Los "quitamultas", prohibidos en Italia

Sigue a Motorpasion Moto

La efectividad en caso de accidente es nula

Hay veces que cuando ves la televisión italiana o nuestros informativos y nos llegan noticias de las últimas “hazañas” de su presidente Berlusconi no te explicas como en un país avanzado pueden ocurrir ese tipo de cosas. Es como vivir en los 90 españoles pero con la tecnología de hoy en día. Pero la verdad es que cuando toman medidas como esta te das cuenta que siguen estando un paso por delante de nosotros. En la última reforma del código de circulación se aprobó no tolerar ese tipo de casco sacado de la hípica y llamado por la mayoría “quitamultas”, pues esa es su única función.

Lo cierto es que, tal y como apuntan los compañeros de Twowheelsblog, este tipo de casco está prohibido desde 2001 pero se ha venido tolerando cuando se usaban en scooters o ciclomotores y en motos custom. Pero a partir de ahora sus usuarios tendrán que pensar un poquito más en su seguridad o se enfrentan a multas de entre 79 y 299 euros.

En nuestro país deberíamos tomar ejemplo. Hicimos bien al empezar a sancionar a aquellos usuarios que llevan el casco sin abrochar para llevarlo simplemente superpuesto sobre la cabeza y ponérselo con un simple gesto cuando ven aparecer una patrulla. No tenemos que quedarnos ahí y desde arriba hay que tomar medidas en este aspecto.

Y es que, ¿alguien cree que este tipo de casco sea efectivo? Evidentemente no. Tienen la misma efectividad que una gorra de plástico duro. En caso de accidente llevas completamente descubierta la cara y el mentón. Por otra parte, la parte del cráneo que tapa está a merced de un corcho con un plástico fabricado vete tu a saber donde. Para colmo hay otra variedad de cascos “quitamultas” o “calimeros”, los de la hípica; con una pequeña visera y de tacto aterciopelado pero de nula protección.

Seamos serios, desde el primer al último conductor deben protegerse con un mínimo de garantías. Ya va siendo hora de dejar las escusas del calor y variables y tomar medidas. Y por último, si de verdad la Dirección General de Tráfico trabaja por “nuestra seguridad” pueden dejar de invertir tanto presupuesto en radares con fines únicamente recaudatorios y esforzarse en este tipo de problemas.

El vídeo de arriba, por cierto, es de aquellos de la DGT que tanta polémica levantaron en su momento pero que enseñan la pura realidad. Gracias Kumo por avisar y estar siempre atento.

Vía | Twowheelsblog

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios