Compartir
Publicidad
Publicidad

Alcohol, más fuerte de lo que parece

Alcohol, más fuerte de lo que parece
Guardar
5 Comentarios
Publicidad

Estamos en fechas navideñas (lo digo por si algún despistado nos lee y todavía no se ha enterado) y aunque a lo largo del año hay que tenerlo también presente, en estas semanas la gente se relaja un poco y suele combinar con demasiada frecuencia el alcohol y la conducción. Aun así, no me voy a cansar de repetirlo: las bebidas alcoholicas y conducir son actividades incompatibles.

La imágen corresponde a la campaña portuguesa liderada por la Asociación Salvador y se puede entender desde dos enfoques diferentes: desde el del usuario de la motocicleta que conduce ebrio y sufre un accidente por no encontrarse en condiciones para desarrollar la actividad (accidente por el alcohol), o bien, desde el punto de vista del peligro que crea para los demás usuarios un conductor que haya ingerido bebidas alcohólicas (representado por el vaso). En cualquiera de los dos casos, las consecuencias pueden ser nefastas.

Una vez más, sed buenos y no hagáis locuras.

Vía | Twisting Asphalt

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos