Aprilia SXV con motor Kawasaki ER-6, miniprueba (conducción)

Sigue a

Aprilia_SXV_ER6

Como ésta no es una prueba al uso, sino que es una pequeña toma de contacto, reduciremos a sólo un post la descripción de cómo se comporta. Además, os podréis imaginar que esta Aprilia no es una moto para ir acompañado, ni recorrer largas distancias en autopista cargado de maletas. Ésta SXV con alma japonesa sólo tiene un propósito, ser asquerosamente divertida en carreteras de curvar, mearse sobre deportivas y provocar sonrisas dentro del casco de quien la pilote.

Aprilia SXV con motor ER-6: calentando el ambiente

Aprilia SXV ER-6

Esto me resulta familiar. Pocas veces me subo en una moto de calle que me resulte su postura tan conocida, sugerente y agresiva, pero es que esta Aprilia es la supermotard pura de la marca italiana, y el hecho de haber cambiado de motor no la ha hecho perder ni un ápice de sus aptitudes. Espalda erguida, manos separadas, estriberas bajas y situados con el cuerpo de una trail. Giramos el contacto, el tablero de instrumentos Koso nos recibe, pulsamos el botón de arranque y un rugido contundente es expulsado del silenciador Yoshimura.

A baja velocidad unos pequeños tirones provocados por la inyección nos mantienen con las pupilas dilatadas y esperando a llegar a terreno abierto. El problema de estos tirones reside en la gran cantidad de sensores colocados en la Kawasaki junto al airbox, pero al no disponer de espacio en este engendro se situaron en puntos diferentes y lanzan medidas erróneas. ¿Sabéis cómo se soluciona?, acelerando, así que a dar cera y pulir cera.

Aprilia SXV ER-6

Cuando circulamos a ritmo constante es muy suave, no petardea ni se nota ningún mal ajuste que provoque vibraciones, es perfectamente conducible, sin inercias extrañas. Puedes soltar las dos manos del manillar y no hará ningún gesto raro porque está todo muy bien colocado y no provoca interferencias de funcionamiento.

Mientras nos dirigimos al patio de recreo del león italiano tendremos que pasar por tramos de carretera aburridos y tediosos, pero la estabilidad no se ve comprometida ni resulta una moto incómoda. Puedes ir con ella en autovía sabiendo que no va a sufrir un calentón ni te va a dejar tirado, con la única pega de la autonomía al conservar el depósito de serie de ocho litros, que se reduce a unos escasos 120 kilómetros.

El aire, como os podréis imaginar, te lo comes completamente. No hablamos de una naked, hablamos de una supermotard. Las primeras pueden desviar un poco el aire porque son más o menos polivalentes, pero las supermotard no conocen estas licencias.

Aprilia SXV con motor ER-6: showtime

Aprilia SXV ER-6

Al llegar a la zona de curvas de montaña empezaremos a salivar profusamente. Sabes que estás en una moto que te va a hacer pasarlo bien, y ella empieza a dar rienda suelta a todo su potencial. En curvas lentas se comporta como una moto de supermotard al cien por cien, porque no ha dejado de serlo en ningún momento, y puedes utilizar el estilo pie al suelo plegando la moto hasta que la razón te pare. La estabilidad es intachable y la pegada de un motor de cilindrada media unido a un peso de risa te harán salir disparado entre curva y curva.

En curvas amplias hace gala de una parte ciclo de primera en la que Aprilia no escatimó en gastos al diseñarla y aguanta lo que la eches. Sólo en el caso de que excedamos los límites legales en curvas con mucho apoyo y la moto muy tumbada notaremos que empieza a flanear ligeramente, algo común a todas las motos altas.

Aprilia SXV ER-6

Comparando su aceleración con la SXV original, que con su bicilíndrico en uve hiper-apretado te pega un patadón en el trasero de golpe, ésta puede resultar extraña. El caso es que cuando abres el gas la moto sea brusca y dispare tus niveles de hormonas, pero al derivar de un modelo polivalente tiene una entrega muy lineal y suave, pero que estira mucho más que el motor original, y corre. Vaya si corre

Entre curvas los tramos rectos desaparecen por arte de magia, y al llegar a la siguiente la potencia de frenado de su equipo radial te detiene, pero poco. No por escasez de mordiente, sino porque puedes hacer las curvas mucho más rápido de lo que te puedes imaginar con una moto de calle convencional. ¡Es una locura!, no he probado ninguna moto tan divertida en carreteras abiertas al tráfico. Seguramente porque no es precisamente una moto de carretera.

Aprilia SXV ER-6

Es la moto perfecta para salir de casa con el mono puesto, llegar a cualquier circuito de karting en marcha, desfogarte hasta la extenuación y volver montando satisfecho de un día de trabajo bien hecho y pensando que el lunes tendrás que ir a comprar otras estriberas porque ya has vuelto a desgastar éstas.

Volvemos a devolverla a su legítimo dueño, con una sonrisa de oreja a oreja y dando infinitas gracias al Señor Big por haber tenido la valentía de involucrarse en un proyecto que es diferente al resto, me provoca admiración y gratitud por conocer gente que ama tanto las motos que es capaz de meterse en estos berengenales. Sólo os recuerdo las más de 300 horas de trabajo artesanal a sus espaldas.

A partir de ahora, si os encontráis en carreteras abiertas con una Aprilia SXV a un ritmo demencial mirad su motor, porque quizá no sea tan italiana como pueda parecer.

Ver galería completa » Aprilia SXV ER6 (28 fotos)

En Motorpasión Moto | Aprilia SXV con motor Kawasaki ER-6, miniprueba (características y curiosidades), Aprilia SXV con motor Kawasaki ER-6, miniprueba (conducción)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

25 comentarios