El loro Beto, amante de las motos y de las rutas

Sigue a

El loro Beto

Hoy os traigo una historia que parece ciencia ficción y que nos pasa nuestro amigo Néstor Honrado, precisamente de su lugar de origen al otro lado del charco, concretamente desde la provincia de Tucumán en Argentina. Allí reside el loro Beto, una especie única, amante de las motos y como decía, de las rutas por carretera. Porque lo fascinante de Beto no es que hable (que habla), ni que sea muy listo como sus congéneres (que lo es) sino que mientras el dueño rueda en su moto, el vuela junto a él.

Pero más que el dueño podríamos decir que es su amigo porque la historia tiene miga. Beto vivía en una jaula con las plumas de las alas cortadas, por lo que no podía escapar. Un buen día decidieron dejarle crecer las plumas y darle la libertad. Pero lejos de irse, el loro se quedó junto al que hasta entonces había sido su captor. Síndrome de Estocolmo que dirían algunos.

Un buen día, se subió a la moto y cual fue su sorpresa que Beto empezó a seguirlo. - A ver hasta donde llega. Y llego lejos porque lo siguió todo el recorrido por la ciudad. Volvió a probar, y efectivamente el loro lo volvió a repetir. Y no penséis que va despacio precisamente porque a velocidad media es de 40 km/h pudiendo alcanzar puntas de hasta 80 km/h. Seguro que en algunos momento tiene hasta que exprimir la BMW.

La verdad es que es muy extraño verlo volar tan cerca de la cabeza del dueño pero además, como él mismo dice, manteniendo incluso conversaciones. La verdad es que todos los días me sorprendo con algo, y hoy mucho más. Os dejo con Beto y su historia.

Vía | Youtube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios