Compartir
Publicidad

Análisis técnico de la nueva Ducati GP8

Análisis técnico de la nueva Ducati GP8
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Vamos a aprovechar que Claudio Domenicali desveló ayer las principales novedades técnicas introducidas en la nueva GP8 para analizar cómo será la moto que llevará el 1 en su carenado durante este 2008.

Tampoco desaprovechó la ocasión para tomar parte de la polémica levantada desde mucho antes que Stoner se hiciera con el título, de si gana la moto, el piloto o las gomas: "En síntesis, se puede decir que Casey ha sabido interpretar a la perfección una moto, la GP7, que ha nacido con éxito, manteniendo durante la temporada un buen nivel de competitividad y una excelente fiabilidad. También las gomas Bridgestone han dado un paso hacia adelante en términos de continuidad de rendimiento, fruto también de un buen trabajo conjunto que comenzamos en 2005 y que continuará también en el 2008 con nuestro equipo de desarrollo". Pero vayamos a lo que importa, que no es otra cosa que la nueva Desmosedici GP8. Domenicali explicó así las novedades técnicas introducidas, empezando por lo relativo al chasis: "En el 2008 nos presentamos con una moto que es una evolución de la 2007, una elección lógica, puesto que los puntos débiles eran pocos. Hemos trabajado en todas las áreas: en la parte ciclo, el nuevo chasis es más ligero y optimiza la rigidez en torsión y flexión, para solucionar un problema, mínimo, de "chattering" que hemos tenido en alguna ocasión durante el año pasado. También presenta una diferente geometría de la suspensión trasera, para reducir el fenómeno del bombeo advertido en algunas pistas, en condiciones particulares".

Sobre el motor, pues más de lo mismo, pequeños retoques para mejorar un poco más si cabe, uno de los puntos fuertes de la GP7: "En cuanto al motor, hemos trabajado sobre dos áreas: una concierne a las prestaciones y para ello hemos realizado una serie de modificaciones dirigidas a conseguir una reducción de rozamiento para conseguir un pequeño aumento de potencia en igualdad de consumo. La segunda concierne a la manejabilidad, es decir, la posibilidad de respuesta proporcionada del motor a la demanda del piloto. Hemos trabajado para conseguir sobre todo un motor más redondo a medio régimen, con más tirón sin perder potencia".

Y lo que era el punto fuerte de la GP7, su excepcional electrónica, también la han tocado. Y digo yo que para mejor, seguramente: "Finalmente, en cuanto a la electrónica, hemos hecho algunas modificaciones de detalle de sensores para incrementar el nivel de fiabilidad y por lo tanto de seguridad”.

Domenicali aprovechó la ocasión para vendernos un poco la moto, nunca mejor dicho, asegurando que Ducati tiene como uno de sus objetivos trasladar la tecnología de las carreras a las motos de calle, poniendo como ejemplo la nueva 1098R: "Una prueba tangible de esto es la nueva 1098 R, que cuenta exactamente con el mismo sistema de control de tracción utilizado en la Ducati de competición, convirtiéndose en la primera moto del mundo dotada de un sistema capaz de conjugar seguridad y prestaciones".

En definitiva, que si lo que han hecho con la GP8 es mejorar los pocos puntos débiles que tenía la GP7, ya pueden empezar a temblar de nuevo los japoneses, porque si se quieren llevar este título, van a tener que sudar de lo lindo.

Vía | Dailymotos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos