Publicidad

Este fin de semana MotoGP se enfrenta a la pista más dura para los frenos, nivel 5/5

Este fin de semana MotoGP se enfrenta a la pista más dura para los frenos, nivel 5/5
2 comentarios

Llega la séptima cita en el calendario del Campeonato del Mundo de MotoGP 2016, y lo hace a una pista muy especial, el Circuit de Barcelona-Catalunya. El hogar de algunas de las mejores carreras de los últimos años lleva dentro del gran circo desde 1996, cinco años después de su inauguración.

Con un total de 13 curvas (ocho a derechas y cinco a izquierdas) y 4.727 metros de longitud, nos presentamos ante el circuito de mayor exigencia para las MotoGP, sus frenos y los antebrazos de los pilotos. La recta principal mide nada menos que 1.047 metros, donde las MotoGP podrían superar por primera vez la barrera de los 350 km/h.

Nivel cinco sobre cinco, la clasificación más dura

En esta pista no hay apuradas sencillas, todas son técnicamente complicadas al sucederse de manera constante y con mucha intensidad. Los equipos se ponen al rojo vivo rozando los 800 grados, el doble que los 400 que pueden alcanzar las pastillas de una superdeportiva de última generación de calle.

En una carrera, los pilotos de MotoGP pasan frenando 13 minutos y acumulan 1.200 kilos de fuerza sobre la maneta

Para compensar este exceso de temperatura, los discos de carbono utilizados serán de 340 milímetros, ya que, sumado a la alta temperatura del asfalto próxima a los 50 grados en 2015, los convencionales no consiguen disipar el calor todo lo necesario.

La dificultad del Circuit de Barcelona-Catalunya es de cinco sobre cinco, el más duro de toda la temporada, sólo Motegui y Sepang son equiparables. De la duración de una carrera completa, los pilotos pasan 13 minutos actuando sobre los frenos, con un promedio de 1,14 g en cada curva.

Brembo Catalunya2

Viendo el dato de fuerza aplicada acumulada es imposible no sorprenderse, ya que sobre la palanca de freno en total se aprieta en total con más de 1.200 kilos.

Durante cinco segundos los pilotos de MotoGP reducen su velocidad 250 km/h al llegar a la curva 1

De las 13 curvas de la pista catalana, destaca la curva Elf, la primera del circuito al final de la recta de meta. Está considerada como una de las frenadas más complejas de todo el mundial, al tener que reducir de más de 340 km/h a 90 km/h. Una diferencia de 250 km/h que se consigue ejerciendo 7,7 kilos de fuerza sobre la maneta durante 5,1 segundos. ¡Inhumano!

A parte de ésta, sólo se puede equiparar como difícil la curva 10 (Caixa), donde se reducen casi 200 km/h en 223 metros y 4,8 segundos. Para compensar, otras curvas no son tan arduas, como la tercera donde sólo se toca el freno un segundo y medio para reducir 30 km/h.

De las 20 carreras que se han disputado en el Gran Premio de Cataluña, todas han sido con motos equipadas con frenos Brembo, lo que demuestra el dominio aplastante de la marca italiana a la vanguardia del motociclismo. Los fabricantes que lo han conseguido han sido Honda (9 victorias), Yamaha (8), Ducati (2) y Suzuki (1).

Vía | Brembo
En Motorpasión Moto | GP Catalunya

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio