Suicide clutch, la evolución de los mandos de la moto

Sigue a Motorpasion Moto

Indian Chief 1947

Vamos a poner a prueba tu memoria, dime de corrido cómo están situados los mandos de tu moto. Si, el embrague dónde está, el freno trasero, el acelerador y demás. Piensa rápido y dime. La respuesta es que el embrague se acciona con la maneta izquierda, el freno trasero con el pie derecho y el acelerador con la mano derecha. La palanca del cambio se sitúa en el pie izquierdo y el freno delantero en la manera derecha.

La segunda pregunta es ¿hacia dónde está la primera velocidad en el cambio de tu moto? La respuesta es que primera es hacia abajo y las demás marchas hacia arriba. Vale, hasta ahora has pasado el examen sorpresa con nota. Pero si te subes en una moto antigua ¿dónde están las cosas? Porque para tu información esta estandarización en los mandos de la moto no se llevó a cabo hasta principios de los años setenta. Y entonces se produjo gracias a un senador norteamericano llamado Ralph Nader, al que le preocupaba la siniestralidad en carretera y trabajó para que todos los vehículos montasen los mandos en la misma posición.

Excelsior KB 1910

Hasta entonces había tres o cuatro tendencias más o menos establecidas. O al menos eso es lo que nos cuenta el manual de Arias Paz, vulgarmente conocido como la biblia de la motocicleta. Por un lado estaban los fabricantes ingleses y franceses, por otro los alemanes. En USA Harley Davidson hacía la guerra por su cuenta. En Italia los fabricantes de Scooter tenían claro que el sistema bueno era el suyo, y los japoneses, como lo copiaban todo, no tenían claro nada. Lo único más o menos establecido era que el mando del gas se accionaba con la mano derecha. Y digo más o menos establecido porque como algunas motos antiguas además del gas contaban con un mecanismo de avance del encendido la cosa se complicaba aún más y nacía el piloto mutante con más de dos brazos y manos.

Motos inglesas, francesas o norteamericanas, cada una con sus peculiaridades
Los británicos, tan racionales ellos, decidieron que la parte derecha de una persona es la más desarrollada y por tanto es la que se debe encargar de las operaciones que necesitan más fuerza. Así que instalaron en el lado derecho de sus motos la palanca de arranque, el mando del gas el freno delantero y la palanca del cambio. Así quedaron en el lado izquierdo el freno trasero, la maneta del embrague y la maldita palanca del avance del encendido.

En Alemania, quizá por llevarles la contraria a los británicos o vaya usted a saber por qué, decidieron que el esfuerzo había que repartirlo, así que mantuvieron el mando del gas en el puño derecho y el freno delantero en la manera derecha del manillar. Situaron el pedal del cambio en el lado izquierdo, y junto a él el pedal de arranque. También en ese lado dejaron la manera del embrague. Pero decidieron por algún oscuro motivo que la palanca del cambio manual se situaría en el lado derecho del depósito. Recordemos que estamos hablando de motos muy antiguas y que esta palanca de cambio manual todavía se instalaba en muchas motos. El avance del encendido se instaló en el lado izquierdo del manillar.

Quizá la explicación de esta diferencia de situación de los mandos responda al lado de la carretera que se utiliza para circular. O quizá yendo un poco más allá responda al lado en el que sitúa un sidecar que obliga a accionar los mandos de la moto de manera diferente. No es nada práctico tener el sidecar en el lado derecho de la moto y no poder pegar una patada de arranque sin destrozarte la espinilla contra los hierros del mismo sidecar.

Indian con sidecar conducida por Dennis Hoper

Pero entonces llegaron los norteamericanos y dijeron que no, que sus motos llevaban los mandos como ellos decían. El puño derecho se encargaba del gas, hasta ahí lo normal. Pero en ese lado no se instalaba nada más. El freno delantero se accionaba con la maneta izquierda. En el lado izquierdo, como si de otro puño de gas se tratase, se accionaba el avance del encendido. En ese mismo lado (el izquierdo) se situaba el pedal que accionaba el embrague y la palanca manual del cambio de marchas. En el lado derecho quedaba el pedal del freno trasero y la palanca de arranque del motor. ¿Cómo se te ha quedado el cuerpo?

¿Conductores o equilibristas a los mandos de una moto?
Cuentan los más viejos del lugar que con esa disposición de los mandos más de un motorista de la época se la pegaba yendo a baja velocidad porque se le acumulaba el trabajo y no era capaz de apoyar ambos pies en el suelo antes de pararse. Incluso se cuenta que girar a la izquierda con una de esas motos era casi misión imposible, porque mientras afinabas el avance del encendido tenías que accionar el embrague con el pie, soltar el manillar para darle a la palanca del cambio y engranar otra velocidad. Demasiadas acciones para hacer en demasiado poco tiempo y con sólo una mano en el manillar.

De ahí nació lo que actualmente se conoce como el Suicide Clutch (literalmente embrague suicida), ya que el pedal del embrague en algunos modelos contaba con un muelle de retroceso para que este volviese a la posición de embragado sin tener que estar pisándolo constantemente. Esto implicaba que al llegar a una intersección con tráfico, si el conductor no era capaz de poner punto muerto con antelación y tenía que dejar de pisar el pedal del embrague para apoyarlo en el suelo, la moto salía disparada contra el tráfico como si quisiera suicidarse. O esto o el piloto se tiraba al suelo para no ser arrastrado en ese suicidio.

The Wynn 1910

Claro que en este mundo siempre hay nostálgicos que quieren hacer su moto más “cool” que la de los demás, y, a pesar de contar con motos actuales, deciden instalarles mecanismos de embrague al pie y cambio manual (jockey shift en la lengua de Shakespeare). El proceso de aprendizaje no parece muy complicado para alguien que demás también conduzca un coche, pero si recordamos que en USA (de dónde suelen venir estos accesorios) el 80% de los coches son automáticos y la gente no tiene costumbre de utilizar el pie izquierdo para el pedal del embrague, la cosa se complica un poco y se hace más divertida para los que miramos. Como muestra el vídeo que os traigo a continuación.

Por suerte en la actualidad los mandos de las motos están todos estandarizados. Así que como mucho puedes encontrarte con una moto que en vez de tener la primera velocidad hacia abajo esta esté hacia arriba, como en una moto de competición. Algo menos problemático que lo que me pasó a mi cuando me subí por primera vez en una Ducati 250, que llevaba el cambio en el pie derecho y las marchas con la primera hacia arriba. La situación de llegar a una intersección y meter una marcha más larga en vez de una más corta para parar todavía me produce escalofríos. Menos mal que los frenos de aquella moto iban bastante bien y consiguieron parar antes de meterme en medio de la avenida que no podía cruzar. No quiero ni pensar en esa misma situación pero con el motor empujando más fuerte porque no has desembragado.

En Motorpasión Moto | Historias moteras
Fotos vía Flickr y Wikimedia | 1, 2, 3 y 4
Vídeo vía | Youtube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios