KTM Freeride E practica en Erzberg, ¿pero qué futuro le espera?

Sigue a Motorpasion Moto

KTM Freeride E en Erzberg

Tranquilos, no estamos diciendo que KTM vaya a competir con una KTM Freeride E en la próxima edición de la prueba de enduro extremo más dura de Europa – el año pasado acabaron siete de 500 participantes –. O quizás sí que se atrevan para promocionar la eléctrica en el año de su debut. Hoy os traemos las imágenes de varias unidades de prueba en Erzberg, donde tiene lugar el famoso rodeo y, de paso, nos preguntamos: ¿qué futuro le espera a la pequeña austríaca?

KTM Freeride E… tres años más tarde


KTM Freeride E

Recordaréis que la KTM fue presentada en marzo de 2010… y que tuvimos que esperar hasta 2011 para verla en acción. Para que me entendáis usando un símil video-jueguil, la KTM Freeride E es el Duke Nukem Forever de las motos.

Personalmente, sólo se me ocurren dos razones para que una compañía con tan buena fama como KTM se pase cerca de tres años puliendo una moto.

Si damos por hecho que los austríacos tienen los medios humanos y económicos necesarios para construir una moto eléctrica que deje en evidencia al resto podríamos pensar que su presentación fue un movimiento de marketing, un movimiento que buscaba presionar a la competencia y motivar a los gobiernos para que ofreciesen una situación más receptiva. Pero la espera en este sentido les podría haber salido muy cara.

Siguiendo con el símil del Duke Nukem. Mientras se esforzaban por resolver flecos esperando un mayor apoyo económico la competencia se les ha subido a las barbas. BMW en concreto tiene listo un prometedor scooter, el BMC C Evolution, y MINI ya presentó el Scooter E Concept – hablando sólo de marcas europeas –. Ya, no son motos destinadas al off-road, pero son eléctricas donde lo que importa es el rendimiento de sus baterías.

De todos modos, se me hace realmente complicado pensar que la KTM Freeride E es un fracaso incluso antes de salir a la venta. La otra razón que explica esta demora es, aparte de buscar una mejor recepción de la clientela – en cuestiones económicas y sociales –, la mejora de sus características y una perfecta puesta a punto. En otras palabras, presentarla en 2010 habría sido un farol con el que ver las cartas del oponente.

A día de hoy la referencia off-road en vehículos eléctricos es Quantya. Si tomamos su Evo 1 Track como la referencia nos topamos con una moto que monta horquillas Marzocchi Shiver de 40mm, amortiguador trasero Sachs, desarrolla unos 12cv y pesa 93kg. Su autonomía llega a un máximo de 180 minutos y cuesta 7.950 euros.

KTM, allá en 2010, dijo tener un motor capaz de llegar a 30cv, 42Nm y 95kg de peso, os podéis olvidar de preguntar aquello de “¿el peso es en seco?” y pasar al “¿batería incluída?”. Sí, debo suponer por que así es, no tendría sentido no incluirlas.

En mi modesta opinión, los naranjas deberían ofrecer una autonomía mayor para terminar de hacerse con el mercado casi en exclusiva. Y confío en que son capaces de hacerlo: cuatro horas de diversión en una moto extremadamente ágil, silenciosa y efectiva por un precio aceptable se convertiría en un rotundo éxito en aquellos países donde el enduro forma parte de sus vidas.

Además, el cliente de este modelo no es la persona que ya está haciendo un esfuerzo por mantener una moto, es alguien concienciado con la conservación del medioambiente, que ya tiene moto, coche y se puede permitir comprarse uno de estos juguetes. Si tu estuvieras en la piel de esa persona, ¿te comprarías una? Yo no dudaría ni un minuto…

Mientras piensas, os dejamos ese par de vídeos en Erzberg:


Fuente | Motorradreporter
En Motorpasión Moto | KTM Freeride E

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios