Compartir
Publicidad

Julián Simón volvió a incendiar Villacañas, ¡espectacular el Sixty Rider Festival!

Julián Simón volvió a incendiar Villacañas, ¡espectacular el Sixty Rider Festival!
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Comenzó como una iniciativa del piloto manchego para acercar las motos a su pueblo natal, pero tras ocho ediciones ya se ha convertido en una ineludible tradición para los moteros. ¿¡Qué digo tradición!? El Sixty Rider Festival de Julián Simón es ya toda una religión. Es una máquina de crear fieles: el que prueba, siempre repite.

En este 2016 volvió a contar con asistentes de auténtico lujo, procedentes de todas las categorías del Campeonato del Mundo de MotoGP. Desde la clase reina, representada por el colombiano Yonny Hernández, hasta Moto3, con el madrileño Jorge Martín o el balear Joan Mir. Sin olvidarnos del gran representante español en el Mundial de Superbike, el carismático Jordi Torres. Y muchísimos más.

Un recuerdo muy especial

A los más conocidos se unieron promesas de futuro como Alonso López y Dani Valle, y caras habituales como la del periodista Santi Ayala, todo un fijo en el evento. En este 2016, después de una ruta y homenajear a los moteros ausentes, el encargado de empezar a llenar Villacañas de olor a gasolina fue el stunt rider más famoso de España, Emilio Zamora, que hizo las delicias de los asistentes con sus espectaculares trucos.

Repuestas las fuerzas y lleno el estómago, la tradicional firma de pósters dejó sitio al plato fuerte del día: los espectáculos de pit bikes y, sobre todo, de dirt track. Ver a todos esos afamados pilotos cruzando sus monturas en derrapes imposibles es uno de los grandes reclamos del festival, que de nuevo no decepcionó.

Y, por supuesto, no pudo faltar el homenaje, aquel que ninguno de los presentes hubiese querido tener que hacer. Después de mostrar una lona con recuerdo a Daijiro Kato, Shoya Tomizawa, Marco Simoncelli, Dani Rivas, Bernat Martínez y, por supuesto, Luis Salom. El Mexicano estuvo muy presente en el Sixty Rider Festival, que le dedicó el mejor recuerdo posible: un minuto de gas a tope.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio