Compartir
Publicidad

MotoGP Aragón 2012: búsqueda del compromiso entre abrasión y durabilidad

MotoGP Aragón 2012: búsqueda del compromiso entre abrasión y durabilidad
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

El tercer Gran Premio que se celebra en España (o el cuarto si nos centramos en la península y contamos el de Portugal) será el Gran Premio de Aragón del Campeonato del Mundo de MotoGP. Y de nuevo de la mano de Dunlop, repasaremos las necesidades que presenta esta particular pista para el rendimiento óptimo de los neumáticos, sobre todo en la categoría de Moto2.

Al igual que en las carreras de Qatar, Silverstone y Assen, Dunlop pondrá a disposición de los equipos los neumáticos 3855 medio y 3838 duro, englobados dentro de la gama del Grupo C ‘Centrados en la durabilidad’. Precisamente el primero, el 3855 ha sido el que ya se utilizó en las tres anteriores carreras.

¿Por qué estos compuestos? Porque el Circuito de Motorland Aragón, aunque presenta un buen equilibrio entre el número total de curvas a izquierda y derecha, tiene una superficie muy abrasiva. Con el paso de los años ha ido perdiendo algo de esa fiereza pero aun así sigue englobado como uno de los circuitos donde los neumáticos sufren un mayor desgaste.

El otro neumático disponible para la rueda trasera, el 3838, tiene un núcleo más duro lo que le permite una mayor consistencia durante la carrera y un aguante mejor al desgaste. Ambos utilizan la construcción ATR05 y para el fin de semana estarán disponibles cinco unidades del 3838 y cuatro del 3855. Por su parte los neumáticos delanteros serán los clásicos 717 y 302 (cuatro y cuatro respectivamente).

Clinton Howe, Manager de operaciones de Dunlop para Moto2:

Aragón nos ha presentado interesantes retos en el pasado. Hemos comprobado que las temperaturas en el trazado superan los 56º C, siendo la temperatura más alta que hemos visto jamás en todo el mundo. Los cambios de temperatura son notables, como demostraron los 16º C del año 2010, una variación de 40º C respecto a la temperatura máxima registrada. El trazado tiene curvas largas, que ponen a prueba los neumáticos y crean tanta energía que provocan una reacción en la construcción y en los compuestos que hace que aumente la temperatura. Si las temperaturas de la pista son mucho más bajas, y tienes una situación donde el compuesto de los neumáticos no funciona como debería esto podría provocar alto niveles de desgaste por la abrasión, por lo que se necesita un tipo de neumático capaz de reaccionar a un amplio abanico de condiciones. En este caso nos debería servir bien el Grupo C "Centrado en la Durabilidad", especialmente con la construcción ATR05 que funcionó muy bien el año pasado en Aragón, a pesar de la diferencia de 20ºC en la pista que vimos a lo largo del fin de semana

Vía | Dunlop

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos