La primera vez de nuestros lectores: Lucas y su viaje a “Los Elefantes”

Sigue a

Radiografía de Lucas

En esta ocasión Lucas nos cuenta su primera vez en la concentración invernal de “Los Elefantes”. Mítica concentración con la que muchos hemos soñado realizar en alguna ocasión. Pero pocos son los valientes que se atreven a dar el paso y acudir a ella. Luis Carlos o “Lucas” como es conocido entre sus amigos, intentó tres veces esta auténtica aventura. Y la verdad es que su primera vez, pone los pelos de punta a cualquiera. Pero como casi siempre, hasta las adversidades más fuertes no pueden con la persona que tiene ya el veneno de las dos ruedas circulando por la venas.

Os recordamos una vez más que nuestro correo laprimeravezenmoto@motorpasionmoto.com sigue operativo para recibir todos vuestros relatos y experiencias moteras en esa primera vez, acompañado de unas cuantas fotos de vuestra experiencia. Pero vamos con el relato de Lucas y su primer “Elefantes”.

Sidecar y moto de Lucas

En Diciembre de 2007 comencé mi tercer intento de acudir a la más vieja gran concentración motorista de Europa: Los Elefantes (Elefantentreffen). Y digo tercero, porque hice 2 mas antes, pero sin éxito. El 1º en 1976, con una Ossa 250 Turismo “preparada” para el viaje. Acabó a solo 150 km de mi casa por una caída a causa del hielo. Ningún daño serio para mi, pero la moto…. El 2º fue en 1983, con una Ducati Pantah 600. Este acabó en Marsella, gracias a la policía francesa y a una severa multa por plantar mi tienda en un área de descanso de la autopista. Como no tenía dinero ni tarjeta ni “na”, tuve que esperar a un pago bancario en la comisaría local. Una divertida experiencia.

Este mi tercer intento comenzó con la compañía del frío y la nieve. Nada raro en los inviernos de Centro Europa. Por ejemplo aquí podéis ver una foto de Tours, Francia, donde pasé mi primera noche.

Lucas moto

Al día siguiente me encontré, a las afueras de Mannheim a un sidecarista francés “Félix” con un pequeño problema. Tras solucionarlo, decidimos continuar viaje juntos. Algo bastante habitual entre “motards” errantes como nosotros. Fue un compañero de viaje estupendo.

Felix y su sidecar

Esta foto es un gran momento para mí. Llegar al Elephantentreffen. Había oído hablar de esto a todos los viejos moteros con los que me había cruzado en mi pequeña historia de viajero motorizado. Ahora podía decir: “Yo estuve allí”.

Lucas en los elefantes

Pero el viaje de vuelta me deparaba una sorpresa en forma de giro del destino. Un terrible accidente me esperaba en las autopistas alemanas. Y el resultado no pudo ser peor, triple fractura de pelvis y 6 meses de hospital.

Moto Lucas accidente

Esta imagen es muy descriptiva de mi estado después del accidente. El cirujano me dijo:

Lucas en el hospital

Tu nunca mas podrás conducir una moto. Es demasiado arriesgado y doloroso para ti.

Cuando el doctor me dijo esto me sentí muy mal pero, solo por un momento. Me hice la promesa de hacer todo lo necesario para poder conducir en moto otra vez. Así que empecé, aun en el hospital, gimnasia, dieta y todos los ejercicios que estimé necesarios para la total recuperación de mi movilidad.

Después de un año de trabajo duro y disciplina, debí reconocer que el doctor tenía toda la razón al decirme que no volvería a conducir mi moto nunca más.

Efectivamente, nunca conduciré mi vieja moto.

Lucas de nuevo en moto

No puedo finalizar este relato sin mencionar a las personas que han ocupado un
lugar privilegiado
en esta historia:

Félix Wilson, mi “viejo nuevo amigo”,estuvo a mi lado todo lo que pudo, y solo tras 3 días de haberme conocido por primera vez. El doctor Wetter, de la Unfallklinik de Ludwigshaffen, realizó la primera operación de emergencia, y salvó mi vida. Ana, la fisioterapeuta de la clínica San Juan de Dios de Pamplona, sin la que no hubiera hecho un trabajo físico tan efectivo.

Lucas de nuevo en la carretera

Asimismo, para mi familia y amigos, gracias por haber estado a mi lado todo este
tiempo, haciéndolo mas confortable. Y obviamente, un muy especial recuerdo para Javier y Ana, mis mejores amigos. Tengo una deuda con ellos que nunca podré pagar.

En Motorpasión Moto | La primera vez …

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

17 comentarios