico de 10 kW (13,5 CV). Alojarlo fue el segundo paso, junto con una batería de 5 kWh.

Es lo único modificado en la moto: batería, motor, sistema eléctrico y los mazos de cable. Lo demás es todo original, aunque tuvo que hacer unos cuantos retoques al chasis, como ensancharlo 5 cm más para que alojar toda la nueva parte eléctrica.

Kawae 2 2023

Luego empezó al trabajo de restauración estético. De un amasijo de hierros oxidados, el hombre consiguió devolver a la máquina de Akashi sus colores originales. Te sorprenderá que lleve escape, e incluso parece que tiene el mismo motor, pero ni echa humo ni suena a nada más al chillido eléctrico. Tiene truco, porque le costó horrores esconder el motor EV bajo la misma carátula del propulsor original.

Según narra Simon, no es más que un desafío técnico personal que le ha llevado dos años de su vida. Ahora puede sacar a pasearla sin miedo a las restricciones, porque está homologada y es capaz de llegar a los 100 km/h de velocidad punta y marcarse unos 160 kilómetros de autonomía.

Temas
Inicio