Alguien ha convertido su patinete eléctrico en una locura absurda y potencialmente mortal: le ha añadido una turbina

Alguien ha convertido su patinete eléctrico en una locura absurda y potencialmente mortal: le ha añadido una turbina
1 comentario

Ruido a mansalva: listo. Llamaradas: listas. Velocidad absurda: preparada. Esto que vas a ver no es un capítulo de 'El Equipo A', es una ida de olla en la que Matt Mikka, reconocido YouTuber, ha decidido que era buena idea adosar una turbina a un patinete eléctrico.

Una idea salvaje con varios peligros

Lo de cambiar motores se estila mucho en YouTube. No son pocos los que cambian las mecánicas de sus motos o las preparan para que corran más sin que el agente de turno les pille. Sin embargo, hoy traemos un tipo de motor totalmente diferente en un vehículo de lo más corriente en nuestros días.

Se trata del patinete eléctrico que Matt Mikka se ha fabricado con un motor a reacción. Sí, sí, como lo estás leyendo. Este ingeniero norteamericano cuenta con un canal en YouTube en el que realiza experimentos en diferentes materias desde una labor didáctica.

Patinete Electrico Con Motor A Reaccion001

En este caso ha ido un paso más allá llevando una idea loca a ejecución, aunque si eres fiel seguidor de su canal sabrás que ha hecho cosas peores. Matt tenía la curiosidad de saber qué pasaría si agregaba a su patinete eléctrico, un monstruo por sí mismo con tracción a las dos ruedas, frenos hidráulicos de disco y preparado para cualquier terreno, este tipo de mecánica.

La solución fue llevarlo a la realidad. Para ello creó un modelo en 3D del soporte que lo fijaría al aparato, unos depósitos laterales para poder alimentarlo y modificaciones en la electrónica para poder funcionar con ambos motores sin problemas. El resultado es un patinete potencialmente mortal sin apena medidas de protección para el conductor.

Patinete Electrico Con Motor A Reaccion005

Y es que con este tipo de vídeos podemos darnos cuenta de la fragilidad que tienen los conductores de patinete y cómo una medida, como la de bloquear la velocidad máxima a 25 km/h, es más que consecuente. Dejemos para otro día lo de hacerlos circular con el resto de vehículos en la carretera.

Pero sino nos crees, sólo tienes que ver las pruebas que realizó con él nada más terminarlo. Para ello escogió un escenario tan potencialmente peligroso como su aparato: un vecindario. Por suerte, estaba bastante tranquilo y tenía una buena carretera asfaltada. Como la seguridad no parece ir con él, sólo llevó unos guantes en estas primeras pasadas. Por suerte no hubo que lamentar accidentes.

Patinete Electrico Con Motor A Reaccion003

Pese a su peligrosa actitud, las modificaciones realizadas en el patinete funcionaron, logrando una velocidad máxima de 61 mph (casi 100 km/h). Velocidad que dio como resultado una inestabilidad considerable del patinete según sus propias palabras. Y no es para menos si tenemos en cuenta que utiliza neumáticos de tierra con una medida de 11 pulgadas.

Para su segunda prueba, Matt se fue a una carretera con 2 millas (3,2 kilómetros) de largo en línea recta para ver cuánta velocidad máxima podría alcanzar. Eso si, para este segundo intento elevó sus medidas de seguridad cogiendo su casco de moto. Lamentablemente no pudo enseñarnos la velocidad máxima porque mientras realizaba las pruebas con el patinete encendido (y los motores eléctricos en funcionamiento) vio que su velocidad se restringía a 62 mph con el freno regenerativo del vehículo.

Patinete Electrico Con Motor A Reaccion002

Lo que sí podemos evidenciar es la falta de estabilidad y como su manillar, a partir de cierta velocidad, empieza a balancearse peligrosamente. Y es que queda más constatado que realizar modificaciones a un patinete eléctrico para que pueda correr más no es buena idea.

Temas
Inicio