Kymco Yager GT 125i/300i, prueba (conducción en ciudad y carretera)

Sigue a Motorpasion Moto

Kymco Yager GT 125i/300i

Tal y como comentábamos ayer, la Kymco Yager GT 125i/300i sí tiene un tamaño Gran Turismo que permite albergar un piloto de talla nórdica como yo, por ejemplo. Aunque sin embargo, sus dimensiones totales son bastante contenidas por lo que impresionará menos al público femenino a la par de que se siente mucho más ligero.

No lo habíamos comentado todavía pero en la báscula arroja unas cifras de 164 kilos para el Kymco Yager GT 125i y de 173 kilos para el Kymco Yager GT 300i. Para que nos hagamos una idea, el recientemente presentado y probado Kymco K-XCT pesa en báscula, respectivamente, 400 gramos más en cada una de sus dos versiones.

Kymco Yager GT 125i/300i, gran tamaño para todas las tallas

Kymco Yager GT 125i/300i

No subimos al Kymco Yager GT 300i en primer lugar aunque como su tamaño es idéntico, lo que comentemos en uno sirve también para el Kymco Yager GT 125i. Nuestras primeras sensaciones nos recuerda por la postura, sobre todo de las manos, al Suzuki Burgman 125. Sin embargo, la postura que adoptamos sobre el asiento es diferente ya que vamos un poco más altos pero aun así, se llega con facilidad al suelo gracias a la estrechez de este y de la plataforma. El asiento está a 760 mm del suelo.

A pesar de llevar el depósito de combustible debajo de la plataforma plana, esta no está demasiado elevada como en el K-XCT. Era algo que se nos antojaba raro en la postura. Hablando de la plataforma es muy larga con lo que las rodillas no nos pegarán nunca en el escudo aunque seamos patilargos pero además, podremos estirar las piernas hasta una posición más adelantada amén de que podemos transportar objetos con una mayor facilidad.

Kymco Yager GT 300i, agilidad máxima en ciudad

Kymco Yager GT 125i/300i

Giramos la llave de contacto y tras el chequeo pulsamos el botón de arranque. Sonido cien por cien Kymco. Nos llama la atención que tengamos que encender manualmente las luces. Es uno de los precios a pagar cuando un scooter se vende en más mercados en los que no es obligatorio circular con ellas encendidas.

Nos ponemos a recorrer los primeros metros a lomos del Kymco Yager GT 300i. En cuanto giramos el puño del gas, el propulsor nos deleita con un empuje contundente desde las primeras vueltas rebosante de par. Sin embargo, la parte de ciclo también nos revela un comportamiento extraño.

Si nos damos cuenta, cuando aceleramos una moto (se aprecia perfectamente en los scooter), la suspensión trasera se eleva porque al acelerar, la rueda trasera tiende digamos a enterrarse en el suelo. No es la misma dinámica que a la salida de una curva cuando sí se agacha. Aquí, en esos instantes en los que salimos de un semáforo, siempre hay un estiramiento del amortiguador trasero.

En este caso también ocurre pero mucho más acusado. Desde encima da la sensación como si se estrechase muchísimo la distancia entre ejes aunque rápidamente en cuanto hemos cogido algo de velocidad se recupera. Este movimiento no afecta en ningún momento a la estabilidad ni mucho menos, pero estaba ahí y se nos antojaba extraño. O mejor dicho, no extraño pero sí muy marcado.

Kymco Yager GT 125i/300i

Pensamos en un primer momento que ese aumento de recorrido de las suspensiones traía consigo una mayor zona muerta pero tras comprobar levantándonos y volviéndonos a sentar que era el normal, llegamos a la conclusión que podría ser debido a un primer recorrido blando y con poca retención hidráulica que hace su conducción en zonas con mal asfalto muy cómoda.

Y es que además de cómoda el Kymco Yager GT 300i (y el Kymco Yager GT 125i) son extremadamente ágiles entre el tráfico. A la menor insinuación de su manillar ya lo tenemos metido por ese pequeño hueco. Somos el Marc Márquez de los scooter metiendo la moto.

Pero ojo, ágil en este caso no quiere decir nervioso como en otras ocasiones. Pisa perfectamente, sobre todo es necesario que lo haga la rueda delantera por lo que nos podemos apoyar con toda tranquilidad.

La frenada es muy contundente, de lo mejorcito que hemos probado en un scooter teniendo en cuenta las dimensiones de los discos y el segmento en el que se engloba. Son dosificables y tienen mordiente además de saber en todo momento cuánto estás frenando (sobre todo detrás para evitar blocar). De momento no tienen en opción el ABS.

Kymco Yager GT 300i, vámonos por carretera

Kymco Yager GT 125i/300i

El recorrido que realizamos con la Kymco Yager GT 300i contenía mucha ciudad y un poco de carreteras de circunvalación de Barcelona por lo que tampoco es que pudiésemos exprimir al máximo las prestaciones del Yager GT. La verdad es que nos quedamos con ganas de buscarle un poco más las cosquillas, sobre todo para contaros su comportamiento cerca del límite.

Aun así pudimos extraer algunas conclusiones. El motor de 300 (del 125 hablaremos mañana) tiene empuje suficiente hasta los 80-90 km/h lo que nos permite ir por las rondas de la ciudad sin problemas sabiendo que tenemos reserva de gas. En autopista también se comporta bien aunque no pudimos ver cuando la carretera muestra una orografía poco propicia, cuánto es la velocidad que perdemos.

Aquí es cuando tiramos de datos declarados y vemos que el motor obtiene cinco caballos menos de potencia que el Kymco K-XCT 300i por lo que las prestaciones serán un poco inferiores a este. Os recomiendo por lo tanto echar un ojo a la prueba que hicimos en su día.

No tuvimos ningún problema con el caballete inclinando así que aparentemente se encuentra a una altura correcta. La próxima vez me apunto dar un par de vueltas a alguna rotonda que favorezca para ver lo que ocurre. Si no roza… no presta.

La protección aerodinámica es buena así como la visión del tráfico que tenemos detrás a través de los retrovisores. Su ubicación nos permite ver hacia atrás a través de más de tres cuartos del espejo.

Por último destacamos de nuevo los frenos del Kymco Yager GT 300i. Contundentes y con buen mordiente. Podemos atacar una salida de la autopista, ese semáforo que se nos cierra o esa situación de peligro con total confianza incluso aunque seas como yo y te guste frenar con un solo dedo.

Como las prestaciones en carretera y autopista son muy similares, mañana hablaremos de las diferencias en comportamiento con el Kymco Yager GT 125i y lo que nos ofrece para poder llevar al pasajero.

Continuará…

Parte anterior | Kymco Yager GT 125i/300i, prueba (características y curiosidades)
Siguiente parte | Kymco Yager GT 125i/300i, prueba (diferencias y pasajero)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario