Yamaha X-MAX 125, prueba (conducción en ciudad y carretera)

Sigue a

Yamaha X-MAX 125

Después del parón medio obligado de ayer debido a un pequeño lumbago (en los próximos días sabréis el porqué), toca enfundarse el casco y subirse a la Yamaha X-MAX 125 que tan buena primera impresión nos causó el lunes y que ya tenemos esperando en las instalaciones de REVEYMO. Desde fuera se nota que es un scooter grande, con aparentemente suficiente espacio para tipos grandes como yo. Vamos a ver…

Yamaha X-MAX 125, urbana cien por cien

Yamaha X-MAX 125

Nos subimos y colocamos en el asiento, mullidito y con un pequeño respaldo para los riñones. Bueno, no exactamente para los riñones, pero era para no decir culo coxis. La caída de los brazos sobre el manillar es muy natural y no está excesivamente cerca ni excesivamente bajo.

Para comprobarlo, prueba de fuego: giro de manillar con los pies colocados en la plataforma y por muy poco me pega en las rodillas. No es algo tan acusado como en su hermana mayor vitaminada, la Yamaha T-MAX 530 que directamente golpeaba contra ellas, pero sí que pega un poco. Veremos si luego incomoda en ciudad pero a primera vista, hasta gente de 1,85 o así se sentirán muy cómodos.

Insertamos la llave de contacto y nos fijamos en un detalle: el protector que hay debajo del bombín para proteger la pieza de color aluminio de posibles ralladuras. Muy buen detalle que me ha gustado.

Yamaha X-MAX 125

Giramos la llave y esperamos al check previo. Apretamos una de las manetas y el monocilíndrico cobra vida con un sonido ronco y muy agradable al oído. Damos gas y recorremos los primeros metros. Se siente ligera y bastante ágil.

Lógicamente la primera prueba a la que la enfrentamos es la salida de un semáforo. Verde y abrimos gas a fondo. El variador deja patinar un poco la moto hasta que engancha completamente y salimos. Me esperaba un poco más de aceleración pero hay que ver el tarado completo ya que puede que se sacrifique algo de aceleración en busca de velocidad punta.

En el siguiente semáforo, prueba de frenos en ciudad. Es una 125 y por lo tanto, el 70% del recorrido lo haremos en estas condiciones así que hay que intentar no dejar nada a la imaginación. Nos acercamos a la línea de detención y contamos: 1.001, 1.002, 1.003… ¡ahora!

Con accionar un poco la maneta, ya tenemos muy buen mordiente así como tacto. El disco delantero sobredimensionado hace fenomenal su trabajo. El trasero de apoyo también va de lujo, con muy buen tacto para saber cuando está a punto de bloquear (la unidad probada no disponía de ABS). Como estamos sentados ligeramente retrasados, nuestro peso también ayuda a evitar que el tren trasero bloquee prematuramente.

Comprobamos como el Yamaha X-MAX 125 tiene un buen radio de giro, suficiente para desenvolvernos por ciudad con comodidad. Además, al final apenas se toca con el manillar contra las piernas a no ser que hagas un giro excesivamente cerrado y entonces, en muchos casos, esa pierna la tendrás extendida para mejorar el equilibrio. Hablando de extender, si no eres muy alto, podrás estirar las piernas ya que la plataforma se prolonga un poco hacia el escudo frontal.

Yamaha X-MAX 125

Por otro lado, la posición de los pies sobre la plataforma me pareció un poco forzada. Me explico: en la postura natural, el túnel central es bastante ancho con lo que te obliga a abrir un poco las piernas ya que los tobillos golpean contra él. Si pisamos un poco más atrás, se acentúa ya que cuanto más nos aproximamos a los estribos del pasajero, menos hueco para los pies tenemos. No es excesivo pero si llamativo ya que en ningún otro scooter me había pasado antes.

Como podemos observar, de momento está consiguiendo muy buena nota en ciudad, pero vamos a ver qué tal se desenvuelve en carretera.

Yamaha X-MAX 125, en carretera se defiende

Yamaha X-MAX 125

Salimos a carretera y apuramos las prestaciones del motor de la Yamaha X-MAX 125. En un tramo recto, llano y despejado comprobamos como es capaz de llegar hasta los 110 km/h de marcador, algo que está muy bien para un scooter de esta cilindrada y con diferencia es el que más velocidad punta ha conseguido de todos los que he probado. Efectivamente el tarado del variador es conservador en cuanto a la aceleración (conservador no quiere decir insuficiente, que os conozco) pero con muy buenas prestaciones en carretera.

Esto también se traduce en que si nos encontramos a alguien que circule a 60-70 km/h, con espacio suficiente podemos incluso plantearnos en hacer un adelantamiento porque el Yamaha X-MAX 125 no nos dejará tirados a la mitad. Incluso si la carretera tiene desniveles, mantendrá cruceros cercanos a los casi 90 km/h de marcador, de nuevo de lo mejorcito en cuanto a los probados.

Pero como no todo es correr, también toca hacer curvas. Porque lo bonito son las curvas (en todo). Llegamos a nuestro tramo de pruebas particular y le damos un poco de alegría al cuerpo. Inmediatamente notamos más aplomo en la rueda delantera que con otros scooter, lo que nos permite atacar las curvas con mayor confianza.

Yamaha T-MAX 125

A medida que nos confiamos, el Yamaha X-MAX 125 se sigue comportando fenomenalmente hasta que el caballete nos dice que está ahí y que ya hemos hecho tope. De aquí para adelante, voy yo sólo si eso me dice así que mejor mantenernos en el ritmo. Su distancia libre al suelo es correcta, quizás un poco menos de lo que me esperaba viendo su buen comportamiento.

Las suspensiones son firmes, en ciudad incluso un poco secas al pasar por alcantarillas o baches pero perfectas para la carretera ya que consiguen un gran aplomo. Sólo si buscamos curvones cercanos a su velocidad punta puede que delante empiece a moverse un poco, pero claro, estamos llegamos al límite del propio concepto.

De nuevo los frenos nos convencen por su tacto y progresividad. Aunque vayamos rápido tenemos la suficiente confianza de que si nos encontramos un imprevisto, el Yamaha X-MAX 125 nos responderá a tiempo y podremos detenernos sin sobresaltos.

Y ya porque hablando, hablando, casi me meto en la autopista y ya no tendría nada que contaros mañana.

Continuará…

En Motorpasión Moto | Yamaha X-MAX 125, prueba (características y curiosidades), Yamaha X-MAX 125, prueba (conducción en autopista y pasajero), Yamaha X-MAX 125, prueba (valoración, ficha técnica y galería)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario