Compartir
Publicidad

¡Brutal! La moto de 'Terminator 2' se ha subastado por unos descomunales 520.000 dólares

¡Brutal! La moto de 'Terminator 2' se ha subastado por unos descomunales 520.000 dólares
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días contábamos que la mítica Harley-Davidson Fat Boy que protagoniza una de las escenas de persecución más espectaculares en la historia del cine en 'Terminator 2' iba a ser subastada y su precio no iba a estar al alcance de cualquiera precisamente.

Pues bien, la subasta ya se ha realizado y ha descoyuntado todas las estimaciones iniciales. La casa de subastas Profiles in History realizó una optimista estimación con la Fat Boy, calculando que su adjucidación se realizaría entre 200.000 y 300.000 dólares, pero es que el martillazo final ha dejado una cifra de récord.

Más de medio millón de dólares por una Harley-Davidson Fat Boy de película

La cifra de venta final ha sido superior, muy superior. Tan superior como que la Harley-Davidson pilotada por Arnold Schwartzenegger ha elevado su precio hasta, respira, ¡los 520.000 dólares! Sí, efectivamente, casi se han duplicado las mejores expectativas de tasación iniciales.

En realidad no es de extrañar. A medida que pasa el tiempo los coleccionistas de items del cine que se empieza a considerar clásico se vuelven más voraces y están dispuestos a pagar auténticas locuras por los elementos que hayan protagonizado en algún modo las cintas más representativas en la historia del cine.

Harley Davidson Terminator 2

Sin lugar a dudas la Harley-Davidson Fat Boy pilotada por el T-800 se ganó por derecho propio un hueco destacado en el imaginario colectivo de aquellos que crecimos en los '80 y '90. Incluso hoy es fácil recordar a Schwartzenegger ataviado con la chupa de cuero y sus gafas de sol recargando la recortada a una mano y disparando, o volando sobre el canal de Los Angeles persiguiendo al malvado T-1000 de metal líquido.

Incluso hoy se ponen un poco los pelos de punta visionando la cinta dirigida de James Cameron, una película perteneciente a la época dorada de Hollywood donde los efectos especiales se hacían casi en su totalidad de verdad y la animación 3D se utilizaba lo estrictamente justo y necesario.

¡Qué tiempos! Voy a hacerme unas palomitas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos