Publicidad

Funda para casco Skaff, prueba

Funda para casco Skaff, prueba
6 comentarios

Publicidad

Publicidad

Es viernes y aunque sean todavía las diez de la mañana, podemos dar por zanjada la semana. De tarde, una vez que acabéis de trabajar, es hora de relajarse un poco para luego pegarse una ducha y ponernos guapos. Coger el casco e ir a buscar la moto al garaje para tomar una cerocero con los amigos pero... ¡Alma de Dios! ¡Donde vas con esa funda para el casco! Anda, deja que te enseñe lo que hoy nos traemos entre manos y que no es otra cosa que una funda para casco de Skaff.

Cuando compramos un casco, y me incluyo, siempre le echamos un ojo a la bolsa que trae para su transporte. Su grado de uso depende de la pasta que te hayas dejado al comprar el casco. Así en mi caso, estoy valorando en abrir un par de agujeros a la funda para poder dejarla puesta mientras conduzco y así que esté hasta protegido de los mosquitos.

Pero al final, no deja de ser una funda más o menos buena que publicita perfectamente lo que llevamos en su interior. Pero reconozcamos que aunque prácticas, suelen ser tan feas que los lobos se ven obligados a hacer una hoguera para que no se les acerquen. Y si te gusta vestir a la moda, llevar un look cuidadosamente descuidado o simplemente no parecer un hombre anuncio, la funda para casco de Skaff puede ser la solución.

¿He dicho funda? Quizás debería empezar a utilizar la palabra bolso. Creo que es mucho más apropiada.

Funda Skaff: características

Funda para casco Skaff

La funda para el casco Skaff nace de la pasión por la piel y la moto de sus creadores, la empresa española Skaff Team. De la simbiosis de algo tan emocional como las motocicletas y tan elegante como la piel, sólo pueden salir un buen producto como veremos.

La funda Skaff está fabricada en piel sintética. La base se compone de un 67% poliéster y un 33% de algodón. Toda ella se recubre con poliuretano que la dota de una gran protección y resistencia contra los elementos, especialmente la lluvia. Su grado de protección es mayor que el que se obtendría con la piel natural por lo que es ideal para el duro trato que normalmente se le da en el uso diario.

Tan importante como el exterior es el interior. Sobre todo porque debe ser de un tejido agradable al tacto y que sepamos que no nos va ni a rayar ni a estropear la capa exterior de barniz del casco. Para ello el forro interior de la funda Skaff está realizada en un 41% de poliéster y el resto en material viscosa. Además de proteger también le da cierto toque elegante al interior, como si de una chaqueta de piel se tratase.

Funda para casco Skaff

No falta el detalle del logotipo sobre su cara superior, con un pátina de cobre envejecido enmarcado en un trozo de piel de forma ovalada cosida sobre la funda.

Hasta aquí es más o menos lo que cabría esperar de una funda pero lo realmente interesante es su funcionalidad. Dispone de un diseño patentado que permite un triple uso: como bolso de mano, al hombro o como bandolera,

Para ello se recurre a una correa ajustable, dos enganches y un pasador. Combinando estos tres elementos obtenemos las distintas posibilidades para transportar el casco que hemos comentado anteriormente.

Así, si enganchamos la correa en la parte superior, la introducimos por el pasador y la llevamos hasta el enganche inferior para a continuación reducir su longitud al mínimo, tendremos un bolso de mano para trasladar el casco. Las mujeres me entenderán perfectamente si mi parte femenina les dice que es muy similar a un bolso bombonera. Para el público masculino que estén pensando en una caja para guardar unos pocos Ferrero antes de que el calor los derrita, le recomiendo que eche un ojo a las siguientes imágenes.

Funda para casco Skaff

La segunda opción es llevar la funda Skaff al hombro. Para ello, enganchamos la correa en la parte superior e inferior sin usar el pasador, regulando su longitud al gusto. Por último, si queremos llevarla cruzada a la espalda, solamente tendremos que colocarla a su máxima longitud.

Para cerrarlo en su parte superior, se recurre como en el bolso bombonera a una cuerda que ciñe el conjunto y se fijan mediante un retenedor de clip con el mismo todo de acabado que el logotipo y los enganches de la correa.

Una pequeña nota sobre las fotos que veréis en el artículo. Por motivos meramente estéticos, he enganchado en alguna ocasión la correa en el pasador aunque como hemos explicado, no es la forma correcta de usarla.

Funda Skaff: uso y disfrute

Funda para casco Skaff

La funda para casco Skaff se presenta doblada mediante un cartón. Por un lado, una fotografía de una modelo muestra uno de sus usos mientras que por el otro proporciona mediante tres dibujos las tres posibilidades de uso en función de cómo queramos llevarla. Una vez fuera de su embalaje, la correa viene plegada sobre si misma y sujeta por un par de gomas elásticas.

Lo primero que nos fijamos es que, si bien las argollas de enganche superior e inferior son metálicos, tanto las piezas que ocultan los nudos de la cuerda de cierre como el clip son de plástico.

Esto que a primera vista puede parecer extraño, no hace sino remarcar el cuidado que se ha tenido al hacer la bolsa. Y es que no es difícil que en algún momento, tanto el clip de fijación como los topes de la cuerda lleguen a impactar con el casco. Siendo de plástico no ocurre nada. Por el contrario, si se usasen metálicos podrían llegar a dañar el casco.

Tanto el clip de fijación del cierre como los enganches de la correa son agradables al tacto y suficientemente rígidos como para que, ni se suelte el cierre aunque tiremos de la cuerda con fuerza, ni se suelten de sus posición accidentalmente. Igualmente el regulador de la longitud queda fijado en la posición que le marquemos.

Funda para casco Skaff

El tamaño de la funda Skaff es universal y a pesar de que el casco Schubert tiene una calota bastante grande, entraba sin ningún problema. Eso sí, debemos tener la precaución de introducirlo con la pantalla hacia abajo para que nos facilite la tarea. Una vez dentro, ajustamos el cierre, la correa y ya podemos llevarnos el casco a cualquier lado.

De las tres posibilidades de uso, nos quedamos por comodidad la última, la de bandolera. Quizás es porque ya estamos acostumbrados a llevar así el casco pero es que además, queda perfectamente acoplado a nuestra espalda ya que nos coincide la parte plana inferior del casco, y apenas se mueve al caminar.

Como bolso, su estética es muy femenina. Es ideal para llevar el casco sin que nadie sepa que lo llevamos en su interior ya que cuanto más pequeño sea, menos volumen generará en la funda. Por último, sobre el hombro también es muy cómodo aunque no tanto como llevándolo en bandolera.

Funda caso Skaff
La funda está enganchada incorrectamente. Sólo a título ilustrativo

Tal y como hemos podido ver en la etiqueta de la funda para casco Skaff, en caso de que se nos mache podemos lavarla a mano a una temperatura no superior a los 30º. Esta es otra de las ventajas de que se haya usado piel sintética y no natural.

La funda para casco Skaff está disponible en trece (como me lea Ángel Nieto) combinaciones diferentes aunque con un denominador común: colores clásicos y elegantes que combinan con cualquier prenda. Merece una mención especial cinco de estas combinaciones que incluye un grabado de fantasía en su superficie. El resto cuenta con un acabado más fino o rugoso según la combinación. Podéis verlas todas en la página de Skaff Team.

El precio de la funda para casco Skaff es de 60 €. Aunque a alguno pueda le pueda parecer caro pagar por algo que el fabricante del casco te da gratis, tanto el acabado como el material utilizado así como la funcionalidad, justifica con creces el precio. Y es que sólo con acercártela a la nariz, el olfato se impregna con ese olor a piel característico tan agradable.

En la propia página de Skaff Team disponéis de toda la información así como las diferentes combinaciones y lugares de compra de la misma.

La funda Skaff en pocas palabras:

Funda para casco Skaff
  • Nos ha gustadob: la calidad, los acabados, la atención al detalle, la funcionalidad de sus tres posibilidades de uso.
  • No nos ha gustado: que es voluminosa para transportarla cuando no tienes el casco ya que no se puede plegar en exceso. Por contra, se puede usar como bolso y llevarlo a la espalda. Incluso si eres mujer, puedes llevar tu bolso dentro mientras circulas (pero ojo, con nada duro por seguridad).

Nota: La funda de casco Skaff ha sido cedido para la prueba por Skaff Team, fabricante y distribuidor oficial. Para más información consulta nuestra política de relaciones con empresas.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir