Síguenos

Hayabusa fúnebre

Las tradiciones funerarias y ritos de enterramiento pueden ser muy diferentes dependiendo de la parte del mundo dónde se realicen. Las ceremonias para despedir a los seres queridos son una tradición tan antigua como los comienzos de la historia. Con estos rituales, a parte de guardar luto como una manera de hacer visibles los sentimientos que se tienen hacia la persona que nos ha abandonado, nos sobreponemos a la muerte por la perdida de un ser querido. En nuestro país, lo más habitual es enterrar el cadáver o incinerarlo después de una ceremonia que incluye una misa.

En los países más exóticos se pueden ver maneras cuanto menos curiosas para nosotros de rendir homenaje a los difuntos. Así en Ghana personalizan el ataúd . En el Tíbet prefieren ser pasto para los buitres. En un pueblo de China cuelgan a los muertos en un cerro. Los más modernos servicios hacen que hasta las cenizas del incinerador sean convertidas en carbón que da lugar a una joya para llevar siempre consigo el ser amado. Hay hasta un servicio que pone se pone en órbita haciendo entierros en el espacio. Y claro, los moteros no vamos a ser menos y el que guste, puede contratar servicios funerarios de alta velocidad como veremos a continuación.

Reconozco que estos artículos que llevan la muerte en los talones, nunca mejor dicho, no son lo que se dice de dar “buen rollo” pero a la gente de Motorcycle funerals no parece funcionarles mal el negocio cuando, como reza en su pàgina web, llevan dando servicio diez años. En concreto desde el año 2002. Y tienen modelos de Triumph, Harley Davidson y una Suzuki Hayabusa para tales menesteres. Eso sí, el record de velocidad en Suzuki Hayabusa fúnebre es patrimonio del Pastor Paul Sinclair que se jacta de tener el record de velocidad de ese tipo de vehículos con 189 km/h. Vamos, que como se descuide se le despierta el durmiente pasajero a semejantes velocidades.

Más información | Motorcyclefunerals
Vídeo | Canal de Youtube Paulandmarian

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario