Compartir
Publicidad
Publicidad

Mundial 250'09: Lo mejor y lo peor de la temporada 2009

Mundial 250'09: Lo mejor y lo peor de la temporada 2009
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La categoría 250 del Campeonato del Mundo ya es historia. La única categoría que permanecía casi inalterable desde los inicios del campeonato, en un lejano 1949. Llega Moto2 y desaparecen las "marcas" tradicionales así que tendremos que acostumbrarnos a denominar las motos por el creador del chasis, el nombre del equipo o por el nombre del patrocinador (recemos para que no sea así porqué parecerá la liga del baloncesto). No se pueden poner barreras al campo, así que ya están aquí las motos de cuatro tiempos; aunque la verdad es que no me acaba de parecer digno que la gestión de motores parezca más de una copa de promoción que de un Campeonato del Mundo (un solo fabricante de motores y mantenimiento controlado por una empresa única). Pero hoy estamos acá para hablar de la temporada de 250: ya habrá tiempo de hacerlo de moto2.

El año ha sido interesante y ha merecido la pena sentarse a ver las carreras. A veces, mucho más que las de MotoGP. El año ha estado marcado por la inesperada victoria de una Honda en la denominada "Copa Aprilia". Y es que la regularidad sigue teniendo mucho valor en las carreras de motos, especialmente en un campeonato donde no se descuentan resultados. Aoyama ha hecho una temporada espectacular extrayendo la quinta esencia a su moto, y ha parecido que los pilotos de Aprilia se han puesto de acuerdo en ser irregulares y restarse puntos entre ellos. Un justo ganador que estuvo a punto de tirarlo todo por la borda en Valencia.

Lo mejor y lo peor de la temporada 2009:

Lo mejor:

  • La espectacular temporada de Aoyama. No contaba entre los favoritos al principio, pero ha hecho una temporada para quitarse el sombrero. Él siempre sumaba y siempre estaba en la meta. Ha puntuado en las diecisiete carreras de la temporada. Y aunque ha tenido sus altibajos y bastantes carreras sin poder luchar por la victoria, puntito a puntito se ha llevado el campeonato a Japón.
  • Un título de Honda para cerrar la historia de 250. Nadie contaba con una Honda en el título de 250. Se daba por seguro que el título sería para una Aprilia y la duda era si sería la de Bautista o la de Simoncelli. Al final, Aprilia se quedó inesperadamente con un palmo de narices y sin poder pasar a la historia como la moto ganadora del último título de 250.
  • La segunda mitad de temporada de Héctor Barberá. Después de un año 2008 muy difícil, Barberá comenzó el 2009 de la forma que es habitual en él, alternando actuaciones muy buenas con otras inexplicables. Pero en la segunda mitad de la temporada cambió el chip y fue el mejor de esa parte de la temporada, sin bajarse del podio en las cinco últimas carreras. Como premio se llevó un subcampeonato que parecía improbable a mediados de año.
  • Una temporada repleta de carreras divertidas. Ha sido una buena temporada de carreras. Disputadas. Imprevisibles. Con alternancia y sorpresas. 250 se ha despedido dejándonos muy buen sabor. ¿Estará Moto2 a la altura?

Lo peor:

  • La irregularidad de Bautista y Simoncelli. Eran los dos grandes favoritos para llevarse el Campeonato. Han demostrado ser los más rápidos en la mayor parte de las carreras. Pero la irregularidad de ambos ha dejado a Aprilia sin el último título de 250 que seguro que hacia mucha ilusión a la marca de Noale. De hecho, ha sido la última marca que ha apostado decididamente por la cilindrada pero las estadísticas diran que el último título fue para una Honda.
  • Los malos modos de Marco Simoncelli en la pista. De nuevo esta temporada volvió a haber polémica por los modos de Marco Simoncelli en la pista. Además, en su única participación en Superbike a mediados de año también la armó. Veremos si el año que viene continua igual en la pista.
  • El ridículo del caballito de Bautista en Brno. Hace años estuvo a punto de pasarle a Max Biaggi, en lo que ha quedado como uno de los caballitos más espectaculares de la categoría máxima. Pero no llegó a caerse. En cambio, Bautista se quedó sentado en el suelo tras cruzar la línea de meta al ponerse la moto por sombrero. Ridícula situación. Además, por las imagen que acompaña a este post os podéis imaginar que la moto quedó bastante destrozada: seguro que no le hizo nada de ilusión a Aspar, por mucho que su piloto después lo explicara entre risas.
  • La incomprensible actuación de Aoyama en Cheste. Aoyama se ganó el título a lo largo de la temporada, pero en Cheste estuvo a punto de perderlo tontamente. El rey de la regularidad perdió la cabeza en la última carrera y, a pesar de llegar con 21 puntos de ventaja, se embarcó en una lucha que solo podía ser suicida. Se salió de pista y tuvo la fortuna de poder regresar de nuevo. A partir de ahí, sentó la cabeza y aseguró el título que se había jugado en una ruleta rusa sin mucho sentido.

Foto | Web oficial MotoGP

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos