Kwikasfaki GSX-R 400. Se llama así, no he bebido

Sigue a Motorpasion Moto

Kwikasfaki

Todos sabemos que en Inglaterra hay grandísima devoción a las motocicletas pese a su húmedo tiempo, también somos conscientes de que son los más atrevidos y osados para liarse la manta a la cabeza y deconstruir sus monturas para modificarlas, pero lo que os traigo hoy es muy rebuscado. No me preguntéis cómo, pero al señor Cabbie, de Custom Fighters, le dio por crear esta Kwikasfaki GSX-R 400 prácticamente de la nada uniendo un chasis de GSX-R 400, un motor Kawasaki de drag bike y unas tijas descomunales.

La cilindrada de 400 centímetros cúbicos fue prácticamente anecdótica en España, llegaban contadas unidades a nuestras carreteras y prácticamente todas eran compradas en otros países, sobre todo en Andorra. No comprendo como no se ha dado más importancia y apoyo por parte de los usuarios a una cilindrada que, aunque no llegué a conocer, me juego lo que queráis a que sería mucho más divertida en puertos de montaña con sus pesos contenidos y motores rabiosos que muchas de las modernas hiperdeportivas. Buscad fotos e información sobre las VFR 400 y GSX-R 400 y luego me decís si no os apetece coger una para daros una vuelta.

Pero volviendo al tema, Cabbie no debía estar conforme con la diversión que le ofrecía su 400cc., asi que por algún extraño proceso deductivo pensó “¿Y porqué no le planto el motor de una dragster?” y se puso al lío allá por principios del 2009 y aún sigue metido en harina el amigo. Normal… ¡Menudo proyecto de ingeniería casera!. El resultado como podéis ver no es espectacular, es lo siguiente.

Evidentemente él no ha hecho todo el trabajo, ha tenido ayuda de profesionales, o más profesionales aún que él, porque está cuidado hasta el más mínimo detalle. El chasis de Suzuki ha sido modificado para albergar el tricilíndrico de dos tiempos y 750cc. de origen Kawasaki, la horquilla delantera Öhlins está abrazada por una tija cuadruple espectacular, el basculante trasero ha sido donado de una Yamaha R6 y adaptado, las llantas Dymag fueron compradas en Ebay, los escapes han sido realizados a medida y modificados después de montarlos y ver que eran un pelín largos. Y mucho más…

Kwikasfaki

El resultado es esta streetfighter ultra-espectacular, que podría pasar por una moto cualquiera con ese discreto color blanco con franja roja, pero después de haber escuchado como brama ese tricilíndrico nos quedarán pocas dudas de que es algo muy especial. Os recomiendo que echéis un vistazo a las más de 70 páginas que lleva el tema en el foro de Custom Fighters donde podéis ver todo el proceso debidamente documentado.

Kwikasfaki

Vía | The Kneeslider, CustomFighters

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

22 comentarios