Sigue a

Concentración de Rota

Esta semana nos enviaba Overmack un curioso vídeo en el que veíamos aplicarse sobre el acelerador, en parado, a una osada piloto. Y la verdad, es que tenemos que congratularnos con la llegada de tantas mujeres al mundo del motociclismo. Antes, simplemente las veíamos de acompañantes pero ahora cada vez son más las que se animan con sus propias monturas, sea en la especialidad que sea. Bravo por ellas. Pero como en todo colectivo, en este no iba a ser menos, también hay lo que en Motorpasión Moto hemos denominado cabeza de buque.

Siempre en cualquier concentración o evento montero, te puedes encontrar a algún experimentado piloto, demostrando una habilidad innata con la muñeca derecha que seguramente le ha costado años de práctica y entrenamiento para lograr tal destreza. Pero incluso el grandioso arte de acelerar en vacío una moto hasta sacarle la biela por un costado cambia de protagonistas. Hace años solo se veían practicando tan noble arte a jóvenes con sus deportivas, perfectamente encuerados y con alguna que otra copa de más.

Más tarde observé, que en algunas noches de “jarana” tras los grandes premios más multitudinarios se apuntaban a la moda de los acelerones a escape libre, las acompañantes. Incluso eran observadas por los titulares de las sufridas motos, llegando a apagarles el motor cuando la cosa se desmandaba en previsión de males mayores. Curiosa sin lugar a dudas, la estampa del macho orgulloso, viendo como su chica iba a conseguir sin despeinarse una buena factura en el taller.

Pero como ya sabéis, precisamente los malos ejemplos son los que más rápido aprende nuestra condición humana y por supuesto ya tenemos auténticas especialistas en materia de aceleración autodestructiva. O quizás sería que en la concentración invernal de Rota hacía tanto frío, que había que calentar los motores a conciencia.

Vía y vídeo | Vidas moteras, Rumbos.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

35 comentarios