Compartir
Publicidad
Publicidad
Cuando una locura te cambia la vida, así es tener una exclusiva Bimota DB6 Delirio
Naked

Cuando una locura te cambia la vida, así es tener una exclusiva Bimota DB6 Delirio

Publicidad
Publicidad

Tener una Bimota te convierte automáticamente en alguien que posee una moto muy especial que muy pocos tienen o se atreven a tener. Tal vez sea el miedo a que ya no existe un distribuidor del fabricante italiano en España o simplemente el hecho de pensar que tener una moto un poco más exclusiva es sinónimo de caras facturas en reparaciones y recambios.

Pero ese no es el caso de nuestro protagonista Patrick, un ducatista consagrado que se lanzó a comprar una moto con un único requisito: que el motor fuese de Ducati y con 1.000 centímetros cúbicos. Y pronto encontró la solución a su ecuación en la Bimota DB6 Delirio.

"No se me ocurre mejor nombre que el de Delirio"

Bimota Db6 Delirio 1000ds 20

Cuando nos ponemos a bucear en el mercado de segunda mano para encontrar una moto acorde a lo que estamos buscando hay que tener claro los “filtros” que esta debe pasar para que se venga a casa con nosotros. “La postura tenía que ser más cómoda que una R, pero sin llegar a ir tan erguido como en una trail”, nos comenta Patrick. Otra de las opciones era una Ducati Monster S2R, pero sus 183 cm de altura descartaban por completo este modelo.

Cuando topó con una Bimota DB6 las ideas para solucionar el problema de que moto adquirir, fueron fluyendo, “más grande que la Monster, pero con una posición que no llega a ser incomoda y que te invita a enlazar curvas por carreteras de montaña y con unas especificaciones en cuanto a componentes que justifican su precio”.

Bimota Db6 Delirio 1000ds 18

Antes de todo esto, por su cabeza pasó la idea de comprar una moto y hacer una transformación café racer, pero la inversión que requería el proyecto, los problemas que podía generarle la ITV y saber que la cantidad de dinero invertida no se vería reflejada en una futura reventa hicieron desaparecer ese concepto de lanzarse a por la radial, el martillo y el soplete.

“Acostumbrado a varias Ducati, pensaba que no notaría la diferencia, porque el motor era el mismo”

Con la Delirio, había encontrado ese punto de exclusividad sin tener que estar cruzando los dedos cada vez que fuese a pasar la inspección técnica correspondiente. Así que, contactó con un amigo que había sido piloto profesional y propietario de una Bimota como esta y le comentó la idea que tenía, y rápidamente este le contesto: “adelante, te vas a enamorar”. La verdad es que no estaba equivocado si atendemos a cómo nos habla su propietario de ella.

Bimota Db6 Delirio 1000ds 23

Sin duda, se enamoró el día que fue a verla. Dicen los entendidos que las Ducati son los Ferrari de las motos, pero esta Bimota podría perfectamente considerarse una moto más premium al margen de la marca de Borgo Panigale. “Las Bimota son una obra de arte, están fabricadas artesanalmente y hechas a mano” comenta. Los detalles mecanizados o el basculante tubular son señas de identidad de la DB6 Delirio, y cualquiera que pasa por su lado y que entiende del “mundillo” sabe lo que tiene delante y la mira con ahínco.

“Así es la Bimota, el motor de mis antiguas Ducati, pero con un plus en la parte ciclo que me deja una sonrisa de oreja a oreja debajo del casco cada vez que me subo”

Pero no solo la estética cuenta y el momento de probarla fue toda una sorpresa para él. “Acostumbrado a varias Ducati, pensaba que no notaría la diferencia, porque el motor era el mismo”, procedente de una S2R 1000 y con 95 cv. Nada más lejos de la realidad. Diez minutos fueron suficientes para entender por qué a un fabricante como Bimota se le ocurre liarse la manta a la cabeza haciendo un chasis para un motor de otro.

Bimota Db6 Delirio 1000ds 15

El reparto de masas y las horquillas invertidas de 50 mm con tratamiento DIN firmadas por WP Suspension le dan al tren delantero una estabilidad asombrosa. Este conjunto, unido a un manillar ancho, ayuda a entrar muy bien en las curvas, “tiene un aplomo inigualable”. Además, monta unos frenos Brembo con discos de 320 mm dignos de una moto de circuito que convierten a la Bimota DB6 en un lobo con piel de cordero.

Para Patrick, su moto le recuerda a los preparadores de coches que cogen un deportivo y lo hacen aún mejor, transformando algunas partes y mejorando otras, pero conservando la esencia que ya tienen por sí solos, “así es la Bimota, el motor de mis antiguas Ducati, pero con un plus en la parte ciclo que me deja una sonrisa de oreja a oreja debajo del casco cada vez que me subo”.

Bimota Db6 Delirio 1000ds 8

Uno de los principales escollos a la hora de comprarla, era la obtención de los repuestos, pero todo en la vida tiene solución y él la encontró en su mecánico de Ducati de confianza, Julio, de Ridocci Performance. Hablaron con la propia Bimota y no hubo ningún problema. El motor es más que conocido y el fabricante italiano les ha garantizado los recambios, llegando a ofrecerle la posibilidad de ser distribuidor de Bimota.

La decisión estaba tomada y los ingredientes eran los correctos: un motor que enamora, un chasis espectacular, unas suspensiones y frenos pata negra, una estética 100% italiana y esa pizca de exclusividad que aporta Bimota. ¿Conclusión? La DB6 Delirio está ocupando un hueco el garaje de su casa esperando a que introduzca la llave en el contacto para salir a disfrutar de ella cada vez que puede.

Bimota Db6 Delirio 1000ds 26

Como curiosidad, el nombre de la Bimota DB6, sigue la estrategia del fabricante de nombrar la inicial del fabricante del motor empleado, Ducati, acompañado de su inicial, Bimota, y del número de veces que han usado ese motor en sus modelos. Pero a este modelo le añadieron la coletilla de Delirio y "no se me ocurre mejor denominación".

Fotos | Mario Rodrigo
En Motorpasión Moto | Bimota cambia de manos, y van tres

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos