Compartir
Publicidad

La maldad humana no tiene límites, robar para nada la moto adaptada de un discapacitado lo confima

La maldad humana no tiene límites, robar para nada la moto adaptada de un discapacitado lo confima
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una de las cosas que más odiamos los motoristas son los ladrones. Esos desalmados amigos de lo ajeno son capaces de desvanecer todas las ilusiones de cualquier aficionado y convertirlas en frustración a cambio de unos pocos euros en piezas. Lo que te vamos a contar hoy va mucho más allá de eso.

Dave Parker es un motorista como tú y como yo, tiene 53 años y hace 15 perdió un brazo en un accidente de moto. Lejos de perder la ilusión por el motociclismo compró una Honda CBR600F que tuvo que adaptar específicamente para poder usarla como su único medio de transporte. Por desgracia, hace un par de semanas mientras Dave paseaba a su perro, unos ladrones forzaron la puerta de su garaje y le robaron la moto.

Días después del robo, la Honda CBR600F adaptada fue encontrada, pero en un estado totalmente inservible

Acciones así hacen perder cualquier tipo de ilusión en la humanidad, viendo cómo alguien es capaz de robar el único medio de transporte de una persona discapacitada. Una mercancía robada a la que no van a sacar demasiado partido precisamente, puesto que las modificaciones únicas realizadas por Dave la hacen casi inservible para cualquier otro motorista.

Los mandos del manillar derecho se reposicionaron en el izquierdo, mientras que la estribera derecha se adelantó para compensar la falta de movilidad en su pierna derecha y la ausencia de apoyo sobre el manillar derecho.

Moto Discapacitado

"Es la única moto que puedo conducir, y se la han llevado"

"Es la única moto que puedo conducir, y se la han llevado. Sólo tengo un brazo y está adaptada específicamente para mí, así que no le servirá de mucho a nadie más. Seguramente ni siquiera puedan arrancarla, no sé que estarán haciendo con ella" se lamentaba Dave en declaraciones realizadas a Hull Daily Mail.

Unos días después la CBR fue encontrada, pero en un estado lamentable, despiezada sólo en parte, lo justo para quedar inservible. Los ladrones quitaron los carenados y el depósito sin tocar las piezas mecánicas (las más valiosas para su venta) y con signos evidentes de haber sido maltratada y haber sufrido una (o varias) caídas.

Por un rato de diversión o por sacar un mínimo rédito económico, los ladrones han demostrado su estúpida absurdez privando a Dave de su único medio de transporte. Un total desconocido llamado Nick Andrews al enterarse de la noticia ha lanzado una campaña en Gofundme para conseguir dinero con el que Dave pueda hacerse con otra moto. La campaña lleva 11 días y casi han alcanzado el objetivo de 3.500 libras (4.105 euros).

Dave, al enterarse, agradeció la acción pero afirmó que todo el dinero que se recaude irá destinado a la Asociación Nacional de Motoristas con Discapacidad.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio