Compartir
Publicidad

Casey Stoner, un piloto DIEZ

Casey Stoner, un piloto DIEZ
Guardar
36 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Casey Stoner: Dos títulos de MotoGP, 44 victorias, 86 podios, 42 poles, un pasado al que doblegó, una familia, cero necesidad de arriesgarse a otra caída, un piloto DIEZ.

Así de claro y conciso se refirió Marc Martín al piloto australiano Casey Stoner cuando ya se había confirmado su presencia en la carrera del Gran Premio de Indianapolis tras el palo que se había pegado el día antes en los entrenamientos.

Todos los pilotos están hechos de una casta especial. Adoran lo que hacen y cuando no pueden correr, se retuercen en su cama. Pero no por el dolor sino de rabia y de desesperación por no poder estar allí, con los suyos, dando el máximo en cada curva, cada recta, cada frenada.

Ojito que no estoy encumbrando a Casey Stoner por haber salido al día siguiente. Lo admiro de igual forma que admiro a Héctor Barberá por estar de nuevo sobre la moto menos de treinta días después de haberse roto la pierna, como también lo hago de Ben Spies, por caerse literalmente y también anímicamente, con una temporada que como el propio Dennis Noyes dijo: si no llega a tener mala suerte, no tiene ningún tipo de suerte.

Casey Stoner

Admiro a Nicky Hayden, que si no llega a ser por los médicos, lo tendríamos dando gas; igual que a Héctor Faubel, a Colin Edwards que quería salir al día siguiente de operarse la clavícula, por hacer un pódium a la semana siguiente. Admiraba a Marco Simoncelli, montado en la moto una semana después de romperse el escafoides… y tantos otros pilotos de todas las categorías.

Pero hoy sobre todo admiro a Casey Stoner por otra cosa. Por haber arriesgado al máximo intentando ganar a Dani Pedrosa en el Gran Premio de Alemania. ¿Qué necesidad había de perder 20 puntos frente a su compañero de equipo y frente a Jorge Lorenzo? Ninguna.

¿Y qué necesidad tenía ayer de salir después del palo que se dio? Ninguna. Es su último año, podría quedar segundo o tercero en el campeonato y nadie le recriminaría nada. Pero quiere irse por la puerta grande. Demostrando que ganó con Ducati cuando nadie daba un duro por ella. Que ganó en Honda y que puede volver a ganar cuando en el 2012 la moto más equilibrada de parrilla es la Yamaha, y ahí están los números para demostrarlo.

Ayer dije una frase en el twitter durante la carrera de MotoGP y que decía algo así como que si Casey Stoner hacía pódium me casaba con su mujer. Hoy la cambio un poco: si no te vas del mundial, me sigo casando con tu mujer, o mejor, ya tengo alguien perfecto para tu hija: el mío. Así no tendrás que interrogar al futuro novio de Alessandra Stoner.

Fotos | Repsol Media
En Motorpasión Moto | GP de Indianapolis

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos