Claiming Rule Team, el batiburrillo que nos espera la temporada que viene

Sigue a

Vendedor en Palermo, Italia

No se como traducirán Claiming Rule Team los más fanáticos de la castellanización de los términos que afectan el Mundial de MotoGP, pero para no dejarme los dedos escribiendo el nombre de marras vamos a utilizar la abreviatura CRT que son las iniciales del nombre en inglés.

Con esta parte del reglamento se busca ampliar los equipos participantes en la hasta ahora escueta categoría de MotoGP. Y parece que el invento les está funcionando porque en la última apertura de inscripciones se han presentado 14 nuevos equipos. Estos equipos CRT contarán con una serie de ventajas sobre los equipos tradicionales que ya participan en la categoría, ya que podrán utilizar hasta 12 motores en una temporada y sus motos podrán llevar hasta 24 litros de gasolina en el depósito. Recordemos que los equipos “normales” sólo pueden utilizar 6 motores y las motos sólo pueden llevar 21 litros de gasolina.

Además cualquiera de los motores que utilice uno de estos CRT podrá ser adquirido por los demás competidores una vez que hayan acabado la carrera. El precio será fijo de 20.000 euros por el motor completo con caja de cambios y 15.000 euros sin ella. Para evitar una excesiva concentración de “compras” sobre un CRT ninguno podrá recibir más de cuatro requerimientos de venta durante la temporada. Y aquí viene una de las normas más rocambolescas. Los equipos de la MSMA tendrán que hacer esta petición por escrito a la Dirección de carrera, que las atenderá por riguroso orden de llegada (las peticiones no las motos) Una vez acabada la carrera el director técnico del equipo deberá identificar el motor usado y ponerlo a disposición de los peticionarios antes de dos horas. El IRTA actuará de notario y certificará el pago del motor así como que este se encuentra en manos del peticionario.

Motor Yamaha YZR M1 de 2009

Esta regla, que intenta poner a disposición de todo el mundo las posibles mejoras que se haga en cualquier motor, entra en conflicto directo con la limitación de número de motores a disposición de los equipos. Así que el reglamento permitirá que se añada un nuevo motor a la lista de motores precintados. Pero la cosa no es tan sencilla, ya que la cantidad de motores accesibles será justo la mitad de los que le queden al equipo por utilizar. Número que estará determinado por la Comisión de Grandes Premios. O al menos eso es lo que he podido descifrar del reglamento, que no es precisamente fácil de entender.

En definitiva, de esta manera esperan asegurarse al menos 16 equipos nuevos en la parrilla de MotoGP además de los actuales, con lo que veríamos unas parrillas de salida increíblemente pobladas. La “trampa” es que los equipos solo podrán ser CRT una temporada y tras esa temporada deberán conseguir de nuevo el voto unánime por parte de la Comisión de Grandes Premios para continuar beneficiándose de ese reglamento. Esto se supone que es para evitar que las marcas camuflen un equipo satélite con el nuevo reglamento.

Total, que ahora cuando acabe un GP veremos a los equipos, además de recoger todo el chiringuito, desarmar sus motores para venderlos a los equipos “oficiales” y durante la carrera veremos a los jefes de equipo sentados en la puerta de Dirección de carrera para que su solicitud sea la primera en el caso de que alguien consiga un motor excepcional que le permita poner en aprietos a los equipos punteros. Esto cada vez me suena más a Fórmula 1, dónde hay veces que no basta con ganar en la pista, también hay que ganar en los despachos con el papeleo. Aunque me da que para que alguna de estas situaciones llegue a darse tendrá que pasar bastante tiempo. Pero sería curioso ver a los jefazos de Honda comprando tecnología de BMW o Aprilia.

Vía | MotoGP.com; Crash.net
Fotos vía Wikimedia Commons | BJS; Morio

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios