Publicidad

Probamos el Peugeot Metropolis 400: un scooter de tres ruedas sin carnet que destaca por potencia y buenos acabados
Scooter

Probamos el Peugeot Metropolis 400: un scooter de tres ruedas sin carnet que destaca por potencia y buenos acabados

El Peugeot Metropolis 400 acaba de renovarse, y por suerte la marca francesa ya nos ha dejado probar su scooter de tres ruedas. Antes ya era un producto interesante, pero ahora se ha convertido en un felino con aún más garra, y además lo ha hecho en prácticamente todos los aspectos.

No sólo es más potente y respetuoso con la normativa Euro5, sino que también está mejor equipado que nunca y sus acabados han vuelto a dar un paso adelante. El resultado es un scooter que si bien es poco conocido en nuestro mercado, tiene buenas prestaciones y al que podríamos englobar sin complejos dentro del segmento premium.

Peugeot Metropolis 400: la evolución del león

Peugeot Metropolis 400 2020 002

Por primera vez en la historia, el león de Peugeot se ha mostrado en movimiento. No ha sido una casualidad que hayan dado vida al logotipo de la marca, y es porque Peugeot Motorcycles está cobrando cada vez más importancia para el conglomerado galo. Tanto es así que la implicación ha sido más estrecha que nunca entre la marca de coches y la división de motos.

Los centros de diseño de ambas marcas han trabajado codo con codo para renovar al que ahora es la tercera generación del Metropolis. Un león con tres ruedas que tiene argumentos más que suficientes para convencer a todos los que se estén planteando cambiar de montura.

Y es que esta nueva normalidad está trayendo cambios sustanciales en la movilidad. Por un lado la vuelta de los trabajadores a sus puestos de trabajo se está haciendo con un uso menor del transporte público; por el otro lado no todo el mundo puede ir a trabajar en coche. El resultado es un repunte en las motos de 125 cc y los ciclomotores para llevar con el carnet de coche, pero también con los scooter de tres ruedas.

Peugeot Metropolis 400 2020 Prueba 006

Los scooter homologados como triciclos están consolidándose en el mercado, y Peugeot sigue confiando en que su Metropolis es una alternativa totalmente válida. Por eso los diseñadores e ingenieros franceses han dado una nueva vuelta de tuerca al concepto nacido en 2013 como alternativa a los Piaggio MP3.

Así, de un primer vistazo, podemos ver una evolución del Peugeot Metropolis, con un diseño más agresivo y robusto que simula el perfil poderoso de un león y su melena. Las líneas son más marcadas que nunca, pero sobre todo llaman la atención las similitudes con los últimos automóviles de Peugeot.

En el frontal los grupos ópticos incluyen ahora luz diurna LED con disposición vertical, simulando los colmillos del león. Mientras tanto en la parte trasera son los pilotos con luces de posición simulando un zarpazo a cada lado nos recuerda al diseño que se estrenó en 2016 con los Peugeot 3008 y 5008.

Peugeot Metropolis 400 2020 001

Los cambios incluidos en esta nueva generación no son sólo estéticos, como podrían ser los elementos de aspecto cromado en el exterior para darle ese toque sofisticado. También hay modificaciones en la parte ciclo como las llantas, que en el tren delantero doble ahora son de 13 pulgadas y se combinan en dos colores.

Lo cierto es que estéticamente el Peugeot Metropolis es bastante atractivo, más aún en ese poderoso color azul al que es muy difícil captar su tonalidad real en fotos pero que le sienta realmente bien.

Pasamos de lo estético a lo práctico, y nos subimos a lomos del nuevo Metropolis 400 para comprobar que la renovación ha sido muy muy profunda. El puesto de conducción destaca por dos factores: el primero de ellos es el cuado de mandos con dos esferas analógicas y entre medias una nueva pantalla digital TFT de cinco pulgadas.

Peugeot Metropolis 400 2020 004

Dentro de las opciones que nos ofrece, el i-Connect nos permite conectar un smartphone vía Bluetooth con el que gestionar las llamadas entrantes, ver parcialmente los mensajes o mostrarnos las indicaciones del GPS si marcamos una ruta a través de la aplicación de la marca.

La pantalla en sí misma no tiene una gran resolución ni cuenta con colores especialmente vivos, pero sí que es bastante vistosa con animaciones similares a las que se utilizan en los coches de la firma y nos aporta una buena cantidad de información adicional. Cierto es que algunos indicadores como el reloj horario o el termómetro exterior se muestran con números excesivamente pequeños.

Otro de los grandes detalles que nos ha llamado la atención (y para bien) del Peugeot Metropolis es que es el único scooter de tres ruedas del mercado que tiene suelo plano. Este detalles con cada vez menos presencia en el mercado es muy cómodo a la hora de subir y bajar, amplía el espacio de carga y nos ofrece mucho espacio horizontal, aunque longitudinalmente los que tengan los pies un poco grandes sí se verán un tanto encajonados.

Peugeot Metropolis 400 2020 013

Hablado del espacio de carga, el Peugeot Metropolis 400 va bien servido, aunque sin excesos. Tras el escudo tenemos una generosa guantera mientras que bajo el asiento el hueco nos permitirá guardar muchos objetos, pero no un casco. El espacio para el casco queda reservado al maletero, que se abre de manera independiente y da cabida a un casco integral. Justo, pero cabe.

La apertura de todos los cierres es electrónica y se hace de manera centralizada desde los botones que se encuentran bajo el manillar. Ninguno de los cajones dispone de amortiguadores de apertura, pero sí se bloquean; de manera firme el maletero y no tanto el asiento.

Un scooter de tres ruedas y 36 CV más que solvente

Peugeot Metropolis 400 2020 Prueba 010

Una vez pertrechados, arrancamos al Peugeot Metropolis 400 y la verdad es que para ser un Euro5 nos regala un sonido bastante intenso y algunas vibraciones. El león se hace notar cuando se despierta mientras nos subimos a su lomo.

El asiento del Metropolis 400 está situado a 780 mm de altura, sólo 15 mm menos que en el Yamaha Tricity 300, pero llegamos al suelo con mucha más facilidad gracias a que es un asiento más comedido, sobre todo en sus laterales. A cambio, su mullido es más duro y hay menos espacio longitudinal.

La posición de conducción es buena en general gracias al suelo plano y con sus limitaciones propias: dejando las rodillas casi a 90º y sin posibilidad para estirar las piernas. Un buen detalle es que la pantalla es regulable en altura sin herramientas. La regulación se hace desde la parte delantera, pulsando sobre los dos botones de los soportes de la pantalla, por lo que ha de hacerse en parado y bajados de la moto.

Peugeot Metropolis 400 2020 006

Desbloqueamos el sistema de suspensión y, sí, el Metropolis se siente como una moto, pues se deja tumbar penduleando de un lado al otro. Soltamos el freno de estacionamiento (oculto en el manillar en la pieza bajo el logotipo de la marca) y giramos el gas para emprender la marcha.

Los primeros metros los realizamos con tiento, pues siempre es necesario un breve proceso de adaptación en estos casos, pero la naturalidad del Metropolis 400 es elogiable. Todo aquel que haya llevado una moto o ciclomotor se entenderá rápidamente con este scooter.

Sí es cierto que el tacto de la dirección no es tan natural. Se percibe una cierta resistencia a la inclinación al callejear y movernos entre los coches en entornos urbanos, dejando un comportamiento un tanto pesado al que hay que acostumbrarse y obligándonos a hacer algo más de fuerza de la cuenta sobre el manillar. Un Tricity 300 se siente mucho más liviano en este aspecto.

Peugeot Metropolis 400 2020 012

Tanto en ciudad como circulando hacia terrenos más abiertos es fácil notar que el motor tiene músculo. Este león está dotado de un propulsor monocilíndrico de 399 centímetros cúbicos refrigerado por agua y de desarrollo propio. Peugeot Motorcycles ha concebido este nuevo propulsor conforme a la normativa Euro5, y aun así sigue pudiendo presumir de ser el más potente de la categoría, con 36 CV y 38,1 Nm de par motor.

Estas cifras traducidas en la práctica nos deja con un scooter que pesa bastante con 271 kg en seco sobre la báscula (239 kg para un Tricity 300), pero a cambio es un motor que enseña los dientes. En el momento de la arrancada parece ser lento, pero sólo hasta que rompe su estado de reposo.

Tanto en recuperaciones como en velocidad máxima nos deja con muy buen sabor de boca. Acelerar fuerte a la salida de las curvas y encontrar la respuesta que esperamos es tan satisfactorio como su capacidad para acometer adelantamientos en carreteras convencionales. Ha pegada de sobra. Bien por Peugeot.

Peugeot Metropolis 400 2020 Prueba 011

En comparación con el Piaggio MP3 con el comparte mayor similitud en cuanto a motorización, peso y dimensiones, el Peugeot Metropolis 400 nos ha parecido que cuenta con una mejor respuesta. El motor es lineal pero poderoso y es capaz de mantener velocidades de crucero altas sin despeinarse.

El comportamiento del chasis y las suspensiones (monoamortiguador delantero y doble amortiguador trasero con recorridos de 150 y 80 mm respectivamente) tiene muchas luces y algunas sombras. Una vez rompemos esa pereza de la dirección que mencionamos antes, el bastidor ofrece un tacto predecible y neutral, con una dosis de estabilidad muy alta.

Conduciendo el Metropolis en carreteras de curvas reviradas buscamos los límites y lo cierto es que no son fáciles de encontrar para un usuario normal. Se puede tumbar mucho y de una manera muy segura, pues el tren delantero no hace tope, ni tampoco roza ningún elemento con el asfalto con facilidad.

Peugeot Metropolis 400 2020 007

Dentro de la trayectoria el Metropolis 400 es realmente estable, en buena parte también como consecuencia de un conjunto de suspensiones que tiene tanto en el tren delantero como el trasero un tarado bastante duro; más seco que confortable. Por este mismo motivo, los baches dentro de la curva provocan ciertos rebotes. Un punto extra de progresividad no estaría mal.

En lo referente al apartado de frenos, el Peugeot Metropolis cuenta con un doble disco en el tren delantero con 230 mm de diámetro y un tercer disco en el eje trasero de 240 mm. Además de sistema antibloqueo, el Metropolis está dotado de un sistema de frenada combinada.

Peugeot Metropolis 400 2020 003

Sobre el asfalto este triciclo se aprovecha de las dos ruedas en el tren delantero para permitirnos frenar muy fuerte y muy dentro de la curva. Nos faltaría un punto de efectividad tanto frenando con la maneta derecha como con la izquierda, suponemos que derivado del elevado peso del conjunto. Es efectiva, aunque no todo lo que podría ser.

Incluye también señalización de emergencia al detectar frenadas fuertes, activando los intermitentes de manera automática. En este caso el pedal de freno está bien integrado y no nos resta apenas espacio, aunque su actuación no es del todo cómoda al estar muy pegado contra la parte trasera del escudo.

El lado premium de los scooter de tres ruedas

Peugeot Metropolis 400 2020 Prueba 004

Y ahora vamos a responder una cuestión básica: si tiene tres ruedas y se aguanta él solo en vertical, ¿te puedes caer? Pues sí, te puedes caer. Al funcionar como una moto, el Metropolis se inclina y pese a tener una doble rueda delante hay un máximo de inclinación que no habría que sobrepasar para garantizar la adherencia.

Lo que sí hay que tener en cuenta es algo que ya hemos visto que ocurre en otros modelos. Al llegar a un semáforo podemos activar el bloqueo de la suspensión delantera y evitar bajar los pies al suelo. Ahora bien, su desactivación se realiza automáticamente cuando volvemos a accionar el acelerador, y lo hace además de manera inmediata. Hay que salir con decisión desde el primer momento y con una posición bien vertical. Dudar con el puño derecho, arrancar muy despacio o sin estar bien verticales puede traducirse en un pie a tierra de emergencia.

La verdad es que hay que reconocer que el Peugeot Metroposlis 400 es una opción muy interesante para alguien que venga del mundo de los coches y busque un vehículo con las prestaciones y agilidad de un scooter medio pero no tenga carnet de moto.

Peugeot Metropolis 400 2020 014

El nivel de los acabados es realmente bueno, así como las prestaciones y su equipamiento tecnológico. Hay disponibles dos niveles de acabado: Active con pantalla digital de 5 pulgadas, conexión de 12V, respaldo ajustable y un solo color de carrocería o Allure, con todas las bondades de equipamiento tales como conexión USB, i-Connect, arranque sin llave o espacios de carga tapizados.

Los precios del Peugeot Metropolis 400 son de 8.799 euros para el acabado Active y 9.399 euros para el Allure. Es decir, es un scooter entre 800 y 1.400 euros más caro que el Yamaha Tricity 300 (7.999 euros), y también por encima de los 7.822 euros del Piaggio MP3 350 y 8.499 euros del Piaggio MP3 500 HPE Business, las dos opciones más asequibles del fabricante italiano.

Peugeot Metropolis 400 2020 Prueba 002

Peugeot Metropolis 400 2020 - Valoración

6.8

Motor 8
Vibraciones 6
Cambio N/D
Estabilidad 8
Agilidad 5
Suspensión delantera 7
Suspensión trasera 6
Freno delantero 6
Freno trasero 6
Comodidad piloto 8
Comodidad pasajero N/D
Consumo N/D
Acabados 8
Estética 7

A favor

  • Motor poderoso
  • Acabados por encima de la media
  • Buena protección aerodinámica
  • Estética elaborada

En contra

  • Vibraciones perceptibles
  • Tacto de dirección pesado
  • Hueco justo para una casco integral
  • Precio elevado

Peugeot Metropolis 400 2020 - Ficha técnica

Motor
Tipo Monocilíndrico, cuatro tiempos, inyección electrónica
Cilindrada 399 cm3
Compresión N/D
Arranque Eléctrico
Diámetro x carrera 84 mm x 72 mm
Potencia 36 CV a 7.250 rpm
Par motor 38,1 Nm a 5.750 rpm
Refrigeración Líquida
Encendido Electrónico
Embrague Variador continuo
Parte ciclo
Chasis Tubular de acero
Suspensión delantera Monoamortiguador hidráulico, 150 mm de recorrido
Suspensión trasera Doble amortiguador, regulable, 80 mm de recorrido
Freno delantero Doble disco 230 mm con pinzas de pistón simple, ABS
Freno trasero Disco de 240 mm con pinza de pistón simple, ABS
Rueda delantera 110/70-13
Rueda trasera 140/70-14
Dimensiones y pesos
Distancia entre ejes 1.500 mm
Longitud 2.152 mm
Anchura 775 mm
Altura asiento 780 mm
Peso en vacío 271 kg
Depósito 13,5 litros
Precio 8.799 - 9.399 euros

El equipamiento utilizado durante la prueba ha sido: Casco Nexx X.R2, chaqueta Spidi Rebel, Alpinestars Radium Denim, botas Alpinestars J-Cult.

En Motorpasión Moto | Muchas motos, muchas curvas y ¡hill climb! Así hemos vivido el Triple S con Harley-Davidson

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios