Ducati Sport 1000 a fondo, íntimo y personal, primera parte

Sigue a

Ducati-Sport-1000-piloto

Que el hábito no hace al monje es una verdad a medias porque conduciendo una Ducati Sport 1000 enfundado en un mono de piel, las sensaciones se multiplican de tal manera, que es imposible que no aflore el piloto de carreras que todos llevamos dentro. Vivimos épocas difíciles para el sector de la moto, criminalizado en muchas ocasiones. Hay que hacer un acto de fe, inspirar aire unos instantes y recordar que los actuales, son tiempos políticamente correctos antes de girar la llave y dar al contacto.

Mejor comenzamos degustando un café en una terraza deleitando la vista con las lineas de la Ducati mientras esperamos al compañero de ruta que se encargará de la sesión de fotos. Hoy la jornada tendrá sabor a café, a café-racer, que es el estilo que lleva impreso esta moto. Heredera de aquellas 750 sport del año 1973, nos ofrece un look de aquellos años con componentes actuales en la parte de ciclo. La gama a la que pertenece se estratificaba en cuatro modelos con el apellido Sport Clássic, bueno, cinco para no olvidarnos de la Paul Smart. Y digo estratificaba porque desde finales del año 2010 Ducati dejo de comercializarlas.

Ducati-Sport-1000-série

Tres modelos deportivos y uno de corte turístico que comparten todos motor y chasis. El modelo mas amigable es el GT 1000 con asiento de dos plazas y manillar elevado mediante torretas en la tija. Los tres restantes montan semi manillares en todos los casos con las siguientes particularidades:

  • Asiento de dos plazas, semi manillar elevado y basculante recto con dos amortiguadores en la Sport 1000 Biposto.
  • Asiento de dos plazas, semi manillar bajo, basculante recto con dos amortiguadores y carenado superior en la Sport 1000 S.
  • Asiento de una plaza, semi manillar bajo y basculante asimétrico con un amortiguador lateral en la Sport 1000 Monoposto.

Esta última es el modelo que nos ocupa y también será la única que monte un embrague en seco y no en baño de aceite como el resto. Mientras apuramos el café, la Ducati se deja admirar desnuda mostrándonos sus encantos sin ruborizarse lo más mínimo. Las formas del colín y depósito aunque puedan parecer algo planas en las fotos son redondas y bulbosas. El tanque de combustible es bastante largo y la distancia que provoca entre asiento y manillares, por ende, también. Esto a la postre tendrá mucho que ver en las sensaciones de conducción únicas que esta saga de motos producen.

Ducati-Sport-1000-relojes

Mirando el perfil no se antoja cómoda, el asiento se ve casi a la misma altura que el manillar y las estriberas altas y retrasadas. Una Ducati 848 es bastante más cómoda, si se puede hablar de comodidad en modelos deportivos. Chasis tubular habitual de la marca y motor Desmo-Due de doble bujía refrigerado por aire quedan totalmente al descubierto. Llantas de radios con neumáticos de dibujo clásico y retrovisores tipo cuerno anclados en los extremos de los puños ponen la guinda al pastel.

El modelo de esta prueba perteneció a un particular, en concreto a quien os escribe estas lineas, y se instaló algún accesorio que es importante mencionar. En primer lugar un kit de escapes Termignoni que Ducati comercializa junto a una centralita con un mapa de encendido específico y una tapa de filtro de aire de recorrido mas directo. Señalar que no son homologados para carretera abierta ya que no cumple la actual norma de emisiones Euro 3. La razón del montaje de este accesorio es, aparte del sonido característico de estos escapes, evitar los rateos y traqueteos del motor a bajas revoluciones.

Ducati-Sport-1000-Escapes-Termignoni

Con los restrictivos escapes de origen y debido a la lectura de la sonda lambda, la centralita lleva cargada un mapa de inyección que restringe y seca el paso de combustible a bajas vueltas. La moto comienza a dar vibraciones y traqueteos de baja frecuencia. Como se diría en el argot Ducatista, se pone a toser. A cambio se cumple la normativa de emisiones pero se vuelve incomoda de conducir, sobre todo en ciudad. Con el kit Termignoni decimos adiós al catarro pero se aumenta considerablemente el consumo debido al mapa de la centralita dedicada.

Una solución a medio camino muy extendida en el ámbito de Ducati es, junto con unos escapes abiertos y manteniendo la centralita original, instalar un cable con una resistencia que falsea la señal de la sonda lambda. De una manera u otra la moto es ilegal para conducir por carretera. No es que quiera fomentar desde aquí que vayas al margen de la ley, ¡faltaría más!, simplemente te digo “lo que hay” de dominio público, no descubro la pólvora ni mucho menos. Mucha gente se ha quejado de lo poco finos que funcionan estos motores, sobre todo como menciono, a bajas revoluciones. Es parte de la letra pequeña al entrar en el mundo de Ducati.

Fotos | Motorpasión Moto, Arpem
Mas información | Web oficial Ducati
En Motorpasión Moto | Prueba Ducati Sport 1000 segunda parte, prueba Ducati Sport 1000 tercera parte, prueba Ducati Sport 1000 cuarta parte, motos Ducati, historia y milagros

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios