Publicidad

Love, speed & loss. La triste historia de Kim Newcombe

Love, speed & loss. La triste historia de Kim Newcombe
1 comentario

En la pregunta de esta semana os hemos dicho que nos comentéis cuál es la película que más os ha gustado y la que menos sobre temática de motos. Varios ya habéis respondido y entre ellas, me ha llamado la atención la de nuestro amigo de Charlas Moteras, Motolen. Habla de una película documental que hasta ahora no conocía: Love, speed & loss.

Investigando un poco sobre ella he visto que se trata efectivamente de un documental, al estilo de On Any Sunday pero en este caso con una historia mucho más triste detrás. Es la historia de Kim Newcombe, de un sueño truncado por una fatalidad que se pudo evitar.

Kim Newcombe tiene el triste honor de ser uno de esos pilotos que han conseguido un título póstumo. En concreto, fue subcampeón de 500 en 1973 por detrás de Phil Read, siendo el único piloto capaz de poner contra las cuerdas la todopoderosa MV Agusta sobre una moto que a priori no ganaría ni un abrazo.

La maravilloso de esta historia y sobre cómo plantó cara al equipo italiano arranca cuando junto al australiano John Dodds, desarrollaron una moto desde cero usando como propulsor un motor de dos tiempos König que en un principio había sido diseñado para montar en lanchas fueraborda. Vamos, la locura. Lo magnífico de todo ello es que Kim Newcombe lo hacía todo: la desarrolló, la construyó, la mantenía entre carrera y carrera y además la pilotaba como un demonio alado.

Kim Newcombe

En su primer año, 1972, acabó décimo en el mundial puntuando solamente en cuatro carreras. Pero de estas cuatro, dos acabó en el cajón en tercera posición. Arrancaba la temporada subiéndose al pódium en Alemania para repetir la misma posición de nuevo en la carrera de Alemania del Este. Amos triunfos se los llevaba Giacomo Agostini.

Al año siguiente, 1973, arrancó al máximo. No empezó demasiado bien en Francia, con una quinta posición pero en Austria volvió a ser tercero. No participó en las dos siguientes carreras, Alemania y la Isla de Man. Pero en Yugoslavia llegaría su primera victoria, seguido de un segundo puesto en Yugoslavia y un cuarto en Bélgica. Y todavía repetiría un tercer lugar en Suecia.

Por desgracia, la última carrera de la temporada que se celebró el 23 de septiembre de 1973 en el Jarama nunca vio en la parrilla de salida a Kim Newcombe. Un mes antes, el 11 de agosto, participaba por última vez en una carrera no puntuable en Silverstone.

Tenía la costumbre de darse un paseo por el circuito antes de la carrera y cuando llegó a la primera curva, Stowe Corner, observó que el muro exterior no estaba protegido con balas de paja por lo que se lo hizo saber a los comisarios. La curva era peligrosa pero igualmente le dijeron que no era necesario protegerlo más de lo que estaba.

Ya en carrera, Kim Newcombe perdía el control de su König precisamente en esa curva y fallecía tres días después en el hospital debido a las heridas que se produjo contra el muro de hormigón exterior. Aun así, acababa segundo ese año con 63 puntos y por delante de Giacomo Agostini.

El documental Love, speed & loss relata su vida, sus logros y la desgracia final. Merece la pena verlo aunque está en inglés. Aunque con una frase podemos resumir toda la historia:

El arriesgó su vida por el premio final. Ella pensaba que ya lo tenía...

Vídeos y fotos | Moto Grup Tortugas Datos | Unas cuantas horas de búsqueda en bases de datos (Wikipedia, MotoGP, libros...)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios