Compartir
Publicidad

Jarama Vintage 2013: una maravilla a cada paso

Jarama Vintage 2013: una maravilla a cada paso
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Os podéis imaginar que en pocos lugares de toda Europa, puedes encontrar a cada paso un pequeño trozo de historia del motociclismo como en el Jarama Vintage Festival y no solo en forma de motocicleta sino que también puedes ver auténticas leyendas de nuestro deporte y compartir con ellas un foto, un saludo, o si tienes la misma suerte que yo, una buena conversación explicando las peculiaridades de una moto de carreras.

Por eso, no puedo dejar pasar la oportunidad de contaros y enseñaros todo lo que aprendí con la conversación que mantuve con Cesar Gracia Samper Campeón de España de 125 en la categoría de Turismo de Serie y su fantástica Montesa de carreras. Réplica exacta de la moto con la que Cesar Gracia disputaba los grandes premios, os podéis imaginar el esfuerzo y sacrificio que le ha llevado poderla reproducir fielmente. Toda una obra de arte de la que nos descubrió algunos de sus secretos.

Reenvio al cigueñal

La moto en cuestión se trata de una Montesa Brio 110 de carreras preparada por D. Leopoldo Milá. Efectivamente no le deis más vueltas que es familiar de la televisiva Mercedes Milá a la que también le encantan las motos y por supuesto las Montesas. Esta Montesa Brio de carreras era hecha a medida, con chasis modificado, deposito largo y amortiguadores Telesco, aquellos que se llamaban de tipo lapicero por lo finos que eran.

Montesa por aquella época tenía un futuro incierto con la marcha de Paco Bultó, sus fieles pilotos y técnicos. Que emprendieron un nuevo proyecto para formar Bultaco. Al nuevo director técnico de la marca Leopoldo Milá le pareció buena como solución para las carreras, potenciar las vetustas Brio, seguidas de la versión “S” (monotubo) hasta llegar a la versión GP que lo único que hacía era averiarse.

trompeta carburador

Lo primero que destaca en la Montesa de Cesar Gracia es todo ese “abrigo” de piel vuelta o gamuza que recubre tanto el asiento como el alargado depósito. Como la posición correcta para pilotar, es ir tumbado sobre el depósito, esta funda ayuda a que no se deslice el piloto sobre este. Además el propio Cesar nos indica que una de las partes de la que está más orgulloso sobre la reconstrucción de esta réplica precisamente es el depósito. Copiado a partir de fotos donde se sacaron las medidas a escala, tomando como referencia la distancia entre ejes de la moto original en una foto. Y posteriormente moldeado con sus indicaciones para poder sacar un molde en escayola, el resultado es una fiel reconstrucción.

cuba separada en carburador

Pero si vamos bajando la vista, enseguida nos fijamos en que hay detalles que solo podemos encontrar en auténticas motos de carreras. Por ejemplo separar el carburador de la cuba donde se aloja la boya y agujas del paso de combustible, para que montados por separado sobre unas piezas de goma, no se vean afectados por las vibraciones del motor. O la trompeta a medida de admisión de aire al carburador, o incluso el cable del cuenta revoluciones que se adentra por una tapa lateral hasta llegar el mismo cigüeñal.

amortiguador telesco

Por supuesto los frenos delanteros con aberturas de rejilla para una mejor refrigeración no podían faltar, al igual que una de las piezas que nos indicaba Cesar Gracia que es original no una reconstrucción, como son los amortiguadores Telesco que antes citamos y que parece mentira que puedan cumplir su función con tan poco diámetro.

Limpieza para visera de casco

Tampoco quería dejar sin contaros otro dato curioso de otra de las motos de Cesar Gracia. La Lube Renn tenía en la parte superior del depósito un taco cuadrado también recubierto de gamuza cuya función era que el piloto sin soltar las manos en días de lluvia pudiera limpiarse la visera del casco frotándola contra este taco. Curioso invento que el propio Cesar nos indica que nunca llegó a usar.

Interesante, verdad.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio