Compartir
Publicidad

Whizzer, un ciclomotor auténticamente americano

Whizzer, un ciclomotor auténticamente americano
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La historia de Whizzer comienza en el lejano 1939, cuando la empresa Breene-Taylor Engineering Corporation especializada en fabricación de partes para aviación decide construir un motor accesorios para propulsar bicicletas. ¿Os suena esta parte de la historia? Si, verdad. Lo que pasa es que la mayoría de las marcas que empezaron fabricando motores auxiliares para bicicletas lo hicieron después de la Segunda Guerra Mundial, mientras que Whizzer lo hizo al inicio de la misma.

De esta manera, mientras en el mundo se mataban unos a otros en Estados Unidos la única motocicleta que se podía comprar la gente era la Whizzer. aunque tenías que estar trabajando en alguna fábrica del ejército para acceder a una. Por un lado convencieron al gobierno para que les permitiera fabricar este ciclomotor cuando todos los recursos industriales del país estaban centrados en alimentar la maquinaria del ejército y por otro la gente lo compraba porque era capaz de hacer casi 200 km con un solo litro de gasolina. A lo que hay que sumarle que costaba 125 dólares de la época mientras que un Ford del mismo año rondaba los 500 dólares.

Con este panorama las ventas se mantuvieron durante todo el periodo de la guerra y alcanzaron las 139.000 unidades vendidas en 1946.

Whizzer, ciclomotor USA años cuarenta

Pero tras la guerra y a pesar de las constantes mejoras que se le iban aplicando al Whizzer, en forma de mejores carburadores, mejoras en el cigüeñal o accesorios cromados en la moto, la producción llegó hasta 1956, momento en el que la empresa decidió echar el cierre y dedicarse a la fabricación de juguetes y ventanas que por lo visto eran mucho más rentables.

En la actualidad y desde 1997 Whizzer está de nuevo en el mercado, pero tienen que luchar contra años de motos de gran cilindrada que acaparan las ventas en USA. Aunque gracias a la actual crisis y la escalada de los precios del petróleo están encontrando un nuevo nicho de mercado en el que los usuarios buscan un transporte barato y que no consuma demasiada gasolina.

Whizzer, ciclomotor USA años cuarenta

Mecánicamente el motor no era una gran cosa, de cuatro tiempos, con 138 cc y válvulas laterales no permite unas grandes prestaciones. En toda la etapa de desarrollo del mismo consiguieron alcanzar los 3 CV y una velocidad máxima de 65 km/h con el modelo más elaborado. En el apartado del chasis, al principio se trataba de adaptaciones de cuadros de bicicleta, pero desde 1948 se presentó como una moto completa y en 1949 se lanzó el modelo Sportsman que es el que aparece en la foto del principio. Este ya era más parecido a lo que conocemos como una moto, aunque la parte trasera seguía siendo rígida y la suspensión delantera era de muelles simples sin hidráulico ni nada parecido. Además la transmisión que al principio era por rodillo directo a la rueda acabó incluyendo un variador automático y transmisión final por correa.

Es curioso ver como hasta en el país de las motos “gordas” y pesadas también ha habido hueco para ligeros ciclomotores cuando la economía se ha apretado el cinturón. ¿Volveremos a ver este tipo de transportes dominar el mercado?

Fotos vía | Motorcycle photo of the day; Whizzer works; Raceway services
Más información | Whizzer Motorcycle

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio