Compartir
Publicidad

Cuatro razones por las que me gusta más Moto2 que MotoGP

Cuatro razones por las que me gusta más Moto2 que MotoGP
47 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Tenía este post en borradores de hace tiempo, me apetecía comentar que en mi opinión a MotoGP se le está haciendo dura la madurez. Carreras como la de la lesión de Randy de Puniet, con un puñado de pilotos por los suelos y lesionados y dejando la parrilla en cuadro, o bien la última victoria de Jorge Lorenzo me han dado alas para desempolvar esto y contaros por qué me gusta más Moto2 que MotoGP. Y tiene que notárseme porque no dejo de dejar perlitas sobre lo escueto de la parrilla.

Pero antes de empezar, una ración de disclaimers, que siempre vienen bien y además ayudarán a que todos sepáis a santo de qué viene esto, por qué aparentemente cargo contra MotoGP, y mucho más. Lo primero es que siempre he disfrutado de las carreras competidas. Siempre me ha fascinado el hecho de que existan los pilotos y de que la competivividad sea máxima en cualquier rincón de la parrilla. Da igual que compitas contra superseries (léase súper equipos o súper pilotos), como que compitas contra pilotos privados (Juan López Mella, el trueno de Lugo, que en paz descanse y al que muchos recordamos con mucho cariño). Lo que importa es exprimir tu máquina, superarte, competir, y ganar… al menos en relación con tus iguales.

Otro factor de peso, ¿dónde se ha visto, aparte de la NASCAR, una competición de alto nivel en la que todos los pilotos, o el 98% de ellos, tengan acceso a los puntos a menudo? Para mí la NASCAR es la excepción porque es muy peculiar, pero nunca ha sido la tónica general de los campeonatos de élite, y no nos apetece llegar a que se imponga el accesit como buen deportista a los dos que se quedan fuera de puntos. Se han ganado campeonatos gracias al valor de un miserable punto (Emilio Alzamora es testigo), y precisamente si se democratiza el punto, pierde todo su valor.

Cuatro ventajas de Moto2 sobre MotoGP

1.- La parrilla

Parrillas nutridas es lo que queremos. Cuarenta y pico pilotos partiéndose los nudillos para conseguir puntuar, adelantamientos espectaculares, por qué no, doblados en pista o pilotos con ritmos diferentes. En la diversidad está el gusto y aquí más que nunca. En una competición que no tiene limitaciones en cuanto a posibilidades de adelantamiento, cuantos más pilotos tanto mejor. En MotoGP, 17 pilotos mal contados, adelantamientos “que deciden la carrera” en la tercera curva… No, eso no fomenta la afición ni da emoción, bajo ningún punto de vista imagino.

2.- Diferentes protagonistas

Salvo Toni Elías, que es el que más victorias ha conseguido, la variedad de ganadores de la categoría le dan un gran punto a favor sobre MotoGP. Poco que comentar aquí, ha ganado Rossi, ha ganado Pedrosa, pero ha requete ganado Jorge Lorenzo.

3.- Igualdad de condiciones teórica

Todos parten del mismo punto, motores iguales, similares prestaciones, la diferenciación está en la puesta a punto y en las manos del piloto, y aunque a medida que avance la competición y sobre todo la siguiente temporada las cosas vayan cambiando (por intereses económicos sobre todo), la igualdad de partida es lo que nos ha enganchado a esta categoría que en un principio algunos casi rechazamos inconscientemente.

4.- Novedad

Handicap para mí al principio, gran ventaja ahora que he visto lo que nos da esta categoría. La novedad de Moto2 ha organizado mucho recvuelo medático, dimes y diretes sobre si sí o si no nos gusta, y todo lo que queramos. Pero precisamente esa novedad nos ha hecho ver que otros campeonatos son posibles, que no nos hacen falta motos de ultimísima tecnología para disfrutar de las motos (las 125 llevan mucho tiempo diciéndonoslo) ni super pepinos. Hace falta crear un campeonato abierto, accesible, nutrido en participantes, y con dificultades a la hora de conseguir victorias. Que sea un mundial de pilotos. Algo que tenemos hoy pero que probablemente dejaremos de tener en un futuro.

Moto2, ¿madurará bien o mal?

Es la gran duda. El año que viene no sabemos qué nos deparará este campeonato, posiblemente los equipos presionarán para abrir más la mano a poner dinero para desarrollos, habrá más diferencias... lo que queramos, pero la verdad es que si eso ocurre sería una pena. Creo que en motos lo ideal es un campeonato asequible, moderado en el tema tecnológico (o sea, en costes), y explosivo. En esto destaca Superbikes, pero también Moto22 cumple bastantes de esas premisas.

En mi opinión, MotoGP está llegando a un extremo de agotamiento, hay poca variedad y hay pocas fábricas que quieran permitirse el desembolso económico tanto en máquinas como en capital humano, y podríamos decir que MotoGP puede estar muriendo de éxito. A mi no me gusta nada esta situación, pero no puedo evitar recordar los tiempos del 500cc, al menos teníamos más parrilla. O a lo mejor es que éramos más jóvenes y nos emocionábamos más. No sé.

Solo se que me ha gustado la experiencia de no saber quién es el favorito para la siguiente carrera.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio