Compartir
Publicidad
Publicidad

Una vuelta al circuito de Portimao

Una vuelta al circuito de Portimao
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Autódromo de Algarve es posiblemente, uno de los circuitos más particulares de todos los que podemos encontrar al menos en la Península Ibérica. Se trata de un recorrido similar a una carretera de montaña, con desniveles en algunas zonas que incluso dan un poco de miedo la primera vez que pasas por ellos.

Al final de la entrada tenéis un vídeo de una vuelta comentada por Randy Mamola, pero como la mayoría de los que andamos por aquí no nos acercamos ni a la suela de sus zapatos, me tomaré la licencia de comentar lo que he sentido yo en las vueltas que me he podido dar a lomos de la KTM 990 Super Duke R en el Circuito de Portimao.

Curva 1

Comenzamos aplanados sobre el depósito en la recta de meta para frenar fuerte en la zona alta del cambio de rasante que nos encontramos. Reducimos de sexta a tercera para tomar la primera curva rápida a derechas. Estiramos tercera mientras buscamos el exterior para volver a frenar y hacer la curva 2, muy similar a la anterior aunque algo más rápida.

Curva 3

De nuevo buscamos el piano exterior mientras estiramos de nuevo la tercera para frenar y bajar a segunda. La curva 3 es de unos 135 grados y nos mantenemos más o menos en la mitad del asfalto ya que la siguiente curva es a izquierdas y si nos abrimos demasiado, no tendremos tiempo para volver a colocar la moto. A partir de esta zona comienza la zona montañosa propiamente dicha, y en la que la mayoría de las curvas que nos encontraremos son ciegas.

Curva 4

Llegamos a la curva 4 mientras ya hemos cambiado de segunda a tercera y colocados lo más a la derecha posible. La curva es muy rápida aunque la salida es completamente ciega y hasta que no hayamos trazado tres cuartos de la curva, no veremos donde se encuentra el piano exterior.

La pista sigue subiendo mientras nosotros ponemos cuarta y la estiramos. Nos hayamos en el punto más alto de la pista, aplanados para llegar a la curva donde el año pasado se fue al suelo Noriyuki Haga. La única referencia que tenemos para la curva 5 es el piano exterior, y frenaremos un poco antes de llegar a él y bajaremos a segunda.

Curva 5

La entrada es en bajada, y justo cuando empezamos a meter la moto al vértice, el desnivel se acentúa todavía más por lo que hay que tener mucho cuidado con no perder la rueda delantera. Empezamos a acelerar buscando el exterior mientras la pista vuelve a ascender hacia la curva 6, a izquierdas, que daremos en cuarta.

Esta no presenta dificultad aunque tendremos que buscar el vértice tarde ya que justo al llegar a ella, volvemos a bajar hacia la curva 7, bastante rápida y en bajada, la cual trazaremos en tercera.

Curva 8

Al fondo vemos la curva 8 y si nos tomamos un segundo, veremos un talud a nuestra derecha que nos indica el fuerte desnivel que nos encontraremos a la salida de esta. Frenamos y bajamos a segunda para acelerar fuerte a la salida en la que la pista presenta un gran desnivel.

Curva 9

Vamos buscando el lado derecho hacia la curva 9, que no veremos hasta que volvamos a bajar, a lo bestia, todo lo que acabamos de subir. La hacemos en tercera para poner cuarta mientras subimos a la curva más difícil de todo el circuito.

Curva 10

La curva 10 es de doble radio y completamente ciega, tanto en la entrada como en la salida. Llegamos a ella mientras subimos y no sabemos donde colocar la moto. Más o menos la trazada buena es intentar sacrificar la primera parte e ir frenando fuerte y recto mientras bajamos a segunda buscando el exterior para hacer la segunda parte, más cerrada y en bajada.

Tercera y evitamos abrirnos en exceso para trazar la curva 11, a izquierdas y sin apenas dificultad. Nos mantenemos en el exterior mientras metemos cuarta y nos aproximamos a la curva 12, también a izquierdas y un poco en subida.

Frenamos y bajamos a segunda para acelerar hasta tercera y encarar la curva 13, que parecen dos ya que las tomaremos en dos partes. Buscamos el primer vértice y dejamos que la moto caiga de velocidad mientras se abre hasta la mitad de la pista, para volver a cerrarse y hacer tocar el segundo vértice y empezar de nuevo a acelerar fuerte.

Curva 14

Tercera y cuarta en la pequeña recta para la curva 14, larguísima y con la primera parte ciega. Nos ceñimos al piano interior mientras bajamos a tercera hasta pasar el rasante, en el que la moto se abrirá un poco en la trazada. Volveremos a cerrarnos y empezaremos a acelerar fuerte mientras vamos buscando poco a poco el exterior.

Vemos perfectamente la salida de la curva y su prolongación a la recta de meta. Ponemos cuarta y nos echamos sobre la rueda delantera ya que la entrada a la recta de meta presenta un rasante en el que se nos aligerará mucho la rueda delantera. Hacemos la recta de meta, endemoniados, mientras ponemos quinta y sexta, tirados sobre el depósito y orgullosos de haberle quitado la vuelta rápida a Troy Bayliss.

Y ahora, os dejo con Randy Mamola, que os lo cuente él, aunque no tenga tanto carisma como yo. Eso si, una apreciación: a los desniveles que veáis en el circuito, multiplicarlos por dos para que tengáis una mínima idea de como es.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos