Compartir
Publicidad
Piaggio se apunta a lo eléctrico con la Wi-Bike, ¿sustituirá la bici a la moto en las ciudades?
Motos eléctricas

Piaggio se apunta a lo eléctrico con la Wi-Bike, ¿sustituirá la bici a la moto en las ciudades?

Publicidad
Publicidad

Paseando por las inmensas instalaciones del EICMA en Milán, dimos con Lorenzo Marín, Director de Marketing en Piaggio España. Estuvimos conversando con él para que nos presentara algunos de los principales modelos que traía la compañía italiana al salón pero lo que más me llamó la atención entonces no fue precisamente la bellísima V9 Bobber o parecido, sino la apuesta de Piaggio por la movilidad eléctrica con sus Wi-Bikes.

Así es, Piaggio, como otras grandes marcas del motociclismo, ha presentado este año su bicicleta eléctrica. La diferencia respecto a otras opciones es que la Wi-Bike sí parece una opción realista tanto por diseño, funcionalidad y, especialmente, precio. Hablando con Lorenzo (entrevista tras el salto) nos hablaba de las cifras de ventas de este tipo de vehículos en países como Alemania o Países Bajos, con casi medio millón de unidades vendidas al año en el primer caso y 190.000 en el segundo. Y es que ya no son aquellos engendros pensados más bien para jubilados que buscaban un nuevo hobby, ahora son vehículos atractivos que pegan muy fuerte. Lo que me llevó a hacerme la siguiente pregunta, ¿sustituirá la bicicleta eléctrica a la moto en las ciudades?.

¿Qué características tienen?

Tomemos como representante del sector a esta Wi-Bike. Lo primero que debemos saber es que Piaggio ofrece estas bicicletas en dos principales versiones, Active y Comfort, que además luego permiten distintas configuraciones para adaptarlas a todo tipo de clientela. En otras palabras, cubrimos gustos que van desde el de los jóvenes más preocupados por la imagen hasta los que buscan comodidad y versatilidad.

El motor ha sido desarrollado por la propia Piaggio y no depende de terceros como Yamaha o Bosch, los principales suministradores de propulsores. Desarrolla una potencia máxima de 250W que se traduce en un par de 50Nm. Como probablemente ya sabrás, estas bicicletas de asistencia al pedaleo empujan al usuario hasta los 25 km/h, momento a partir del cual pasará a depender exclusivamente de sus piernas.

Piaggiowibike

Hasta 150 km de autonomía y sincronización total con smartphones

La batería la suministra Samsung y necesita en torno a tres horas y medias para cargarse por completo. La autonomía dependerá principalmente del uso que le demos y del modo de conducción que elijamos. Estaríamos hablando de unos 150 km aproximadamente en el modo ECO, hasta algo menos de 100 km en el modo más deportivo. Además, la batería incorpora un sistema GPS con la posición exacta de nuestra bicicleta y que avisa al usuario en caso de ser movida.

Incorpora un panel de instrumentos desmontable que funciona como llave (para dificultar el robo) que trabaja en sincronía con nuestro smartphone (y lo carga) para ofrecer información completa sobre velocidad, velocidad media, navegación… e informar incluso de las calorías quemadas.

Otros componentes a tener en cuenta es la suspensión con un sólo amortiguador como la que podríamos ver en las Cannondale, la transmisión NuVinci por correa (o Shimano Deore) o el asiento y puños en cuero.

Todo ello, y siempre hablando de la configuración más premium posible, se irá levemente por encima de los 3.000 euros.

¿Pueden expulsar a la moto de la ciudad?

Es algo que puede no gustar a muchos, pero lo cierto es que estas bicicletas están comiendo terreno a pasos de gigante. Y ojo, cuando hablamos de desplazamientos dentro de la ciudad, no entre las mismas. Su éxito en el centro de Europa se debe principalmente a tres pilares:

  • Es energía limpia. Ya hemos visto cómo se cerraba el centro de Madrid al tráfico por altos (altísimos) niveles de contaminación. Las motos no estuvieron incluidas pero ocurrirá más pronto que tarde, por mucha Euro4 que puedan cumplir siguen siendo motores de combustión. Es lógico pensar que muchos habitantes de la gran ciudad quieran tener la misma libertad de movimiento (o más) sin tener que estar pendientes de la calidad del aire. Además, para muchos, el simple hecho de moverse sin contaminar ya es justificación suficiente.
  • Infraestructuras. Allá donde la bicicleta triunfa, disfruta también de grandes infraestructuras dedicadas a la circulación de las mismas. La Unión Europea ha puesto de su parte para que cada vez más ciudades hagan más seguro ir en bici; carriles bici, puentes, auténticas autopistas internacionales, rutas turísticas por doquier… España, que disfruta de un tiempo que es la envidia de la Europa helada, puede convertirse en el paraíso del ciclista.
  • Está de moda. Sí, ya sea por los mensajeros o los hipsters, la bicicleta es hoy un vehículo de moda que aparece en los principales catálogos de grandes firmas textiles. Los que dan más importancia a la imagen pueden ahora también moverse en bicicleta y convertirla en un elemento más de su atuendo. Y por si fuera poco, también mantiene contento a quienes se preocupan más por la salud y su estado físico ofreciendo todo tipo de detalles y hasta un Personal Trainer en forma de app.

Puedo dar fe de ello; en Alemania, Austria, Holanda o incluso Polonia, absolutamente todo el mundo tiene una bicicleta que usa en mayor o menor medida. Las oficinas de las empresas tienen en muchas ocasiones sus propios aparcamientos para bici o incluso habitaciones cerradas a pie de calle para guardarlas a salvo con videovigilancia. Pegará con fuerza en España y, de paso, impulsará la creación de nuevos negocios (tiendas, talleres, servicios de alquiler, rutas…).

No tengo duda alguna de que tarde o temprano empezaremos a dejar la moto para otro tipo de trayectos o, en su defecto, los motores eléctricos empezarán a ser la norma en los scooters y ciclomotores urbanos.

Vídeo | 1000PS
Más información | Piaggio

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio