Publicidad

Estos son los seis errores más comunes cuando se usan los patinetes eléctricos, y que son sancionables
Seguridad

Estos son los seis errores más comunes cuando se usan los patinetes eléctricos, y que son sancionables

Publicidad

Publicidad

Que los patinetes eléctricos y el resto de Vehículos de Movilidad Personal (VMP) son una solución práctica y eficiente de movilidad está bastante claro, pero aún nos queda mucho camino por recorrer para integrar de manera apropiada a este tipo de vehículos dentro de la circulación.

Por una parte aún no tenemos una normativa específica para ellos, pero eso no quiere decir que su utilización esté exenta de deberes y responsabilidades. Por desgracia aún cometemos muchos errores usando los patinetes eléctricos que vamos a repasar a continuación.

No usar el casco

Madrid Central 020

No, es cierto que los patinetes eléctricos no requieren el uso obligatorio del casco, al menos no en la mayoría de las ciudades, pero sí que es un elemento de seguridad realmente importante del que no deberíamos olvidarnos en ningún momento.

Hay que recordar que los patinetes eléctricos son vehículos capaces de alcanzar (legalmente) los 25 km/h o superar esta velocidad (ilegalmente), y por otro lado sus ruedas de pequeño diámetro los convierten en conjuntos poco estables frente a las irregularidades del terreno, pudiendo sufrir caídas con facilidad.

Según un estudio del Departamento de Salud Pública de Austin (Texas) un 33% de los usuarios de patinetes eléctricos reconoce haber resultado herido en el primer uso y el 63% admite algún tipo de lesión en las nueve primeras veces que se ha montado en uno.

La mayoría de las lesiones de consideración provocadas por caídas en patinete eléctrico resultan en traumatismos craneoencefálicos por el tipo de caída, así que el uso del casco es mucho más que recomendable.

Circular indiscriminadamente por la acera o zonas peatonales

Madrid Central 025

Actualmente seguimos sin una regulación estatal implementada por la Dirección General de Tráfico que abarque a los Vehículos de Movilidad Personal. Todavía estamos a la espera de la normativa que recoja a los VMP como vehículos dentro del Reglamento de Circulación, así que por el momento son los ayuntamientos los encargados de regular la proliferación de patinetes eléctricos vía ordenanzas.

En la mayoría de las ciudades que se han metido a regular el uso de patinetes eléctricos hay un denominador común. Si bien hay casos extremos como en Barcelona donde se prohíbe su uso por las aceras, hay otras ciudades en las que sí se permite bajo determinadas condiciones de civismo como en Madrid si lo hace circulando a velocidad de peatón.

Ahora bien, que se permita en determinados caso su uso por las aceras no significa que puedan utilizarse por la acera a 25 km/h, o que se puedan utilizar en cualquier acera por estrecha que sea invadiendo el espacio reservado para los peatones con un vehículo.

Patinete Electrico 5 Un patinete eléctrico mal estacionado en la calzada, fuera de zona de aparcamiento.

Pero esta posibilidad de uso no quiere decir que se pueda alternar entre calzada y acera de manera indiscriminada. Está absolutamente prohibido que un patinete eléctrico que circule por la calzada y llega a un semáforo en fase roja invada un paso de peatones y cruce por la acera para posteriormente reemprender la circulación por la calzada.

Este hecho supone una infracción del artículo 121.5 del Reglamento General de Circulación que reza que "la circulación de toda clase de vehículos en ningún caso deberá efectuarse por las aceras y demás zonas peatonales", y supone una sanción de 200 euros.

No señalizar las maniobras

De la misma manera que se desprende en el punto anterior, un patinete eléctrico está circulando por vías públicas y por lo tanto es un vehículo a motor que debe someterse a unas normativas mínimas, pero además debe saber convivir y relacionarse con el resto de usuarios de la vía.

Al igual que ocurre en las bicicletas (al menos en teoría) aquellos VMP que circulen por vías abiertas al tráfico deben señalar sus maniobras para que el resto de conductores puedan estar prevenidos sobre los movimientos que va a realizar. Detenerse, girar a derecha o girar a izquierda de la misma manera que se hace (o debe hacerse) en bicicleta.

Precisamente por tratarse del mínimo exponente de vehículo en circulación, el patinete eléctrico es el vehículo más expuesto y vulnerable de cuantos pueden encontrarse en la calle, así que sus usuarios deberían prestar un especial interés en hacerse ver ante el tráfico y dar a conocer sus maniobras de una manera clara y precisa.

No respetar la señalización vial ni las preferencias de paso

Ed Patinete Bicicleta Paso Peatones

La accesibilidad al uso de patinetes eléctricos, especialmente aquellos de uso compartido, genera una falsa sensación de libertad entre sus conductores. La utilización de estos dispositivos de manera asequible y ágil provoca que muchos de los usuarios no se ajusten a la normativa de circulación.

Y es que además según los datos reflejados en un informe elaborado por RACE, Castrol y BP, los usuarios de Vehículos de Movilidad Personal se creen en cierta manera impunes a las sanciones por hacer un mal uso de estos vehículos.

Así no es difícil encontrarse en grandes (o no tan grandes) ciudades a VMP que hacen caso omiso de la señalización que regula el tráfico, circulando en dirección contraria o saltándose semáforos. En estos casos y contra su percepción habitual, sí pueden ser sancionados por las autoridades.

Conducir un patinete bajo el efecto de alcohol o drogas

Patinete Electrico 9

A estas alturas debería sobrar decirlo, pero parece que no está de más recordarlo. Debemos insistir en que los VMP son vehículos, y son vehículos que circulan, por lo que deben estar sometidos a unas normas mínimas de comportamiento dentro del tráfico rodado.

Es por eso que sus usuarios no pueden conducir este tipo de vehículos bajo los efectos del alcohol ni de las drogas, pues estas sustancias pueden reducir sus capacidades psicomotrices pudiendo provocar accidentes con consecuencias tanto para sí mismos como para otros usuarios.

Con el reglamento en la mano, al no estar considerados aún como vehículos, si bien a un conductor de patinete eléctrico circulando bajo los efectos del alcohol o las drogas no se le considera un conductor, sí se le puede requerir para un control. En caso de positivo no se le imputará un delito contra la seguridad vial (de momento).

El caso más reciente lo vimos en Zaragoza donde una mujer chocó con su patinete eléctrico contra un árbol y al acudir la Policía Local al lugar del incidente la mujer dio un positivo de 0,65 mg/l de aire expirado, imponiéndole una sanción administrativa de 1.000 euros.

Aparcar de manera anárquica

Patinete Electrico 2 Un patinete eléctrico de Lime mal aparcado frente a la salida de una parada de metro, en medio de la acera y sobre pavimento tacto-visual.

Que sean Vehículos de Movilidad Personal, que ocupen poco espacio, que sean ligeros y que aún no estén recogidos en el Reglamento General de Circulación como vehículos no implica que los patinetes eléctricos puedan aparcarse en cualquier sitio y de cualquier manera.

Este problema atañe de manera casi exclusiva a aquellos miles de patinetes eléctricos que pueblan ciudades como Madrid gracias a la proliferación de empresas de alquiler de VMP, pero representa un problema para todos los transeúntes e incluso para el resto de vehículos.

Patinete Electrico 3

Dentro de la Ordenanza de Movilidad Sostenible que regula el uso de patinetes eléctricos en la capital y sobre la que se basan las ordenanzas de otras ciudades españolas por ser la más completa vemos que la acera debe ser el último recurso de aparcamiento para los VMP, pero en cambio es donde los vemos con mayor asiduidad.

Los patinetes eléctricos deben aparcarse en las zonas de estacionamiento habilitadas, en las zonas de estacionamiento en la calzada sin ocupar más de 2 metros y sólo en la acera cuando sean amplias, se estacionen próximos al bordillo y dejando 2 metros con respecto a pavimentos tacto-visuales.

En Motorpasión Moto | Harley-Davidson ya tuvo un scooter en los '60, y podría volver ahora como una moto eléctrica del siglo XXI

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir