Compartir
Publicidad

Miss Hyde, una KTM 950 SM como jamás habrías imaginado

Miss Hyde, una KTM 950 SM como jamás habrías imaginado
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Horrorosa o hermosa? Por la foto que encabeza esta entrada puede que primero pienses en horror. Normal, ni que fuera una instantánea de una película de Quentin Tarantino. Pero aquí no hay ningún Señor Lobo ni una rubia motorizada embutida en un mono de cuero amarillo – aunque reconozco que no hubiera estado nada mal – . Lo de arriba no deja de ser una manera de llamar tu atención para descubrir, tras el salto, la KTM 950 SM que se esconde tras el, en cierto modo gracioso, montaje que la fotógrafa Kristina Fender ideó. Y la llamo KTM como bien podría dirigirme a ella como Miss Hyde, que para eso la llamó así su dueño y señor. Miss porque muchas veces hablamos nuestras motos como si fueran mujeres, bellísimas, estilosas y que con una capacidad de atracción extraña e inusual. Y Hyde, bueno, creo que lo de Hyde empieza a ser evidente. Si no, siempre nos quedará preguntar directamente Osiyuyu, el creador de esta bestia residente en -Bilbao- Valencia de don Juan-León y que según El Solitario – arriba retratado – es además un reconocido restaurador de arte antiguo.

Para sus trayectos hasta la Escuela de Bellas Artes utilizó algunas Vespas que tras un tiempo prudente empezaban a cambiar radicalmente de aspecto, víctimas de las ideas que salían de la mente del artista. Pero la manera de conducir por Bilbao cambió tajantemente cuando se hizo con esta 950SM de 2006. Pero, ¡ay amigo!, ésta tampoco se iba a librar de una pequeña transformación que la haría en todos los sentidos distinta a cualquiera que se viera normalmente por la calle.

Una supermotard con aspecto café racer

Sin ser un mecánico profesional Osiyuyu supo encontrar la manera de llevar a cabo su proyecto a través de las manos y conocimientos de gente como la de Raúl Inox, quién se encargó del subchasis realojando la batería debajo de ese depósito tan familiar. Depósito que en origen formaba parte de una Honda CB750F y que gracias a Raulowsky ahora luce un diseño de Lana’s Paintshop basado en el contraste del negro con el naranja tradicional austriaco, como no podía ser de otra manera en una KTM.

Detalles de Miss Hyde

Para terminar con la transformación se dedicó después a instalar algunas piezas de capricho como el manillar Neken, los innumerables accesorios o los escapes Laser GP Extreme que unidos a la puesta a punto dotan a la bestia de unos 110cv. ¡Ah! Se me olvidaba, no podía faltar tampoco un guiño a sus queridas Vespas pues el asiento de fibra carbono es realmente para una PK.

Para algunos seguramente esto no sea más que un atentado contra el buen gusto de la marca naranja pero para otros, donde me debo incluir, es más que una simple transformación, es la puesta en práctica de una idea que no era más que un concepto en la mente de una persona. Y eso, para mí, ya es digno de admiración pues como reza el anuncio de esa lata que cubre el amortiguador trasero: si tienes una idea, sácala de tu cabeza.

Vía | Pipeburn -> El solitario
Fotos vía | Kristina Fender

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos