Síguenos

Monumento accidentados

Quizá el título sea un tanto exagerado pero hemos de reconocer que las cinco maneras de morir en una motocicleta reune las situaciones típicas en las que el conductor de una moto puede acabar pagando cara su osadía de conducir un vehículo tan peligroso como una moto. El problema es que la solución a cada una es complicada. Vamos a verlas con detenimiento desde el planteamiento que se ha hecho Basem Wasef, el editor de Motorcycles About.com.

La primera y principal es que si vas a conducir o simplemente a subirte una moto tienes que llevar siempre casco. Y además de llevarlo yo añadiría que tiene que ser de tu talla, estar en condiciones y llevarlo correctamente ajustado. Parece que hace muchos años que esto tan sencillo ya está asumido en la sociedad, pero si echamos un vistazo en cualquier calle de cualquier ciudad de España, verás que no es así ni mucho menos cuando llega el verano y el calor. Y mira que se han hecho campañas de concienciación para que luego vengan a decirnos que es que hace mucho calor o es que se me estropea el peinado.

La segunda situación a evitar a toda costa es conducir bajo los efectos del alcohol. Esto debería estar casi al mismo nivel que el uso del casco, pero al igual que la anterior nos encontramos con una “tradición” casi imposible de erradicar en nuestra cultura que liga indiscutiblemente las fiestas (del tipo que sean) con el alcohól. Peor aún cuando oyes la famosa frase de yo conduzco mejor depues de un par de copas. Alcohol y conducción son incompatibles. Si piensas beber busca sistemas alternativos de transporte o simplemente busca otra manera de divertirte sin alcohol.

Dicen las estadísticas del articulo original que el 35% de los accidentes de moto incluyen un exceso de velocidad. Y para acabar de rematarlo la mitad de estos accidentes no implican a más vehículos. ¿Cuantas veces te has visto sorprendido por una curva a la que llegas a demasiada velocidad? Todos controlamos hasta que un día nos encontramos con esa curva que no acepta ser trazada a la velocidad a la que vamos.

Dicen que si piensas que ya sabes todo lo necesario para conducir deberías replanteartelo porque nunca es así. Por suerte en los últimos tiempos se ha visto proliferar cursos de formación en circuito. Casi a la vez que una buena parte de conductores han abandonado las carreteras para rodar prácticamente en exclusiva en circuito. Así se evitan los riesgos de la carretera abierta y también se mejora en las técnicas de conducción.

Por último la situación más peligrosa es aquella en la que por muy bien que lo hagas aparece otro conductor (del vehículo que sea) y te atropella. Todos conocemos la técnica de conducir como si fueramos transparentes y ampliando al máximo las medidas de precaución para ser vistos por los demás que comparten la calzada con nosotros.

Vía | Motorcycles About.com
Foto vía | Flickr

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios